Hipnoparto, ¿te atreverías a experimentarlo?

Te contamos de qué se trata está técnica y cómo funciona a la hora de manejar el dolor cuando llega el momento de dar a luz.

Hipnoparto, ¿te atreverías a experimentarlo?
Foto:

 -

Por: Lizeth Salamanca Galvis
mayo 26 de 2017 , 11:34 a.m.

Quizá lo primero que se les viene a la mente a las mujeres cuando piensan en el parto sea una imagen de intenso dolor. La experiencia de familiares, amigas y conocidas e incluso, la influencia del cine y la televisión, nos ha hecho asociar el alumbramiento como una etapa de sufrimiento, horas angustiosas y gritos desesperados.

“Culturalmente, la sociedad ha “programado a las futuras madres para vivir el parto como  una experiencia dolorosa. Esto, en términos de neurolingüística, es una programación negativa que condiciona al cerebro para que asocie ese instante con el padecimiento”, explica German Torres Silva, médico de la Universidad del Rosario, hipnoterapeuta clínico y  máster en programación neurolingüística.

Para cambiar ese paradigma, porque el parto no tiene por qué ser una experiencia traumática, hace algunos años llegó a Colombia una técnica conocida como ‘Hipnoparto’.

Se trata de un método que usa elementos de la hipnosis clínica, junto a técnicas de relajación y de meditación para hacer que la mente acepte y resignifique el dolor que se produce al dar a luz como un proceso natural eliminando  el temor y la ansiedad. Es, en resumen, una herramienta no farmacológica para el manejo del dolor en el trabajo de parto.

“Lo que se hace es aplicar técnicas de respiración, de visualización y de afirmación positiva para que el cuerpo y la mente de la madre entre en un estado de relajación profunda de tal manera que su organismo empiece a interpretar el dolor en un sentido positivo y se  libere ese ciclo de tensión, dolor y miedo que casi todas las mamás experimentan durante el parto”, sostiene Susana Bueno Lindo, médica ginecoobstetra con formación en hipnosis clínica certificada por The Proudfoot School of Clinical Hypnosis & Psychotherapy y quien cuenta con gran trayectoria en la práctica del hipnoparto.

También te interesa: Detalles de todo lo que sucede durante el trabajo de parto

Sin péndulos ni ordenes

Pero, contrario a lo que se podría pensar cuando hablamos de la hipnosis en el proceso del parto, esta técnica no adormece a la madre a través de un péndulo ni somete su voluntad ni su autonomía a órdenes externas como estaríamos acostumbrados a ver en la televisión.

“Estar en un verdadero estado de hipnosis no te lleva a perder conciencia sino a ganarla. De lo que se trata es de acceder al subconsciente para liberar la programación negativa que hay sobre el parto en cada mujer y cambiarla por una programación positiva en la que el dolor  sea aceptado y manejado con calma y armonía. Esto lleva a que el paciente sea capaz de controlar áreas de su cerebro que normalmente no controla, en este caso aquellas áreas donde se alojan las sensaciones de dolor para estimular, en cambio, las áreas de relajación que llevan a la tranquilidad absoluta”, comenta el doctor Torres Silva.

Para iniciar el proceso, lo ideal es hacerlo a partir del séptimo mes, con una sesión semanal de entrenamiento individual guiada por un terapeuta  durante tres a cuatro semanas. En este tiempo lo que se busca es que las madres aprendan a autohipnotizarse ya que en la mayoría de los casos el terapeuta no podrá estar con ellas cuando llegue el día.

Conoce cómo se desarrollan los periodos del trabajo de parto.

Por ello, de acuerdo con el esquema propuesto por algunos especialistas, en ocasiones se les entrega un CD personalizado con un audio para que la mamá practique su autohipnosis diariamente en casa y pueda aplicar las técnicas una vez inicien las contracciones.

Su efecto dependerá del grado en el que la mujer acepte la terapia y confié en ella. Es decir, si la paciente no cree en la hipnosis, no se entrega a la técnica y genera bloqueos mentales, probablemente no le funcionará porque como se dice popularmente “todo está en la mente”.

Ahora bien,  los expertos en hipnoparto son muy enfáticos en aclarar a todas las mujeres interesadas en esta técnica que en ningún momento se promete un parto sin dolor.

“Sería absurdo negar esa sensación tan natural en el alumbramiento. Lo que hacemos con el hipnoparto es  resignificarlo para que el cuerpo lo acepte con menor resistencia”, advierte la doctora Susana Bueno.

¿Preparada para el día del parto? Te decimos cómo

Tanto ella como el médico Germán Torres, han tenido pacientes que no han necesitado usar la inyección epidural mientras que otras han logrado llegar a trabajo de parto con un alto grado de dilatación ya que han logrado liberarse de la tensión y la ansiedad que estimulan el dolor al tiempo que aceptan con toda tranquilidad las contracciones.

“Unos meses antes de tener a mi bebé, hicimos sesiones de hipnoparto con la doctora Susana que me ayudaron muchísimo para manejar el dolor. El parto fue maravilloso tal y como lo esperé”, cuenta Birke Human.

“Las sesiones de hipnoparto fomentaron la confianza en mi propio cuerpo y esto  aseguró que mi embarazo y parto fueran experiencias inspiradoras e inolvidables", dijo por su parte, Roos Helmich, otra de las pacientes que se han sometido a esta técnica con esta ginecoobstetra colombiana.

Ahora bien, tener un parto tranquilo y feliz, según los expertos, le aporta muchos beneficios al bebé que no percibe el estrés de su madre y al contrario, recibe la descarga de endorfinas que se liberan en los estados de relajación.