Retratarse embarazada: ¿celebración de la maternidad o mal gusto?

Foto: Archivo particular

Foto:

 -

Por: Emol - Chile - GDA
julio 04 de 2013 , 03:22 p.m.

Demi Moore y Monica Bellucci en 'Vanity Fair'; Cindy Crawford en 'W'; Claudia Schiffer en 'Vogue'; Britney Spears en 'Bazar'; Jessica Simpson en 'Elle'; Mariah Carey en 'Ok!'.

¿Qué tienen en común estas celebridades? La respuesta: todas han aparecido en las portadas de las revistas mencionadas mostrando su abultado vientre de embarazadas y completamente desnudas.

Christina Aguilera y Shakira también lo hicieron, pero de una forma más recatada: la primera llevaba puesta una chaqueta de cuero semi-abierta, y la segunda la parte superior de un bikini y pantalones anchos.

Todos estos son ejemplos de la denominada 'baby bump photography', que traducido sería algo así como 'fotografía de panzas', una tendencia que comenzó con las celebridades, pero que ahora la siguen mujeres comunes y corrientes.

Quizás pienses "pero esto siempre se ha hecho" y en realidad no estás tan equivocada. La diferencia está en que antes las futuras madres se tomaban fotografías desnudas o escasas de ropa en la intimidad de su hogar, para guardarlas en un álbum y quizás algún día mostrárselas a su círculo familiar más cercano. En cambio ahora, las mujeres son más osadas y acuden a fotógrafos profesionales para que las imágenes queden perfectas y puedan exponerlas orgullosas en la sala de sus casas.

De esta manera, en solo un año los estudios fotográficos de algunos países han registrado un considerable aumento en la cantidad de mujeres que optan a que fotógrafos profesionales capten sus cuerpos en todo su esplendor y, también, sensualidad. Y esto es lo que precisamente ha generado críticas desde ciertos sectores.

Claro, ya que mientras algunas personas consideran que las fotografías de embarazadas son una manera de celebrar la maternidad e inmortalizar un periodo sin duda especial para las mujeres, otras creen que son de mal gusto, sexualizan el embarazo e incluso hacen que las futuras madres se sientan presionadas a verse atractivas en una etapa donde la prioridad es otra.

"Algunas de estas fotografías se ven sexualizadas, con poses sexy, maquillaje y ropa interior", señaló al 'Daily Mail' Meredith Nash, experta en imagen corporal durante el embarazo y autora del libro 'Making Post-modern Mothers' ('Haciendo madres postmodernas').

"Las encuentro deprimentes. El embarazo solía ser la única etapa en la vida de la mujer en que ella podía poner los pies en alto, comer lo que quisiera sin preocuparse de cómo se veía, pero ahora ya no es el caso (…) Ahora se trata de tops bien ajustados, pantalones a la cadera y fotos glamorosas", opinó.

Nash también se manifestó preocupada de que esta tendencia oculte la realidad de estar embarazada, como el cansancio, los dolores de cabeza y las emociones encontradas. "Pone la vara más alta para las mujeres, diciéndoles que no está bien mostrar lo difícil que es el embarazo. En su lugar les da la idea de que tienen que verse bellas, delgadas y sensuales todo el tiempo", sostuvo.

"Es bueno que las mujeres puedan mostrar sus vientres y disfrutar sus embarazos, pero las expectativas de tratar de verse bien y mostrar cada curva, pueden ser difíciles. Se sienten presionadas a tener la panza perfecta. Observan las imágenes de las celebridades y se sienten mal al darse cuenta de que no se ven como ellas", señaló por su parte Laura Tropp, autora de libro 'A Womb with a View' ('Un vientre con punto de vista').

Ana Zöe, fotógrafa de estudio, afirma que según su experiencia las mujeres que se hacen retratos embarazadas llegan a su estudio después de haber visto fotografías similares en la casa de alguna amiga o en una exposición. "No es que haya una necesidad de hacérselas de parte de ellas", señala.

La fotógrafa agrega que muchas de las mujeres embarazadas que acuden a retratarse son madres primerizas o bien que están esperando a su último hijo. Asimismo, afirma que por lo general escogen a profesionales mujeres por sobre hombres.

"Cuando yo tomo las fotografías no lo hago desde la distancia de la cámara. Me acerco a la modelo, le arreglo el pelo, voy viendo la caída del vestuario, para corregir previamente todos los detalles que finalmente marcarán la diferencia", explica Ana Zöe, y agrega: "Son cosas muy personales que claramente una mujer lo va a hacer distinto", y por esta razón resalta la importancia de que las futuras madres que quieran retratar su embarazo, elijan a alguien de plena confianza.

Por Por M. Francisca Prieto