¿Embarazada? Acostarte boca arriba aumenta el riesgo de muerte fetal

Confirma que dormir de espalda sube en casi 4 veces, el riesgo que el bebé muera antes de nacer.

Dormir en el embarazo

Dormir del lado izquierdo minimiza el riesgo de dejar sin oxígeno a tu bebé, al obstruir la vena cava que se encuentra del lado derecho.

Foto:

123RF

Por: ABCdelbebe.com
diciembre 01 de 2017 , 02:45 p.m.

Siempre se ha dicho que la mejor forma para dormir de una mujer en embarazo es recostada del lado izquierdo, con lo que tendrás mayor comodidad y protegerá el bienestar del bebé. Esta posición facilita que la sangre circule y se evitan complicaciones como los edemas propios de la gestación e, incluso, se dice que ayuda a prevenir la aparición de las venas varice.

Pero, ¿por qué se sugiere dormir del lado izquierdo? Lo que sucede es que en el lado derecho está la vena cava, la mayor en el cuerpo humano, y si duermes de este costado se corre el riesgo de presionarla y trancar el paso normal del oxígeno al bebé.

Al respecto, la Universidad de Auckland en Nueva Zelanda realizó una investigación que arrojó varios hallazgos frente al tema, encontrando algo muy importante relacionado con la vida del feto. Se descubrió que las mujeres que duermen de espaldas o boca arriba en los últimos tres meses de embarazo, tienen casi cuatro veces más probabilidades de sufrir muerte fetal.

El estudio, dirigido por la profesora Lesley McCowan, directora del departamento de obstetricia y ginecología de la Universidad, encontró que ir a dormir acostado boca arriba se ha asociado con un aumento de 3,7 veces en el riesgo general de sufrir un retraso mortinato, después de las 28 semanas de embarazo, independientemente de otros factores de riesgo comunes que pueden desembocar en muerte fetal.

El solo dormir del lado izquierdo tiene el potencial de reducir la mortinatalidad tardía en aproximadamente un 9 por ciento

Esta investigación confirma los hallazgos de un estudio anterior, también de la Universidad de Auckland, el primer estudio internacional que identificó la posición del sueño materno al final del embarazo, como factor de riesgo para que el feto perdiera la vida dentro del vientre.

Sin embargo, cabe decir que la sugerencia en la posición para dormir, cubre también los primeros tres meses del embarazo, por lo que el llamado es a que también, en este primer trimestre, se trate de dormir de medio lado, hacia el costado izquierdo como medida preventiva.

Además, este último estudio encontró que el riesgo de muerte fetal asociada con irse a dormir de espaldas fue mayor en los embarazos a término, después de las 37 semanas, en comparación con los embarazos entre las semanas 28 y 36 semanas.

La profesora McCowan dice que los hallazgos son de particular importancia, ya que el riesgo de muerte fetal asociada con irse a dormir boca arriba puede prevenirse con mensajes de salud pública adecuados para las mujeres al final del embarazo. En la actualidad, cada año aproximadamente, 160 bebés nacen muertos en los últimos tres meses de embarazo en Nueva Zelanda.

Foto 2 dormir en el embarazo

Entre los beneficios de dormir de lado se cuentan el poder conseguir una buena respiración y mantener buenos hábitos de sueño.

Foto:

123RF

“Ahora que hemos confirmado nuestros hallazgos anteriores, se debe considerar la educación de salud pública que aliente a las mujeres a dormirse del lado izquierdo en los últimos tres meses de embarazo”. Esta simple intervención tiene el potencial de reducir la mortinatalidad tardía en “aproximadamente un 9 por ciento”, dice la profesora McCowan.

“Nuestros hallazgos tienen sentido ya que acostarse boca arriba al final del embarazo se asocia con efectos físicos que pueden comprometer el bienestar del bebé. Estos incluyen una reducción en el gasto cardíaco de la madre (la cantidad de sangre bombeada por el corazón por minuto), un flujo sanguíneo reducido al útero y niveles más bajos de oxígeno en el bebé”.

Dormir boca arriba también está relacionado con la respiración perturbada por el sueño (ronquidos) y la apnea obstructiva del sueño, que se han asociado con complicaciones del embarazo.

McCowan dice que si bien algunas parteras, obstetras y educadoras en el parto ya están aconsejando a las mujeres embarazadas que no duerman boca arriba, una campaña más formal sería útil para que todas las mujeres embarazadas y las madres reciban consejos consistentes.

El llamado de entidades y gobiernos debe ser a que las mujeres embarazadas dejen de dormir boca arriba para prevenir males mayores con la vida de sus bebés