Variedad en la mesa durante el embarazo

Las mujeres gestantes deben consumir una dieta equilibrada y lejos de excesos, para así cuidar su salud y la de su hijo.

Variedad en la mesa durante el embarazo
Foto:

 -

Por: Abcdelbebe.com
mayo 12 de 2017 , 02:15 p.m.

La palabra equilibrada es el adjetivo perfecto para que las futuras madres lo apliquen a su dieta. Esto quiere decir que deben consumir alimentos de todos los grupos, pues cada uno proporciona algún requerimiento que necesitan ella y su bebé en formación. Los alimentos siguientes no deben faltar en tu alimentación:

Fibra: te ayuda con el tema del estreñimiento, lo cual es muy normal cuando se está en embarazo. La encuentras en las frutas, que debes consumir crudas y directamente, no preparadas en jugos. Consume mango, ciruelas, guayaba y manzana.

Azúcar: si lo consumes en cantidades moderadas no representa peligro. Así como si comes alimentos con poco azúcar, pero no cedas ante todos los antojos azucarados porque esto puede afectar tú salud. La idea es restringir el azúcar refinado, la miel o la panela, y comer almidón o pequeñas porciones de harina que se transforman en calorías.

Lee más: Alimentación: El mejor estímulo para mamá

Carbohidratos: no consumas más de dos al día, y hazlo temprano.

Proteínas: ayudan al desarrollo y crecimiento del feto. Se recomiendan dos porciones diarias, que pueden ser de carnes rojas, pescado o aves.

Vitaminas y minerales: las encuentras en las frutas y verduras y de cada una consume entre dos y tres porciones por día. Especialmente come verduras verdes que contienen las más altas cargas de ácido fólico, como las espinacas, o de color amarillo como la zanahoria.

Lácteos: ayudan en la formación del sistema óseo del bebé, pues si no recibe lo tomará de las reservas de mamá. Se aconsejan tres porciones diarias.

Suplementos: los especialistas aconsejan suplementar la alimentación durante el embarazo para que recibas todos los nutrientes, pero solo tu médico lo determinará, no te auto mediques. Por ejemplo, se recomienda el ácido fólico porque su déficit se ha asociado con trastornos del cierre del tubo neural en el feto, labio leporino, problemas de médula o anomalías cardiacas.

El hierro: sirve para prevenir la anemia, que es frecuente entre las embarazadas. Se recomienda consumir alimentos que lo contengan, dos veces por semana (carnes rojas). Y como este no se absorbe sin vitamina C, es bueno un jugo de guayaba, papaya, zanahoria o los suplementos vitamínicos.

Grasas: Indispensables para el desarrollo cerebral del feto. Ideales, el aceite de girasol o el de oliva.

Ejercicio: si llevas una rutina de ejercicios, por lo general no interfiere con la gestación, pero es bueno que lo comentes con tu doctor, y a ello súmale caminar, mínimo treinta minutos al día.

Alimentación saludable y balanceada

Es importante que no comas por dos, sino para dos y hacerlo de forma equilibrada, adecuada y nutritiva. Según la nutricionista Claudia Angarita, en promedio, una mujer debe consumir 1.500 calorías diarias y, cuando está embarazada, los requerimientos calóricos ascienden en unas 300 calorías.

Cuando la mujer consume más alimento del recomendado y sube de peso sin control, se pone en riesgo y de paso su bebé, pues se expone a una diabetes gestacional, que se presenta generalmente en la semana 20, y se caracteriza por el aumento de la concentración de glucosa, con lo que se crea resistencia a la insulina. Algunas mujeres que padecen de diabetes gestacional recuperan su estado saludable tras dar a luz, pero otras desarrollan la enfermedad, y requieren cuidados a lo largo de la vida.

Te puede interesar: ¿Embarazada?: Come para dos, no por dos

Controla tu peso

El tema del peso es muy importante siempre a lo largo de la vida, y en la etapa de la gestación es clave para la salud y bienestar tanto de la madre como del niño. En Colombia, la mitad de la población de mujeres gestantes presenta un problema de peso: 24,8 por ciento tiene sobrepeso; 9,8 por ciento, obesidad, y 16,2 por ciento, peso bajo, según las últimas estadísticas públicas Ensin de 2015.

Las cifras del estudio revelan que solo el 50 por ciento de las mujeres en gestación mantiene el peso adecuado para su bebé y su organismo, motivo por el cual hay que prestar mucha atención a la nutrición, al desarrollo del feto y a todo lo que hace que, semana tras semana, se suba el peso adecuado, máximo dos kilos por mes, aunque la mayoría del peso se adquiere en el primer trimestre. Eso sí, hay que tener en cuenta que una mujer en gestación que no gane peso o lo aumente de manera exagerada es un signo de alarma.

Y es que el peso no solo debe cuidarse durante el embarazo sino después.Por ejemplo, la lactancia es uno de los elementos fundamentales para la pérdida rápida de peso en el posparto y, por supuesto, para recuperar la figura incluso, muchas mujeres quedan más delgadas, pero a otras, les es más difícil volver a su peso normal.

Asiste a los controles médicos: Controles prenatales, la cita a la que no puedes faltar