Caminar durante el embarazo

Foto:

 -

Por: Abcdelbebe.com
julio 13 de 2011 , 11:45 a.m.

Mientras especialistas y embarazadas buscan el deporte que se adapte mejor a las necesidades del binomio mamá-bebé, existe uno particularmente económico, fácil de practicar y adaptable a cualquier horario que les sirve a todas: caminar.

La práctica de este ejercicio, en el que solo se requiere una sudadera cómoda y un buen par de tenis, ayuda a la irrigación sanguínea y mantiene el peso. Además, tiene la ventaja de poder ser practicado antes, durante y después del embarazo e, inclusive, si una mujer nunca ha caminado como ejercicio, puede hacerlo apenas quede embarazada, sin poner en riesgo su salud ni la del bebé, como si ocurre con otros deportes más exigentes.

 “Lo atractivo de caminar es que no exige demasiado esfuerzo cardiaco ni muscular, por lo que no agota demasiado a una mamá, ni demanda mucho de ella”, explica Claudia Mogollón, fisioterapeuta graduada en la universidad Manuela Beltrán.

Mogollón indica que las caminatas durante el embarazo, de tres a cinco veces a la semana por periodos aproximados de 30 minutos, “ayudan a la mamá a preparar su estado físico para el parto, y al bebé con una mejor oxigenación durante los nueve meses”.

Aunque, dice la fisioterapeuta, “una caminata no te baja de peso, porque no acelera tanto la frecuencia cardiaca, sí sirve para alejar a la mamá de los riesgos del sobrepeso”.

Cuando una mamá está interesada  en disminuir peso con el ejercicio que practica, debe saber que para eliminar esos ‘kilitos de más’ es necesario que el ejercicio produzca rompimiento de las células de grasa, y esto sólo ocurre, como dice la especialista, “cuando se acelera la frecuencia cardiaca y aumenta la respiratoria. Ambas situaciones solo ocurren con el trabajo cardiovascular, como es el caso de la elíptica en un gimnasio”.

Nathalia Salamanca
Para ABC del bebé