Síguenos en:

  • ANTES DEL EMBARAZO
  • EMBARAZO
  • BEBÉ
  • NIÑO

¿Ya estás registrado? Ingresa aquí

Patrocinado por:

Cómo ser una excelente esposa, mamá y mujer

Cómo ser una excelente esposa, mamá y mujer
Por: Edna Juliana Rojas H.
Lunes, 4 Diciembre 2006 - 6:00pm
0

Comentarios

Comparte este artículo

Es cierto que las mujeres tienen la capacidad de poner su mente en varios asuntos a la vez, sobre todo si entre estos está el cuidado del hogar. ¿Pero es posible sacar la mejor calificación como esposa, madre y mujer?

“¿Por qué cuando nosotras salimos a trabajar desde las 6 de la mañana hasta las 6 de la tarde, llegamos a la casa y todavía el niño tiene la tarea pendiente, hay que ir a comprar un lápiz, y el esposo no encuentra la camisa y además hay que servirles la comida?”, se cuestiona Sonia Merlano, una exitosa médica nuclear, con varias especializaciones y reconocimientos profesionales.

“Me pregunto si a medida que las mujeres hemos querido participar en los aspectos que durante tantos años fueron tan masculinos y lo hemos hecho bien y hemos sido capaces de mantenernos centradas en nuestras cosas, como ser exitosas profesionalmente, por qué a mis amigas y compañeras les queda complicado encontrar un equilibrio entre su profesión y su vida personal”, manifiesta.

Esta mujer mezcla las conferencias en Beijing, Viena o Cuba, con las riendas de su hogar y la maternidad de tres hijos adolescentes. Merlano asegura que hoy no es fácil encontrar a un hombre que esté dispuesto a formar un equipo con la mujer.

La naturaleza materna

Según la siquiatra y terapeuta Rocío Barrios, la mujer “tiene una condición inherente que es cuidar al otro. Sus relaciones afectivas están basadas en esto. Están más pendientes de las cosas del otro, de ajustarse a sus gustos, entonces se olvidan de sí mismas”.

Y cuando tienen hijos, este sentimiento protector se multiplica. La mayoría tiende a olvidarse de aspectos y gustos personales y hasta de su pareja, por atender las necesidades del niño.

“Cuando el bebé está dentro del útero hay una situación afectiva y es que ese bebé y la mamá son uno solo. Por eso es que se siente tanta atracción hacia el hijo y se le da tanta atención, porque es el amor más incondicional que hay”, señala Barrios.

Aunque la energía de la madre la absorba casi en su totalidad el nuevo hijo, después ella puede sentirse desgastada y triste, porque sus aspectos personales se opacaron a lo largo del tiempo. Lo mismo puede pasar con la relación de pareja.

Los hombres ceden menos estos espacios personales, reconoce Barrios. “Si su gusto es el fútbol, ellos no lo ceden y la mujer se desespera pensando en cómo se va a ir él y dejarla a ella con los niños. Pero la maternidad es distinto a la paternidad. En cambio, si a ella le gusta hacer aeróbicos, primero organiza todo y si ve que no tiene con quién dejar los niños, no va. Es más sana la actitud del hombre, aunque en su justa medida”.

En pareja

“Lo cotidiano no es fácil, porque produce monotonía y aburrimiento y es inevitable que se presente. Una pareja debe aprender a hacer cosas juntos, que les gusten, pero que cada uno tenga un espacio propio. Y si usted quiere después un espacio personal, el otro va a decir, ‘tú no me quieres, ya no quieres estar conmigo’. Pero la gente debe tener un momento en el que haga lo que le gusta”, comenta Eduardo Villar Concha, terapeuta de pareja.

Villar recomienda ser compinches, cómplices, tener la picardía, que se puedan escapar un día e irse juntos a hacer lo que les gusta. Pero aparecen las excusas. “No tenemos tiempo o no hay plata y quién se queda con los niños”, se preguntan las parejas. Al respecto, Barrios asegura que “el patrón de crianza que uno tiene es sobre la obligatoriedad de estar siempre con los hijos. Pero ellos no necesitan la ‘hipermegapermanencia’ de la mamá. Sí necesitan la constancia, pero no desde lo presencial, sino desde lo afectivo y eso se da en la medida en la que uno está bien con uno; de lo contrario, no se entrega afecto”. Esta independencia de los niños les permite crecer sin inseguridades.

Tenga en cuenta

- Para ella

  • No absorberse por los gustos de la familia. Por ejemplo, cuando haga mercado, no solo lleve el cereal y los dulces preferidos de su hijo o de su esposo. Compre las galletas que también le gustan a usted.
  • Si su plan favorito es ir a cine, siempre va a haber quién se quede con los niños por un par de horas. Arme un plan con sus amigas y disfrute de lo que le gusta.
  • La mujer es la que brinda nutrición emocional, pero si ella está ‘mal alimentada’, es poco lo que puede ofrecer.
  • Conserve un espacio para usted y sus hijos sola. Salga con ellos y cree un ambiente de diversión propio.

- Para los dos

  • Hable siempre con su pareja y distribuya funciones equitativas en el hogar.
  • Disfrute de cosas pequeñas. Ver un atardecer juntos es gratis.
  • Hágase compinche de él.
  • Tengan un proyecto en común para desarrollar.
  • Mire siempre lo que usted debe mejorar, antes que los defectos o cosas feas que tenga su pareja.

 

 

 

Comparte este artículo
tagsTags de artículo

Herramientas

Tool Emergency Card description
Con el día de tu última menstruación, esta herramienta te servirá para obtener datos claves del desarrollo de tu hijo.

Publicidad