Síguenos en:

  • ANTES DEL EMBARAZO
  • EMBARAZO
  • BEBÉ
  • NIÑO

¿Ya estás registrado? Ingresa aquí

Patrocinado por:

Conozca los movimientos del bebé dentro del útero

Conozca los movimientos del bebé dentro del útero
Por: Redacción ABC del bebé
Miércoles, 5 Diciembre 2007 - 8:17pm
0

Comentarios

Comparte este artículo

Los bebés se mueven todo el tiempo y esta actividad refleja bienestar: estiran y flexionan cabeza, brazos y piernas, hacen movimientos similares a los de la respiración (cuando tragan líquido amniótico), succionan, degluten y voltean su dorso.


Con la ecografía, se puede observar a un embrión de ocho semanas de gestación en plena actividad. Sin embargo, para que la gestante sienta a su hijo, el pequeño debe mover las paredes del útero que, a su vez, tiene contacto con la pared abdominal de la madre. Así ocurre entre las semanas 16 y 20 de embarazo.


Algunas embarazadas pueden interpretar los movimientos de su intestino (que se distiende y llena de gases) como una señal palpable del bienestar de su hijo. La diferencia: los del bebé son súbitos y de presión, pues el feto se apoya en la pared uterina y se empuja contra ésta.


“A partir del momento en que lo sienten, la frecuencia e intensidad del movimiento es variable”, afirma Mario Rebolledo, ginecoobstetra especialista en medicina materno fetal. Desde la semana 28, los movimientos se pueden interpretar como una prueba de bienestar fetal.


Una mujer debe sentir a su bebé mínimo 10 veces en un lapso de 24 horas. Es frecuente que el pequeño se mueva media o una hora después de que la gestante come (le llega glucosa a través del cordón umbilical y esto lo activa) y también cuando lo estimula directamente (sonido por vibración).


Contar movimientos


Según Rebolledo, la gestante puede cuantificarlos así: se acuesta sobre el lado izquierdo durante 1 hora, después de cada comida, y luego cuenta el número de veces que se mueve su pequeño en ese lapso. Lo hace con las tres comidas y suma el total de movimientos: son más de 10.


“El hecho de que no los tenga no significa que algo malo sucede”, dice.


Existe otro tipo de prueba de medición que puede determinar el bienestar del bebé a través de su actividad: el perfil biofísico. En este se evalúa la frecuencia cardiaca del bebé y cómo aumenta con sus movimientos. Si lo hace dos veces en un periodo de 10 minutos o tres veces en 30 minutos significa que el pequeño está bien y la variación de los latidos se relaciona con su actividad.


En esta prueba también se observa el tono muscular: si está en posición fetal, es decir, flexionado, indica buen tono; cuando se ve flácido, es necesario descartar alteraciones.
Los movimientos son también un indicador de la función placentaria. Cuando la placenta comienza a fallar, estos disminuyen.


¿Si no se mueve?


No se puede hablar de un número específico de horas de ausencia de actividad fetal, sino que la gestante note que su hijo no se mueve como antes. El estrés materno, por ejemplo, hace que la mujer sienta menos a su bebé.


“Cuando deja de moverse puede ser que está dormido, sus niveles de azúcar en sangre están disminuidos, hay menos líquido amniótico o la placenta no está funcionando”, explica el ginecoobstetra Guillermo Obando. A veces –dice– el cordón puede enredarse, afectando el flujo sanguíneo hacia el bebé y, por ende, su motilidad.


Antes de las 34 semanas de gestación, como el feto aún tiene espacio para moverse, es posible que en esas rotaciones se presenten circulos del cordón alrededor del cuello del bebé, cordón en banda presidencial (forma de collar) o nudos.


Doppler a la mano


La frecuencia cardiaca es un indicador de bienestar fetal. Normalmente, oscila entre 120 y 160 latidos por minuto. Cualquier rango por debajo o por encima puede ser una señal de alarma, indica el ginecoobstetra Guillermo Obando.


Precisamente, las gestantes tienen ahora la opción de llevar a su casa un doppler (aparato que marca la frecuencia cardiaca fetal) para vigilar diariamente a su bebé una vez al día o cuando deje de sentirlo y quiera salir de dudas.


Si la embarazada encuentra que la frecuencia no está dentro del rango establecido, puede llamar a una línea de atención médica que funciona las 24 horas del día para consultar su registro.


Este doppler es útil a partir de las 17 semanas de gestación. Debe ponerlo en la zona sobre la cual repose el dorso del bebé. Se puede alquilar y su costo depende del tiempo que se va a usar.


Andrea Linares G.
Redactora ABC del Bebé


 


 

Herramientas

Obtendrás una tarjeta con los datos que tú y tu familia deben saber cuando el alumbramiento sea inminente.
Con el día de tu última menstruación, esta herramienta te servirá para obtener datos claves del desarrollo de tu hijo.

Publicidad