En sus marcas, listas... fuera

Foto:

 -

Por: Abcdelbebe.com
julio 13 de 2011 , 11:46 a.m.

El atletismo como deporte es uno de los más completos que existe, pero también uno de los más exigentes. Si la mujer lo ha venido practicando con regularidad antes del embarazo, podrá continuar respetando algunas indicaciones básicas y siempre bajo supervisión médica.

Pero si nunca lo ha practicado, deberá considerar otra opción deportiva, como caminatas o natación, para el periodo de gestación.

Para resolver algunas dudas sobre los pros y contras del atletismo antes, durante y después del embarazo, Ana Isabel Calderón, médica de la Universidad del Rosario con un diplomado en Mujer, embarazo y ejercicio del Centro Médico Deportivo Bodytech, respondió algunas preguntas.

¿Qué tipos de beneficios le ofrece el atletismo a la mujer?

Ayuda a mejorar el nivel cardiovascular, mantener un peso adecuado y a que las condiciones de salud sean ideales, ya que no se presentan complicaciones ni enfermedades crónicas. Su práctica regular, además, protege a la mujer tanto a nivel hormonal como a su sistema osteomuscular (articulaciones, huesos y músculos).

¿Cómo debe ser su práctica durante el embarazo?

Mientras una mujer haya tenido un periodo de acondicionamiento físico practicando este deporte (de al menos seis meses antes de quedar en embarazo), podrá continuar el primer y segundo trimestre, pero en el último no se recomienda debido al evidente aumento de peso. Aun así, en el primer trimestre, por ejemplo, se ha visto que muchas atletas logran tener un mejor rendimiento en las diferentes competencias.

¿Existen contraindicaciones en su práctica?

Si la mujer ha sido sedentaria o tiene un embarazo de alto riesgo, no puede practicar atletismo porque corre riesgo de abortos y complicaciones futuras. Lo que se recomienda es que la persona culmine con su etapa de gestación y después del puerperio –un mes en el parto vaginal, dos en el de cesárea– inicie su preparamiento.

¿Qué cambios físicos durante el embarazo prohíben la práctica del atletismo?

El embarazo es una sobrecarga a nivel cardiovascular y si se le suma ejercicio a un corazón que no está preparado para el estrés propio de la actividad física, el agotamiento será mayor.

Además, conforme avanza el embarazo, al ser este un deporte de alto impacto, se deberá disminuir su intensidad ya que si trabajan frecuencias muy altas se podría afectar la oxigenación del bebé. Por lo tanto, las competencias quedan prohibidas durante los últimos meses.

Nathalia Salamanca
Para ABC deb bebé