Íngrid Wobst vive una de las mejores experiencias de su vida

Foto:

 -

Por: Abcdelbebe.com
julio 13 de 2011 , 12:06 p.m.

A sus 28 semanas de gestación, está mejor que nunca. El embarazo no ha interferido en su vida cotidiana y ya espera ansiosa, junto con su esposo gerónimo basile, a que llegue su pequeña hija.
ABC: ¿Ha sentido alguna molestia?
Íngrid: No, ha sido un embarazo muy normal y tranquilo. Nada de rebotes, náuseas ni vómito, nada.

ABC: ¿Ha cambiado en algo su vida?
Í: No, en general sigo casi igual. Solo que ahora vivo una de las experiencias más bonitas del mundo.

ABC: ¿Y en cuanto a sus rutinas?
Í: Siguen iguales. Voy todos los días a mi oficina y trabajo normalmente en mercadeo y relaciones públicas, porque el modelaje lo dejé desde mucho antes de quedar embarazada. Hago pilates y cardio, como siempre. Lo único diferente es que intento no trasnochar ni acostarme tan tarde.

ABC: ¿Cómo cuida su alimentación?
Í: Procuro alimentarme a las horas que son, con comida sana y evito comer tantos dulces y paquetes. Además, tomo las vitaminas que me ha recomendado mi ginecoobstetra, que se ha convertido en mi mejor amigo, porque me resuelve todas las dudas.

ABC: ¿Sabe el sexo del bebé?
Í: Sí. Es una niña

ABC: ¿Saben cómo la van a llamar?
Í: Entre varias posibilidades, nos gusta Miranda.

ABC: ¿Cómo recibieron la noticia?
Í: Ya habíamos hablado de la posibilidad de tener hijos, pero no estábamos enloquecidos buscándolo. Llegó y estamos felices. Nuestras familias también lo están, pues los papás de Gerónimo van a ser abuelos por primera vez y en mi familia, es la primera niña.

ABC: ¿Cuál ha sido el momento más emocionante del embarazo?
Í: Nos emocionamos mucho cuando me hicieron la ecografía en 3D y pudimos verle la carita.


ABC: ¿Cómo se ha preparado para el parto?
Í: Más que todo con el ejercicio, porque sé que será útil en ese momento, pero nada más. No busco nada de embarazo y parto en Internet ni veo en televisión ningún programa a propósito. No quiero tener mucha información sobre el tema, pues creo que cada persona es diferente y de acuerdo con la manera de ser y de asumirlo de cada una se va a dar el parto, pero no quiero predisponerme. Tampoco he hecho el curso psicoprofiláctico, pues creo que el cuerpo pide y exige lo que necesita.

Por Melissa Serrato Ramírez