Prevenga los surcos en la piel con algunos cuidados esenciales

Foto:

 -

Por: Abcdelbebe.com
enero 27 de 2012 , 03:08 p.m.

Las mujeres siempre les huyen a las estrías y aunque es posible prevenirlas cuidando de manera especial y dedicada las áreas más vulnerables, el embarazo es un momento en el que los estiramientos que sufre la piel la hacen aún más vulnerable.


Campo Elías Páez Rodríguez, médico dermatólogo, explica que las estrías son rompimientos y retracciones en las fibras elásticas, que están localizadas en la dermis, una de las capas de la piel rica en colágeno.
“Se presentan inicialmente como lesiones lineales de color rosado o púrpura y con el tiempo se vuelven un tanto nacaradas y levemente deprimidas”, asegura el especialista.
Sus principales desencadenantes son factores hormonales propios de la pubertad y la gestación, también variaciones bruscas en el peso, obesidad, aumentos en la masa muscular (por ejemplo, por exceso de ejercicios con pesas), uso de anabólicos, corticoides sistémicos o tópicos.
Cómo prevenirlas
Siempre hay un factor de predisposición para tener estrías, por eso es que algunas gestantes las presentan y otras no. Sin embargo, existen algunas recomendaciones generales para prevenirlas:
* Dieta balanceada. Es necesario que en la alimentación no haya mucha presencia de grasas, fritos, comida chatarra y comidas rápidas. Las embarazadas que cuidan su dieta no suben de peso brusca y rápidamente, así que tienen menores probabilidades de presentar rompimientos en las fibras elásticas.
* Uso de cremas humectantes. Las futuras madres deben aplicarse en el abdomen cremas antiestrías, recetadas por el dermatólogo, pues si bien estas no garantizan que no aparezcan estrías, sí pueden convertirse en aliadas claves para reducir las posibilidades de que aparezcan.
Los tratamientos
Durante el tiempo de gestación no se puede llevar a cabo ningún tratamiento, sólo hasta que la mujer haya dado a luz. En ese momento, el especialista determina cuál es el más adecuado de acuerdo con el grado de evolución de las estrías. “Si son blancas, significa que aparecieron desde hace tiempo y el tratamiento puede ayudar, pero el resultado no es el mejor, pues se disminuyen, pero no del todo. En cambio, cuando son rojas o púrpuras, quiere decir que se están iniciando y el tratamiento tendrá muy buenos resultados”, concluye Páez.