Sí se puede lactar con implantes

Expertos hablan sobre si existen impedimentos para amamantar con prótesis.

Foto:

 -

Por: Tatiana Quinchanegua
julio 10 de 2015 , 10:29 a.m.

¿Los bebés comen caucho?, ¿los implantes son un impedimento para dar de comer al niño?, ¿cambia el sabor y los nutrientes de la leche? Son algunos de los interrogantes más frecuentes de las mujeres durante el posparto. Sin embargo, es importante tener claro que, según la American Academy of Pedriatrics (Sociedad Americana de Pediatría), no existe ningún problema en la lactancia de los bebés de madres con implantes de gel de silicona.

A su vez, el Comité Europeo sobre Garantías de Calidad de Dispositivos Médicos en Cirugía Plástica (EQUAM) concluyó que los implantes de seno de gel de silicona no afectan de forma adversa al embarazo, desarrollo fetal, lactancia, ni la salud de los bebés cuando son amamantados. Tal vez, en el posoperatorio inmediato de la colocación de los implantes se puede presentar una galactorrea (secreción de leche o calostro) y cambios del ciclo menstrual que vuelven a la normalidad.

Para el doctor Freddy Sanabria, médico cirujano de la Universidad Javeriana, miembro de la Sociedad Colombiana de Cirugía Plástica y de la American Society of Aesthestic Plastic Surgery, “se puede lactar sin ningún problema con implantes de seno. Algunas pacientes encontrarán dificultad para lactar, pero esto estaría más relacionado a la ausencia de glándula mamaria en pacientes con agenesia (no crecimiento) o hipoplasia (poco crecimiento) de la glándula mamaria, que sería lo que las llevó a colocar un implante para compensar la ausencia de volumen”.

Lo mismo opina Danilo Cárdenas, cirujano plástico, “se puede lactar sin restricciones, siempre y cuando el especialista aleje la prótesis del tejido mamario, que es lo que posibilita la lactancia”.

Por su parte, Hernando Méndez, jefe del servicio de Pediatría del Hospital de Kennedy, la cultura y los conocimientos sobre la lactancia materna han evolucionado. Hasta hace algunos años se empleaban técnicas donde no se tenía en cuenta el tejido mamario a la hora de poner implantes, razón por la cual las mujeres no podían lactar. “Actualmente, es una de las prioridades tanto para los especialistas, como para las mujeres, que tienen mejor conciencia sobre el tema”.

La recomendación es que las mamás con implantes tengan seguimiento de parte de los especialistas para verificar la producción adecuada de leche. Las gestantes deben tener presente que tampoco tienen mayor riesgo a desarrollar mastitis.

Con respecto a la silicona, las madres con implantes se preguntan si podrán lactar y si existen riesgos para los bebés. “La silicona es ampliamente utilizada; la mayoría de los teteros y chupos son elaborados en este material. También es usada en cremas para irritaciones, medicamentos pediátricos para reflujo, gases y cólicos, y está presente en muchos cosméticos, champús, perfumes y desodorantes. Estamos constantemente en contacto con la silicona. Esta y sus compuestos han sido objeto de intensos estudios en los últimos 50 años, y son considerados seguros en una variedad de usos médicos y no médicos”, reiteró el doctor Sanabria.

¿Qué son los implantes mamarios?

Son la única porción de los senos que se mantendrá con el mismo volumen. Durante el embarazo, el crecimiento del seno dependerá del crecimiento del tejido glandular como consecuencia de los cambios hormonales y del aumento del tejido graso por el aumento de peso. La cantidad o porcentaje de crecimiento varía en cada mujer. Sin embargo, será igual si la paciente no tuviera implantes. Es la sumatoria del volumen que crecerán los senos de manera natural por el embarazo, más el volumen adicional del implante.

¿Qué pasa con los PIP?

Las entidades de regulación alrededor del mundo (Británica, Australiana, Española), han confirmado que a pesar de que algunos de los lotes de los implantes franceses PIP no fueron producidos con el gel que estaba certificado, no existe ningún riesgo desde el punto de vista de salud para las pacientes. Lo que sí  describe es una tasa de ruptura más alta en esos implantes que fueron alterados.

Las complicaciones que se pueden presentar con estos son las mismas que con cualquier otro implante mamario. La recomendación actual es el seguimiento de los implantes con estudios ecográficos, y en el momento de encontrar una ruptura realizar el cambio. La Food and Drug Administration (FDA) recomienda que los implantes sean reemplazados cada 10 años. Si la paciente tiene implantes PIP y planea quedar en embarazo, deberá seguir las recomendaciones de su seguimiento ecográfico y, si prefiere, reemplazarlos de manera preventiva.

La MHRA (Regulating Medicines and Medical Devices) del Reino Unido, al igual que el Departamento de Salud del gobierno australiano, concluyeron que los infantes que eran amamantados por mujeres con implantes PIP no tenían ningún riesgo. Igualmente, refieren que se puede lactar a un bebé, incluso en el caso de una ruptura de los implantes PIP, sin que esto sea un riesgo para los infantes.

¿Cómo saber si son implantes PIP?

El doctor Danilo Cárdenas, cirujano plástico, asegura que al poner los implantes, “todo especialista entrega una ‘tarjeta’ con los datos de los mismos, la marca, el lote de fabricación, con un número específico. Sin embargo, si presenta síntomas, como dolor intenso, debe consultar al médico de manera inmediata.