Cómo aliviar la acidez durante la gestación

Foto:

 -

Por: Abcdelbebe.com
febrero 29 de 2012 , 08:01 a.m.

En el embarazo se presentan cambios a nivel gastrointestinal. Como el reflujo es frecuente, debido a la contracción del esfínter esofágico –el cual permite que el alimento viaje del estómago hacia el esófago y viceversa– se presentan las llamadas agrieras o quemones.

Para reducir el malestar que provocan, se fracciona la alimentación en cinco o seis comidas al día, no se mezclan líquidos con sólidos en una misma comida, se aconseja a la gestante no acostarse después de comer, así como mantener a raya la ingesta de harinas, porque ello produce más reflujo.

Así mismo, durante el trabajo de parto, el dolor y la ansiedad retardan el vaciamiento gástrico e incrementan la acidez. Además, la digestión se detiene: el flujo sanguíneo se dirige al útero, no al estómago, donde se concentra el trabajo.

Como resultado, alimentos como la carne y los lácteos no se digieren con facilidad y pueden causar pesadez.

Los expertos recomiendan ingerir comidas livianas al comienzo del trabajo de parto, libres de grasa y de fácil digestión para aliviar la acidez: jugos (que no sean ácidos), sopas claras y galletas integrales son una buena alternativa. Así que nada de fritos o grasas, alimentos condimentados, café, gaseosa o chocolate.

Con frecuencia, se suele administrar suero intravenoso durante el trabajo de parto y, en algunas instituciones, se ofrecen líquidos y gelatinas a las pacientes (dieta que no contenga residuos) antes de que la dilatación llegue a cuatro.