Anestesia epidural no tiene efectos
sobre la duración del parto

Según estudio puede usarse para reducir el dolor sin miedo de demorar el procedimiento.

parto

El estudio también descartó que el uso de la epidural tuviera efectos sobre las tasas de parto natural o episiotomía, así como incidencia en la posición del bebé al nacer.

Foto:

123RF

Por: ABCdelbebe.com
noviembre 27 de 2017 , 03:39 p.m.

En los últimos años la anestesia epidural se ha convertido, para muchas mujeres, en la alternativa para reducir el dolor de las contracciones durante el parto. Esta inyección que se aplica entre dos vértebras lumbares con el objetivo de bloquear las transmisiones nerviosas de la médula y el dolor del tren inferior del cuerpo (área abdominal, genitales y pelvis) es cada vez más usada por las madres al momento de dar a luz.

Por ejemplo, diversos estudios estiman que en Estados Unidos una de cada dos mujeres la usan; en Francia, 8 de cada 10 y en España 7 de cada 10 madres la solicitan al momento del parto.

Pero, ¿qué tan cierto es que esta práctica tiene efectos sobre la duración del parto?
De acuerdo con un estudio liderado por científicos del Beth Israel Deaconess Medical Center (BIDMC), en Estados Unidos, y publicado en la revista Obstetrics & Gynecology, la anestesia epidural no tiene efecto alguno sobre la duración de la segunda etapa del trabajo de parto (aquella que comienza cuando el cuello uterino está completamente dilatado) por lo que por lo que los obstetras podrían optar por mantener su uso durante toda la intervención para reducir los dolores del alumbramiento sin miedo a demorar el procedimiento.

El estudio se llevó a cabo con un grupo de 400 madres primerizas sanas que aceptaron iniciar el trabajo de parto bajo anestesia peridural para luego, eventualmente y sin saberlo, continuar con ella o recibir placebos, una sustancia farmacológicamente inerte que se utiliza como control en los ensayos clínicos.
De esta manera, se buscó asegurar la confiabilidad y la imparcialidad del estudio.

anestesia epidural

Según el estudio, los obstetras podrían optar por mantener su uso durante toda la intervención para reducir los dolores del alumbramiento sin miedo a demorar el procedimiento.

Foto:

123RF

Esto quiere decir que a todas las participantes se les suministró el anestésico en la primera fase del parto, pero sólo a la mitad se les inyectó durante la segunda.
El análisis evidenció que la duración de la segunda fase del parto fue similar entre ambos grupos, siendo de 52 minutos entre las mujeres que recibieron la epidural, y de 51 entre aquellas a las que se les suministró el placebo, lo que supone una diferencia del 3,3%.
"Encontramos que el cambio de la anestesia epidural por un placebo no tuvo ninguna incidencia en la duración de la segunda fase del parto", el director de Anestesia Obstetricia del BIDMC y profesor asociado de Anestesia y Obstetricia de la Escuela de Medicina de Harvard, Philip E. Hess.

La práctica, habitual en los hospitales, de interrumpir la epidural o reducir sus efectos hacia el fin del trabajo de parto, podría ser "obsoleta e imprudente"

“Por esto se sugiere que la práctica, habitual en los hospitales, de interrumpir la epidural o reducir sus efectos hacia el fin del trabajo de parto, podría ser "obsoleta e imprudente", concluyó el especialista.
De hecho, aquellas mujeres que dejaron de recibir la peridural tuvieron un fin de parto más doloroso.
Asimismo, el estudio descartó que el uso de la epidural tuviera efectos sobre las tasas de parto natural o cesáreas, la posición del feto al nacer o cualquier otro indicador sobre el bienestar del bebé.