Seguridad laboral en el embarazo

Foto:

 -

Por: Abcdelbebe.com
julio 13 de 2011 , 11:48 a.m.

Trabajar durante el embarazo no está prohibido. Sin embargo, las condiciones laborales para la mujer deben ofrecer comodidades y beneficios que impidan problemas y trastornos en ella y su hijo.

Existen trabajos que no son óptimos y representan un claro peligro en ese estado. La función del empleador, en este caso, es proporcionar garantías que aseguren la salud de ella y le permitan tener un embarazo sano. La empresa tiene la obligación legal de afiliar a la gestante a una Empresa Prestadora de Salud (EPS) y a una Administradora de Riesgos Profesionales (ARP); de esa forma, ella podrá acceder a un servicio médico y estará protegida contra accidentes laborales.

Si la empleada tiene un contrato, de prestación de servicios no es obligatorio afiliarla, pero el incumplimiento de la afiliación al Sistema General de Riesgos Profesionales, en el caso de la empleada con contrato le acarreará al empleador la obligación de reconocer y pagar al trabajador las prestaciones consagradas en el Decreto 1295, que suponen multas mensuales de hasta 500 salarios mínimos legales mensuales vigentes.

“La administradora de riesgos profesionales es una aseguradora que cubre a los trabajadores en caso de accidente de trabajo o enfermedad profesional, en todo su proceso laboral”, afirma Ana Lucía Castillo, gestora empresarial de la ARP del Instituto del Seguro Social (ISS).

Los riesgos profesionales son los percances que se producen como consecuencia del trabajo o la labor desempeñada. Así mismo, se considera accidente de trabajo todo suceso ocurrido por causa de la ocupación y que produzca una lesión física, una perturbación funcional, invalidez o la muerte.

Por otro lado, no se estima accidente de trabajo al sucedido por ejecución de actividades diferentes para las que el trabajador fue contratado, como recreativas, deportivas o culturales, así se produzcan durante la jornada laboral, a menos que actúe por cuenta o en representación del empleador.

Primero la salud

En el caso de la mujer embarazada, el departamento de salud ocupacional de la empresa debe tener en cuenta los riesgos a los cuales ella está expuesta y protegerla si existe algún factor que pueda afectar su vida y la del bebé.

Por ejemplo, es obligatorio reubicarla parcialmente o incapacitarla si la labor o el lugar no son apropiados y pueden perjudicar su salud. Esto se realiza por recomendación específica del médico tratante de la EPS, quien debe enviarla por escrito a la empresa. Allí, salud ocupacional verifica los riesgos y procede.

Igualmente ocurre cuando el embarazo es denominado de alto riesgo.

Según la ARP del ISS, si no se respetan las condiciones, la empresa es la principal responsable de velar por la seguridad y la salud de la trabajadora. El ente al que una persona debe reportar o denunciar estas irregularidades es el Ministerio de la Protección Social.

Alto riesgo

Según el artículo 393, de la resolución 2400 de 1979, “no se permitirá el levantamiento de objetos pesados a las personas enfermas del corazón, a las que padecen hipertensión arterial, a las que han sufrido de alguna lesión pulmonar, a las mujeres en estado de embarazo, a las personas que han sufrido lesiones en las articulaciones o que padecen de artritis, etc.”. “Existen trabajos que resultan perjudiciales para la gestante como aquellos en los cuales deben trabajar con productos químicos o radiación. En estos casos, la embarazada debe pedir un cambio de puesto o una reducción de las horas de trabajo”, indica Fabio Quijano, jefe de la Unidad Materno Fetal del Hospital Universitario Fundación Santa Fe de Bogotá.

La mujer embarazada tiene derecho a que la cambien de jornada y labore de día, si existen razones médicas que lo ameriten, pues muchas amenazas de parto prematuro se presentan por un ritmo de trabajo pesado.

Además, a medida que avanza el embarazo, la mujer está menos capacitada para realizar labores físicas.

Prevención

Algunas precauciones que debe tener la gestante son: no permanecer mucho tiempo sentada, usar medias elásticas, para mejorar su circulación; no tener los pies colgando durante tiempos prolongados, sentarse en una silla cómoda y no estar en ambientes contaminados.

También hay que evitar la exposición a metales como el mercurio y el plomo, pesticidas de uso doméstico, agentes farmacéuticos y desechos radiactivos. El contacto puede provocar defectos congénitos en el bebé o abortos espontáneos. Los aparatos de trabajo donde la mujer tenga choques, vibraciones o movimientos fuertes así mismo son de alto riesgo.

Otras condiciones de trabajo como el frío o el calor extremo también pueden resultar perjudiciales.

El patrón deberá tomar las medidas preventivas necesarias para resguardar la salud de su empleada.

Factores de riesgoFísicos: ruido, vibraciones, condiciones de confort térmico y de iluminación.Químicos: líquidos, gases y vapores.Biológicos: bacterias, hongos y virus.Sicosocial: sobrecarga laboral y aislamiento.Ergonómico: posturas inadecuadas o sobreesfuerzos físicos.Mecánico: manejo de maquinaria pesada, equipos y herramientas manuales.

Cuándo puede ser despedida

Una trabajadora embarazada puede ser despedida si incurre en alguna causa justa que le dé la posibilidad al empleador de terminar el contrato.

Sin embargo, se necesita una autorización del inspector de trabajo.

Según el artículo 240 del Código Sustantivo de Trabajo, el inspector debe oír a la trabajadora y practicar todas las pruebas necesarias con respecto al caso antes de autorizar el licenciamiento.

La embarazada despedida sin aprobación del inspector tiene derecho al pago de una indemnización y a la remuneración salarial de las semanas de la licencia de maternidad.

Por Juan David Cárdenas P.
Redactor ABC del bebé.