Vacunas, un regalo que salva vidas

Foto:

 -

Por: María Elena Vélez
julio 13 de 2015 , 03:58 p.m.

Si existe un tema sagrado en la crianza de un hijo, es el de la vacunación. Aunque las actividades de inmunización se inician y concentran en la infancia , deben proseguirse a lo largo de la vida de las personas. El esquema de vacunación en Colombia está dirigido a todos los niños y niñas menores de seis (6) años, niñas escolarizadas desde cuarto grado de básica primaria hasta el grado 11, mujeres en edad fértil (MEF: gestantes y no gestantes entre 10 y 49 años de edad), adultos de 60 años y más de edad.

Las siguientes recomendaciones son importantes y vale la pena tenerlas en cuenta durante el proceso de vacunación, bien sea de niños o adultos: 

- Tener al día el carné de vacunación. Allí reposa la memoria del proceso. - Ser muy puntual en la aplicación de las mismas.

- Seguir los consejos del médico sobre el ciclo de vacunación aplicado.
- No olvidar los refuerzos periódicos.  Comunicar al médico tratante si el niño ha padecido alguna enfermedad justo antes de la cita de vacunación.
- Informar al médico sobre cualquier reacción adversa del niño a la vacuna (náuseas, vómitos, debilidad muscular, diarrea).
- Luego de aplicada la vacuna se recomienda no frotar el punto de inyección de la vacuna, ya que puede aumentar el riesgo de reacción local, o reducir la efectividad de la misma.
- Es importante que después de la aplicación de la vacuna,  el niño o adulto guarden reposo por espacio de 15-30 minutos, previendo reacciones alérgicas, aunque no se presentan de manera frecuente.
- Muchas personas se preguntan cuál es el lugar idóneo para la aplicación de las vacunas inyectables, al respecto, algunas vacunas deben administrarse por vía intramuscular: difteria-tétanos-tosferina, hepatitis B, haemophilus influenzae tipo b, meningococo C, hepatitis A, neumococo, gripe.
En general, se aconseja como zona de inoculación el muslo, si el niño aún no camina; y el hombro si ya lo hace. En estas vacunas se desaconseja el glúteo como lugar de administración tanto en niños pequeños como en adultos. Son varias las razones: porque este músculo no está suficientemente desarrollado en la primeras etapas de la vida, porque en niños que no han comenzado a caminar hay más peligro de lesionar el nervio ciático, y por la menor efectividad de las vacunas, así como la mayor incidencia de efectos secundarios.
- Es práctica común asociar varias vacunas en un mismo preparado. Se evitan pinchazos y visitas al centro vacunador, sin reducción de la eficacia ni aumento de efectos adversos. Las combinaciones de vacunas autorizadas y comercializadas son numerosas: DTP, SRP, DTP-Hib-HB, HB-HA, Td, etc.

Es importante informar acerca de los siguientes aspectos antes de vacunarse:

- Enfermedades actuales, alergias, inmunodeficiencias, fiebre, vómitos o diarrea, tratamientos, embarazo, reacciones postvacunales, inmunodeficientes y acerca de haber padecido la enfermedades objeto de la vacunación. - No obstante lo anterior,  es responsabilidad del personal vacunador formularle una serie de preguntas con la finalidad de detectar cualquier posible contraindicación.