Síguenos en:

  • ANTES DEL EMBARAZO
  • EMBARAZO
  • BEBÉ
  • NIÑO

¿Ya estás registrado? Ingresa aquí

Patrocinado por:

Enfermedades cardiacas en niños son curables

Enfermedades cardiacas en niños son curables
Lunes, 4 Diciembre 2006 - 4:12pm
0

Comentarios

Comparte este artículo

Uno de cada cien niños en nuestro país nace con una enfermedad en su corazón. Camilo es uno de ellos, pero gracias a dos cirugías podrá tener una vida completamente normal.

Camilo solo tiene cuatro meses de vida y ya ha sentido de cerca la muerte. Hoy, una reja lo escolta en su cama de la Clínica Shaio en Bogotá, mientras Mariela, la mamá, vigila incansablemente la respiración de su pequeño, que hoy se siente más tranquila y menos acelerada que hace un par de semanas, cuando su corazón hacía un esfuerzo casi sobrenatural para seguir latiendo.

Este pequeño nació con varias enfermedades cardiacas congénitas: coartación de aorta severa, ducto arterioso persistente, una gran comunicación interventricular o interauricular; es decir, su corazón funcionaba casi por un milagro. Su organismo buscó otras formas de compensación, por eso su salud entró en estado crítico.

Los síntomas comenzaron desde el nacimiento. Mariela percibió su respiración acelerada y una sudoración excesiva. Sin embargo, cuando se lo consultó al médico de Acevedo, la población huilense a la que pertenece la vereda en la que vive con su esposo y sus cinco hijos, este le dijo: “tranquila, señora, que eso es normal en los recién nacidos”, y ella regresó confiada a su casa.

“Los padres nunca deben aceptar esa respuesta, deberían ir a otro médico que sí les preste atención”, recomienda Gustavo Carrillo, jefe del departamento de cardiología pediátrica de la Clínica Shaio y director médico del programa Corazón Colombia, encargado de operar a los niños de escasos recursos en nuestro país que nacen con estas enfermedades.

En búsqueda de la solución

La salud de Camilo se deterioró progresivamente. Mariela recuerda que al mes de nacido lo llevó a tierra fría, lo abrigó con mudas de ropa y después amaneció con tos. El doctor lo vio y dijo que tenía principios de bronconeumonía y que estaba desnutrido. Lo iba a mandar a Pitalito (Huila) por desnutrición, pero le formularon una leche, y me dijeron que con eso se mejoraba. Pero él empezó a perder peso y a los ocho días volvió a enfermarse.

En ese momento inició un recorrido por hospitales y ciudades para que determinaran el problema del bebé. Fue en Pitalito donde los pediatras se dieron cuenta de que algo fallaba en su corazón. Lo remitieron a Neiva, en donde Mariela y su esposo empezaron a perder las esperanzas. “Lo pasaron a cuidados intensivos y nosotros esperábamos que nos dijeran que el bebé había muerto”, dice Mariela.

Pero para Camilo, cuatro meses no eran suficientes para estar con sus padres y por eso quiso aferrarse a la vida. Ese deseo lo hizo más fuerte, tanto que estabilizó su salud. Entonces viajó en ambulancia hacia Bogotá, en donde la familia permaneció por cerca de un mes. La intervención del cardiólogo pediatra Gustavo Carrillo se convirtió en un aliento. “A los dos días de la cirugía se sintió el cambió. Camilo subió unos kilos, antes estaba en 2 mil 900 gramos, durante la enfermedad perdió peso, cuando nació era de 3 mil 600”, dice Mariela.

Muy frecuente

Este pequeño es uno de los nueve mil bebés que nacen al año en nuestro país con enfermedades cardiacas congénitas. Las causas pueden ser varias, explica Carrillo: “que una mujer reciba una radiación (como las necesarias para eliminar un tumor) y no sepa de su estado de embarazo, medicamentos que pueden dañar al feto, una cosa muy frecuente es el ácido retinoico para el acné que usan las mujeres, droga que produce grandes alteraciones cardiovasculares en los niños”.

Las enfermedades cardiacas más frecuentes son la conexión entre los ventrículos o las aurículas. La tercera en recurrencia es el ducto arterioso persistente, que es un tubo que durante la gestación sirve para irrigar sangre a varios órganos. Después de 48 horas del nacimiento del bebé se cierra, cuando no sucede esto, entonces se considera una enfermedad cardiaca congénita.

Con cirugías, estas patologías son totalmente curables. Así, más niños con enfermedades cardiacas entrarán a la clínica y un par de días después saldrán ‘estrenando un corazón’, con una cicatriz que les atraviesa su pecho, como único recuerdo de la enfermedad que algún día padecieron.

Síntomas para percibir

Los padres en casa pueden darse cuenta de algunas señales que les avisarán sobre la presencia de anomalías, como las que determinó inicialmente Mariela con su hijo Camilo: El niño se pone morado cuando: come, hace deposiciones o lo cambian. Es decir, cuando realiza actividades sencillas que no requieren esfuerzo. Respira agitadamente. Suda en exceso. Se cansa fácilmente en actividades sencillas como comer. Jadea o puja. Su tórax se mueve mucho, en señal de que le cuesta respirar.

Corazón Colombia

Esta campaña, de la Clínica Shaio, nació en el 2003 y desde entonces ha cambiado la vida de 320 niños colombianos, de escasos recursos. Gustavo Carrillo, director médico de este programa, destaca: “hemos hecho ocho jornadas operando a niños gratuitamente. El otro año, la clínica cumple 50 años y vamos a operar a 50 niños más. La clínica pone a todo su personal al servicio del programa gratis: anestesia, camas, instalaciones, salas de cirugía.

Los profesionales de la salud regalan su tiempo, tenemos a la Fundación ‘Alejandrito Corazón’, que aloja a las familias, les dan alimentación y los transportan en Bogotá”.Además, William Novick, médico de la International Children Heart Foundation, viene a Colombia durante las jornadas para hacer parte del equipo de cirujanos y trae consigo insumos esenciales como medicamentos o ropa. Este especialista no cobra por sus servicios.La siguiente jornada se realizará en febrero del 2007, y se repetirá a finales del año.

Por Juliana Rojas H.Redactora ABC del bebé.

Comparte este artículo

Herramientas

Te ayudará a llevar el registro de las vacunas que debes aplicarle a tu hijo en cada etapa de crecimiento. Esta herramienta está asociada a la información de los hijos registrados.

Publicidad