Síguenos en:

  • ANTES DEL EMBARAZO
  • EMBARAZO
  • BEBÉ
  • NIÑO

¿Ya estás registrado? Ingresa aquí

Patrocinado por:

Estos son los cambios físicos que sufre la madre después del parto

Estos son los cambios físicos que sufre la madre después del parto
Martes, 26 Septiembre 2006 - 7:59pm
0

Comentarios

Comparte este artículo

Abdomen prominente, incontinencia urinaria, expansión de los órganos sexuales, estreñimiento y dolor crónico de espalda son algunas de las secuelas que pueden quedar después de un parto.

El tema preocupa a las mujeres y en ocasiones las hace pensar dos veces antes de tener un embarazo.

Pero hoy, ese problema ya es cosa del pasado. Según los expertos, después del parto es posible recuperar totalmente la salud del cuerpo y de la mente. Sólo hay que esperar 40 días mientras el organismo se reacomoda.

El cambio más severo en la mujer es el aumento del útero a casi siete veces su tamaño. Además, la formación de sistemas de apoyo para favorecer el desarrollo del bebé (placenta y cordón umbilical), el desplazamiento de órganos, estiramiento y pigmentación de la piel, aumento del ritmo cardíaco y digestión lenta (estreñimiento), entre otros.

El ginecobstetra Alejandro Rodríguez señala los principales problemas que se pueden presentar y la manera de contrarrestarlos.

Relajación del piso pélvico. Ocurre en el parto vaginal cuando el bebé nace muy grande. Para ello es importante que la mamá haga ejercicios sencillos como contraer y soltar la vejiga y el recto cada vez que vaya al baño.

Incontinencia urinaria. Se presenta con frecuencia en aquellas mujeres que han tenido varios partos vaginales y a veces, después de una cesárea. Ocurre porque la vejiga desciende y tiene alteraciones de sus ángulos. Si sucede hay que consultar al médico.

Expansión de los órganos sexuales. En el parto vaginal los tejidos se distienden y esto le resta placer a las relaciones sexuales. Consulte a su médico.

Flacidez de la pared anterior del abdomen. Los músculos se relajan y se pueden atrofiar o, en ocasiones, abrir y separarse de la línea media del abdomen. Para prevenirlo, ejercítese durante el embarazo con la asesoría de especialistas en esa materia.

 ‘Delantal’. Cuando la piel no se contrae como debe, queda un remanente que cuelga del abdomen después del parto. Para evitarlo, es clave el ejercicio durante el embarazo y después del parto. En el posparto, puede iniciarse con una rutina de bajo impacto y con el paso de los días, incrementar su frecuencia hasta recuperar la forma deseada.

Estreñimiento. La digestión y, por tanto, la evacuación son mucho más lentas durante el embarazo. La situación empeora si se requieren suplementos de hierro y calcio. Consuma mucha fibra y tome bastante líquido.

Dolor lumbar. La espalda se ve afectada por el aumento de peso a nivel de la pelvis y el abdomen. Los abdominales fortalecen la tonicidad de la parte lumbar y, de paso, le ayudarán a devolverle la forma al abdomen.

Trombosis venosa. La mujer corre más riesgo de tener este problema después de una cesárea. Para evitarlo, procure caminar y estar en movimiento.

Cambios en la piel. Semanas después del nacimiento del bebé, comienzan a desvanecerse el color oscuro en el abdomen, las axilas y la entrepierna. Todo vuelve a la normalidad.

Andrea Linares G.Redactora ABC del bebé.

Comparte este artículo

Herramientas

Obtendrás una tarjeta con los datos que tú y tu familia deben saber cuando el alumbramiento sea inminente.
Con el día de tu última menstruación, esta herramienta te servirá para obtener datos claves del desarrollo de tu hijo.

Publicidad