Síguenos en:

Exámenes y vacunas que deben practicarse antes del embarazo

Exámenes y vacunas que deben practicarse antes del embarazo

Prepararse bien para concebir un nuevo ser dentro del vientre no es una tarea fácil, pero con ayuda de los especialistas resulta confiable determinar qué aspe

Exámenes y vacunas que deben practicarse antes del embarazo
Por: Karen Johana Sánchez
06 de Marzo de 2008
Comparte este artículo

Prepararse bien para concebir un nuevo ser dentro del vientre no es una tarea fácil, pero con ayuda de los especialistas resulta confiable determinar qué aspectos médicos son los adecuados para llevar una vida más saludable durante la gestación.

“Se debe hacer énfasis en que la mujer asista a la cita preconcepcional cuando decida con su pareja encargar bebé. Esta permite tomar algunas medidas preventivas y correctivas, enfiladas a obtener el mejor resultado obstétrico posible de una futura gestación”, indica Álvaro Cano Quiñones, Ginecoobstetra de alto riesgo obstétrico de la Clínica de la Mujer.
Asimismo, cuando una mujer está embarazada, debe practicarse los exámenes indicados por el especialista y asesorarse de cuáles vacunas pueden y deben ser aplicadas para evitar algún riesgo, pues podría contagiarse fácilmente de infecciones virales.

Exámenes
Antes del embarazo:
• Pruebas de sangre y orina: la mujer debe acudir a una consulta preconcepcional donde se le sugerirá algunos análisis para valorar el buen estado físico de la futura madre y descartar que presente alguna enfermedad; es decir, sirven para detectar el riesgo obstétrico.

• De rigor: es mandatorio practicarse los siguientes exámenes: citología cérvico vaginal, si la paciente no se ha practicado una en menos de un año, serología, elisa para VIH o sida, títulos de anticuerpos para hepatitis B, para toxoplasma y para rubéola; glicemia preprandial, frotis de flujo vaginal y ecografía transvaginal para obtener una idea del estado anatómico de los órganos genitales internos.

• Estado general: se revisará la presión arterial, peso y función cardiovascular. Además, “en el caso de la pérdida recurrente del bebé, en la cita preconcepcional se realizan pruebas de tiroides como la TSH (hormona estimulante del tiroides) y la T4 Libre; en otros casos, en se que sospeche deficiencia de progesterona, se hacen pruebas de esta hormona, correlacionadas con biopsia de endometrio en un determinado momento del ciclo”, resalta Cano.

Durante el embarazo:
• Cuadro hemático: valora si hay anemia o procesos inflamatorios o infecciosos.
• Hemoclasificación: permite saber el grupo y Rh
tanto de la madre como del padre.
• Parcial de orina: descarta infecciones urinarias.
• Serología (vdrl): prueba que permite detectar infecciones por sífilis.
• Glicemias basal: ayuda a detectar pacientes con alteración del metabolismo de carbohidratos.
• O´sullivan: busca detectar, a finales del segundo trimestre, el riesgo de presentar una diabetes gestacional.
• Inmunoglobulina g para toxoplasma: determina qué anticuerpos tiene un adulto en la sangre. Si no se tiene una prueba preconcepcional, se debe realizar apenas se entere del embarazo.
• Antígeno de superficie para hepatitis b: si tiene títulos de anticuerpo preconcepcionales, no es necesario.
• Inmunoglobulina g para rubéola: si hay títulos positivos preconcepcionales, no se pide. Si presenta síntomas sugestivos de la enfermedad, se inicia un estudio.

Vacunas

Antes del embarazo:
Según el esquema de vacunación de cada mujer, se deben aplicar las vacunas. Estas protegen a la madre y a su hijo de enfermedades a las que pudieran ser susceptibles. “Por eso, es importante que la nueva madre, en edad reproductiva, tenga un esquema de vacunación completo”, señala la ginecoobstetra Luz Ángela Uribe.

Antes de la concepción, lo ideal es que sepa si ha tenido enfermedades infectocontagiosas o si el carné de vacunas no registra aplicaciones, pues, de lo contrario, se debe vacunar a la paciente hasta completar las recomendaciones generales para la población. “Asesorándose con la familia y el pediatra de su niñez (si es posible), debe averiguar si presentó enfermedades infecciosas o si se beneficiaría de ser vacunada antes de un embarazo”, aconseja Cano.

Algunas enfermedades que pueden conducir a un mal serio en la mujer durante el embarazo son: toxoplasmosis, sarampión, rubéola, hepatitis A y B, varicela, tétanos, influenza, sífilis y enfermedad por virus de sida.

Según Juan Manuel Gómez, director de la Unidad de prevención y vacunación internacional, perteneciente a la Asociación Colombiana de Infectología, “algunas de estas enfermedades son prevenidas mediante la vacunación; es decir, si se encuentra que la persona no ha sufrido la enfermedad y no ha sido vacunada, es decir, no tiene anticuerpos o defensas, se debe proceder con debida antelación a la concepción, así llegando inmune al embarazo (cuando la vacuna está disponible)”.
Cano también recomienda que “lo ideal para evitar problemas y preocupaciones es dejar pasar tres meses después de la última dosis (vacunas replicativas) antes de quedar en embarazo”.

Durante el embarazo:
Las vacunas requieren de un tiempo determinado para brindar el efecto que se desea. Por esta razón, se han precisado algunos momentos del embarazo en los cuales deben aplicarse. La única vacuna de rutina que se le administra a la mujer embarazada es el Toxoide Tetánico. “Aunque en las zonas urbanas es muy poco frecuente, el tétanos neonatal es generalmente mortal, y esta vacuna lo previene”, señala Cano.

Durante la gestación, vacunas como las de fiebre amarilla, sarampión, paperas, varicela y triple viral están contraindicadas. Meningococo neumococo, tifoidea, cólera, hepatitis A, hepatitis B y rabia no están contraindicadas, pero “deben aplicarse cuando hay circunstancias especiales que ponen a la mujer embarazada en riesgo de contraer alguna de estas enfermedades”, explica Uribe.

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet