Síguenos en:

Anemia posparto: baja de hierro

Anemia posparto: baja de hierro

Una buena alimentación y suplementos de hierro lo remediarán.

Anemia posparto: baja de hierro
Por: Paola González Osorio *
18 de Diciembre de 2014
Comparte este artículo

Durante los primeros días después del parto, es seguro que mamá se sienta agotada, no solo por la recuperación física sino por los cambios a los que debe adaptarse: los horarios, la alimentación y los cuidados del bebé, así como las noches sin dormir. Sin duda, esto puede ser causa de un cansancio, se diría normal.

No obstante, el agotamiento frecuente es una de las alertas más comunes con las que el cuerpo avisa la presencia de anemia. A esta condición se suman otras, como la palidez en la piel o una palidez específica debajo de la lengua y en los ojos (la cual es más fácil de identificar por un especialista), infecciones sobre todo en las vías urinarias, así como frecuencias cardiacas elevadas.

La anemia suele presentarse entre las mujeres luego del parto, pero en la mayoría de los casos se cura en pocos días, y solo bajo algunas condiciones será una enfermedad compleja. En el posparto, la anemia más común es la ferropénica, que se da por falta de hierro y debe tratarse de inmediato.

“Durante el embarazo se requiere mayor cantidad de hierro, necesario para la producción de hemoglobina (proteína de los glóbulos rojos que lleva oxígeno a las células). Esta es la razón por la que los niveles de hierro suelen ser más bajos en esta época. Además, si a ello se suma la pérdida abundante de sangre en el parto, habrá mayor probabilidad de sufrir anemia en el posparto”, explica el ginecobstetra Alejandro Castro, jefe de la Unidad de Ginecobstetricia de la Clínica de la Mujer.

Castro agrega que en un parto natural se pierden entre 500 y 700 mililitros de sangre (poco más de medio litro en promedio), mientras que en un parto por cesárea se puede perder hasta un litro de sangre, lo que aumenta las probabilidades de padecer anemia. En cualquier caso, para determinar si existe la enfermedad, será necesario realizar exámenes de sangre y solo en los casos más severos se requerirá de transfusiones.

Según aclara Castro, si la anemia no se cura las células se afectarán, habrá mayor riesgo de contraer infecciones y, en casos extremos en los que no hay cuidado ni atención a tiempo, podría ser causal de muerte.

No se descuide

Esta complicación, en términos generales, no resulta grave, sin embargo, hay que mantener los chequeos médicos en el embarazo y después de este. “Lo ideal es tomar hierro, bajo indicación médica; seguir una alimentación balanceada y sumar suplementos si la paciente lo requiere, dependiendo de los niveles de hemoglobina, o si ya ha presentado anemia o la presenta en el embarazo, pero esto lo determina el médico”, asegura Castro.

Si se da la anemia en el posparto, el bebé no tendrá complicaciones, como sí sucede en los casos en que la enfermedad se da durante la gestación. Según la nutricionista Gilma Olaya, Ph.D en nutrición infantil y docente de la Pontificia Universidad Javeriana, el riesgo está en que la mamá no tenga suficiente energía para alimentar al niño. “Aunque la leche materna tiene poco hierro, el cuerpo del bebé lo absorbe, casi en un 50 por ciento. Es decir que, si la mamá tiene anemia posparto y el niño nació en buenas condiciones, lo más seguro es que él no presente deficiencia de hierro, ni le afecte la anemia de la madre.

La nutricionista aclara que “para aumentar los niveles de hierro, la madre debe consumir, al día, por lo menos cuatro porciones de frutas ricas en vitamina C, y verduras, y una buena porción de carne roja o vísceras bien cocidas, en cada una de las principales comidas del día”, concluye Olaya

Alimentos, cura y prevención

Según Eufic, Consejo Europeo de Información sobre la Alimentación, el cuerpo absorbe solo el 25 por ciento del hierro de las carnes, bien sean rojas o blancas. En cuanto al hierro de los cereales, frutas y verduras, se absorbe en menor cantidad. Sin embargo, es posible aumentar la capacidad de absorción de hierro, si además de las carnes se consume vitamina C, contenida en guayabas y kiwis, entre otros. 

Asimismo, Eufic recomienda evitar comer alimentos ricos en hierro mezclados con huevos, salvado y té. De acuerdo con la nutricionista Gilma Olaya, algunos de los alimentos ricos en hierro son las carnes, en especial las vísceras de pollo o pavo, además de lentejas, guisantes y fríjoles secos, pescado, frutos secos, como las semillas de soya, espinaca, col cocida al vapor y cereales integrales.

En cuanto a los suplementos de hierro, deben usarse si lo indica el médico, pues si se toman en exceso pueden causar complicaciones, como estreñimiento, náuseas o dolor abdominal, entre otras.

* Especial para 'abc del bebé'

 

 

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

1 Comentarios

imagen

Comentarios (1)

1
aconsejador2015
Hace 1 año
Para los que no pueden trabajar tiempo completo o necesitan dinero extra, encontré este servicio gratuito que permite buscar trabajo por horas o por días: www.trabajoxhoras.com a mí me funcionó super-
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet