Síguenos en:

Bella después del parto

Bella después del parto

La felicidad que acompaña a una madre cuando nace su hijo se ve opacada al ver que su cuerpo tarda en recuperarse y que la apariencia del post parto es la mis

Bella después del parto
Por: María Elena Vélez
20 de Agosto de 2014
Comparte este artículo

La felicidad que acompaña a una madre cuando nace su hijo se ve opacada al ver que su cuerpo tarda en recuperarse y que la apariencia del post parto es la misma del embarazo,  donde hasta le toca  utilzar la misma ropa de la gestación. Si a lo anterior le agregamos la carga hormonal y la nueva función de la maternidad, los días se tornan difíciles y como consecuencia la autoestima baja. Les recuerdo: mantengan la calma y no se depriman:¡A todas nos pasa y tiene solución! 

Nada mejor para recuperarse que empezar por quererse y dedicarle tiempo a su apariencia. Para bajar los kilos demás, el mejor momento para hacerlo es el post parto. Los expertos aconsejan reanudar el ejercicio físico por lo menos 6 semanas después del parto, cuando el útero se haya contraído; y diez semanas más si ha sido por cesarea, o se ha tenido un parto traumático. 

Cabe recordar que el proceso de bajar de peso después del parto debe comenzar al inciarse el embarazo. El cirujano plástico Ernesto Andrade aclara que si la mujer tiene el peso adecuado cuando se da cuenta de que espera un hijo, la piel estará tonificada y los músculos se reacomodarán más fácilmente cuando el pequeño haya nacido. 

Durante la gestación, la madre debe caminar,  hacer  aeróbicos, yoga o incluso pesas, con rutinas diseñadas especialmente para este periodo. El peso aconsejable máximo para subir es de un kilo mensual, si está por encima de esta meta, se corre el riesgo de sufrir  diabetes gestacional, enfermedad que pone en riesgo la vida de la madre y el hijo. 

Para la experta en entrenamiento físico y Pilates, Vicky Piedrahita, el ejercicio inicial debe estar orientado a trabajar el músculo TA (transverso abdominal) y los  del piso pélvico. Afirma que  “al principio es aconsejable practicar ejercicios con regularidad, pero en sesiones cortas.  Por ejemplo: la flexión de tronco, estiramiento de una pierna, el puente, rotación de columna, círculos con brazos, siempre teniendo en cuenta el trabajar con una buena respiración, acompañada de contracción abdominal y de los músculos de piso pélvico”. 

De otra parte, la lactancia también contribuye a bajar de peso. En esto las abuelas tenían razón, darle de comer al bebé hace que la mujer tenga un alto gasto calórico que, necesariamente, termina en la pérdida de peso. Eso sí es muy importante hidratarse correctamente y beber grandes cantidades de líquido, que ojo, no tienen que ser bebidas dulces (con panela), que lo único que hacen es agregarle calorías a la dieta de la nueva mamá. 

Mientras la mamá esta alimentando al bebé debe comer muy sano. Debe practicar  una dieta balanceada donde combine proteínas, frutas, verduras y carbohidratos. Los expertos aconsejan esperar al menos seis semanas para iniciar una dieta, si se comienza inmediatamente después del parto, podría disminuir la producción de leche y ocasionar un mayor cansancio. En estos momentos es mejor no seguir una dieta tan estricta: la mayoría de las mujeres necesitan  entre 1.800 y 2.200 calorías por día para conservar su energía. 

Para Piedrahita, una manera ideal para que la madre desarrolle su actividad física es practicando pilates y yoga, a través de un entrenamiento que combina las dos y se llama yogilates. La diferencia es que el pilates se puede trabajar en unas maquinas llamadas Reformer y el Pilates Piso. Este ejercicio la pone en forma, sin arriesgar su salud. 

Otro aspecto que inquieta a las nuevas mamás es la presencia de las estrías y la famosa linea oscura, llamada “nigra” que aparece en el abdomen. Para tranquilidad de todas, las estrías se vuelven por lo general bastante menos evidentes en los seis a doce meses posteriores al nacimiento. Su pigmentación va perdiendo coloración. Por su parte, el color oscuro de la línea nigra irá desapareciendo gradualmente en un año. 

Pero lo más importante que debe recordar la madre mientras recupera su apariencia física, es armarse de paciencia y recordar que acaba de vivir el evento más transformador en la vida de una persona y que bien vale el cambio, no solo a nivel físico, sino también espiritual. Luego de este regalo bienvenidas las dietas y el ejercicio.

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet