Síguenos en:

Prepárate para ser madre

Prepárate para ser madre

Ser madre es una de las decisiones más importantes que tomarás en tu vida, por eso te damos las siguientes recomendaciones para puedas planificar tu embarazo.

Prepárate para ser madre
Por: Astrid López
08 de Noviembre de 2016
Comparte este artículo

 

Se podría decir que la mayoría de las mujeres siente, en algún momento de la vida, el llamado de ser madre. Algunas lo desean desde que tienen uso de razón y uno de sus objetivos más grandes es procrear. Otras quieren serlo, pero lo buscan junto con una realización profesional y el esfuerzo de alcanzar metas y sueños. Y están quienes solo desean encontrar una pareja y tener hijos antes que una carrera o estabilidad económica o de otro tipo.

Según expertos como Eleonora Peña Perduz, socióloga y motivadora creativa, la decisión de ser madre no debe convertirse en una obsesión ni tampoco en una situación que obedezca a convenciones sociales o familiares, ni “tomarlo como si fuese una realización semejante a alcanzar una carrera profesional o ingresar a una gran empresa”, anota.

Por tanto, te presentamos una serie de recomendaciones para que tengas en cuenta antes de decidir ser mamá.

Verifica tu salud

Para el doctor Juan Pablo Lozano Silva, ginecólogo de Profamilia,  si una mujer desea tener un hijo debe, primero, seguir a lo largo de su vida tres premisas principales. La primera es el autocuidado en muchos aspectos de su salud, en especial en el tema ginecológico.

 La mujer debe consultar, por lo menos una vez al año, a su médico especialista para que le diga si hay alguna anomalía como infecciones vaginales, que aunque son comunes merecen atención. También debe solicitar la citología y, en algunos casos, ecografías que verifiquen que no existan enfermedades o patologías que afecten el buen desarrollo de un posible embarazo.

La segunda recomendación del especialista es la edad apropiada para embarazarse, que en su concepto debe estar entre los 18 y 35 años. Él indica que según el nivel sociocultural las mujeres buscan embarazarse o muy jóvenes o después de los 35 años. En ambos casos, anota el ginecólogo, se corren riesgos.

Por ejemplo, “algunas jóvenes de 16 años y menos van a consulta a decir que quieren embarazarse porque ya es hora. Esto no es lo ideal, pues su sistema es inmaduro aún y aumentan los riesgos de preeclampsia, hipertensión gestacional o parto pretérmino”.

Por otro lado, continúa el doctor Lozano, “las pacientes que están por encima de los 35 años también pueden presentar inconvenientes para un embarazo normal, pues pueden presentar riesgos como una anomalía congénita denominada aneuploidia, que altera la composición cromosómica en el feto, entre otras complicaciones como diabetes gestacional e hipertensión”.

Y la tercera sugerencia es mantener una vida activa y saludable a través del ejercicio, que le facilita a la mujer tener un peso adecuado permanente. En caso de llegar un embarazo, esa disciplina le permite continuar en forma, aunque realizándola moderadamente y bajo las indicaciones del médico.

(Mira también: Especial madres primerizas)

Otras recomendaciones médicas

Igualmente, el doctor Lozano dice que sería ideal que la mujer que quiere prepararse adecuadamente para un embarazo acuda a donde su ginecólogo y le solicite un chequeo general; con ello podrá confirmar que su cuerpo está en condiciones para procrear y que no existe ninguna patología, enfermedad o infección que pueda complicar su deseo de ser madre. Así, le ordenarán exámenes para evaluar la tiroides, con una prueba de TSH; si hay infecciones urinarias, con un parcial de orina, o infecciones vaginales mediante un frotis de flujo vaginal.

Es muy importante verificar que estas pacientes no tengan VIH (sida) con la prueba especializada, o sífilis con el examen VDRL. Igualmente, se debe descartar una hepatitis B, pedir un cuadro hemático para saber que no está anémica, así como establecer cuál es su hemoclasificación y confirmar sus niveles de azúcar con una toma de glicemia”, explica el doctor Lozano Silva.

Por otra parte, las mujeres que tienen una enfermedad de base como tiroides, hipertensión, obesidad, diabetes tipo 1 o 2, artritis reumatoidea, alguna patología autoinmune como el lupus eritematoso sistémico, síndrome antifosfolipido (que se relaciona con abortos recurrentes) o cualquier enfermedad que requiera control permanente, deben “consultar primero con su médico tratante o de medicina interna y expresarle el deseo de embarazarse para que este la oriente frente al tema”.

(Además: Dieta ideal para ponerse en forma antes de concebir)

La decisión de ser madre

Otro aspecto que hay que analizar cuando se planea un embarazo es el por qué se desea tener un hijo. Según la psicóloga de la Universidad de La Sabana Luz Marlene Torres Torres, “más que un llamado interior, existen factores fundamentales en el orden psicológico y social para decidir sobre la maternidad, tales como la madurez emocional, la estabilidad relacional con su pareja y/o consigo misma”.

Ahora bien, es fundamental que la futura madre acepte su nuevo estado con una actitud positiva que le permita disfrutar cada fase de su embarazo y que le genere estabilidad frente al mismo. La psicóloga indica que es importante que la parte emocional y los sentimientos estén en equilibrio; además, siempre se habla de la madre y su deseo de serlo, pero el hombre no se diferencia de ella y también siente y pasa por el ejercicio del amor, la armonía, la compañía y la protección. Esto hay que tenerlo en cuenta pues el embarazo debe ser una decisión de pareja, en lo posible.

Ordena tus finanzas

Aunque parezca lo menos importante, muchas mujeres y parejas piensan en este aspecto y, en ocasiones, porque no lo ven muy claro o consideran que no cuentan con los recursos suficientes. Prefieren posponer la decisión de ser padres aunque en realidad es un tema que hay que contemplar pues los gastos del hogar o de la vida individual cambiarán. Una buena crianza con todo lo que significa requiere de un monto económico considerable.

Por ello, lo primero que debes verificar, explica la socióloga Eleonora Peña, es si cuentas con un servicio médico que cubra todos los pormenores de un embarazo y parto saludables o, de lo contrario, deberás incluir ese cargo mensual a tus gastos cotidianos.

Otras personas algo más previsivas piensan desde antes de embarazarse en la posibilidad de adquirir un seguro o póliza de educación para estos gastos de su hijo, e inician el pago de sus estudios secundarios y universitarios. Esta puede ser una previsión algo prematura, pero si se cuenta con el dinero para ello puede ser, a largo plazo, un ahorro que te generará tranquilidad en tus finanzas. Finalmente, ten en cuenta que el mejor consejo que los expertos pueden darte es que pienses en que un hijo trae felicidad pero no es un recurso para ella. Así que cuando decidas ser madre o padre, piensa en tu pareja y los cambios que a tu vida traerá ese ser.

 

 

 

Comparte este artículo

OTROS ARTICULOS DE INTERES

Recomendados

0 Comentarios

imagen

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet

  • Esquema de vacunación

    dummySlider

    ¿Quieres consultar qué vacunas necesita tu hijo? Con esta herramienta puedes saber cuáles son, cuándo se deben aplicar y contra qué enfermedades lo protegen.