Síguenos en:

Cómo funcionarán sus senos cuando quede en embarazo

Cómo funcionarán sus senos cuando quede en embarazo

Grandes, pequeños, redondos, planos, con forma de pera, parados, caídos, naturales o sintéticos. Así son los senos. Pero, ¿para qué sirven y cuál es su f

Cómo funcionarán sus senos cuando quede en embarazo
Por: Juan David Cárdenas
09 de Abril de 2007
0

Comentarios

Comparte este artículo

Grandes, pequeños, redondos, planos, con forma de pera, parados, caídos, naturales o sintéticos. Así son los senos. Pero, ¿para qué sirven y cuál es su función en el cuerpo? No sólo están ahí para usar el brasier o lucir un escote profundo.

Los senos están formados principalmente por un tejido fibroadiposo y un sistema de conductos que unen las glándulas mamarias con el exterior. “Anatómicamente se componen de lóbulos (glándulas productoras de leche), conductos (tubos lácteos que comunican los lobulillos y el pezón) y estroma (tejido graso, ligamentos que rodean los ductos y lobulillos y vasos sanguíneos y linfáticos)”, explica la cirujana de seno Sandra Díaz.

El volumen

La glándula mamaria es más o menos igual en todas las mujeres, lo que determina el tamaño es la genética y la cantidad de grasa que se aloje allí. El ejercicio no influye porque en esta parte el músculo se encuentra debajo del seno.

Dependiendo de la edad, la glándula mamaria cambia y poco a poco se prepara para lactar. En los primeros años, es semejante en ambos sexos y antes de la pubertad se empieza a desarrollar, formándose los conductos. Al llegar la adolescencia, la producción de hormonas aumenta y se incrementa su tamaño, gracias al tejido graso y al crecimiento de canales excretores.

‘Fábricas’ de leche

Durante el embarazo, los senos se preparan para la lactancia y todas las mujeres experimentan un aumento de tamaño por la producción de leche.

“Para que se empiece a fabricar leche tienen que actuar varias hormonas, pero las dos más importantes son: la prolactina (que induce la producción) y la oxitocina (que hace que la leche salga)”, explica Inés Botero, líder de La Liga de la Leche.

Aunque las glándulas mamarias elaboran leche desde el quinto mes, es el parto lo que desencadena la completa activación, pues cuando nace el bebé se expulsa la placenta y cae el nivel de estrógenos y progesterona y se desinhiben la prolactina y la oxitocina.

Para que la leche salga y se mantengan los niveles de prolactina, se necesita que el bebé succione. “En el pezón y la areola hay muchas terminaciones nerviosas que se estimulan cuando el niño succiona y hace que el cerebro ordene al organismo para seguir elaborando las hormonas. Si el bebé no succiona, no hay ese estímulo y el cerebro no sabe que tiene que producir leche”, sostiene Botero. Así mismo, vaciar el pecho contribuye a la liberación de prolactina y garantiza la lactancia.

Creados para amamantar

El dolor, el estrés y la ansiedad pueden interferir con el amamantamiento, pues la oxitocina está relacionada con el estado de ánimo y puede inhibirse.

Para facilitar la tarea de la lactancia y evitar heridas y resquebraduras, en el pezón y la areola están las glándulas de Montgomery, que tienen la función de mantener lubricada esta parte del seno con la secreción de un aceite. El tipo de brasier en esta etapa también juega un papel fundamental. No son recomendados los sostenes con varillas porque pueden ocasionar un taponamiento de un conducto del seno y obstruir la salida de la leche. Los ideales son de fibras naturales como algodón.

Hay una creencia de que el amamantamiento es responsable de la caída de los senos; sin embargo, eso depende de la predisposición genética, la ley de gravedad, la edad y el embarazo.

La Organización Mundial de la Salud recomienda amamantar exclusivamente durante los primeros seis meses de vida del bebé y luego, acompañar la lactancia con alimentación complementaria hasta los 2 años de edad.

Cuando finaliza el amamantamiento, las hormonas cesan su actividad y en pocos días la leche se reabsorbe y la glándula mamaria regresa a su estado normal. Con los años, la elasticidad de la piel disminuye y los senos ya no se pueden mantener contra el músculo pectoral, deslizándose hacia abajo.

El pezón y la areola

El pezón es esa parte del seno que sobresale y tiene forma como de cono o de cilindro. Su función es dar salida a los conductos de la glándula mamaria. En su extremo hay entre 15 y 20 orificios minúsculos por donde sale la leche. En algunos casos, es plano o invertido y esto puede dificultar la lactancia.

La areola es la parte circular y de color más oscuro del seno, en la cual está el pezón. En ella se encuentran las glándulas de Montgomery que se encargan de lubricar para evitar resequedad y resquebraduras, sobre todo en la lactancia.

La región del pezón y la areola es considerada como erógena y es sensible a las caricias.

Cáncer, el enemigo de los senos

El cáncer de mama es un crecimiento anormal de las células que recubren los conductos y los lóbulos.

“En Colombia se presentan mas de 5.000 casos nuevos de cáncer de mama cada año y 1.700 muertes debidas a la enfermedad. La mayoría de las pacientes que ingresan a los centros hospitalarios tienen tumores avanzados, es decir, masas de gran tamaño con compromiso de ganglios linfáticos, lo cual empeora el pronóstico. De ahí la importancia de la detección temprana”, comenta la cirujana de seno Sandra Díaz.

Los factores de riesgo de padecer esta patología son la edad, cáncer de mama previo, herencia genética, uso prolongado de anticonceptivos orales o terapia de reposición de estrógenos y obesidad después de la menopausia.

Las mujeres que tienen estos factores de riesgo pueden desarrollar la enfermedad más fácilmente y deben someterse a exámenes periódicos. Algunos síntomas que indican cáncer de seno son:

  • Una masa extraña en la glándula mamaria que no desaparece.
  • Hinchazón constante.
  • Secreción del pezón.
  • Cambios en la forma del seno o hundimiento del pezón.
  • Piel escamosa alrededor del pezón.

 

Comparte este artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet