Síguenos en:

Constelaciones, método para solucionar problemas familiares

Constelaciones, método para solucionar problemas familiares

La sicóloga argentina Laura Moskowski habla sobre el tema.

Constelaciones, método para solucionar problemas familiares
Por: Catalina Gallo Rojas
24 de Enero de 2012
Comparte este artículo

Usted puede tener una mejor relación con sus hijos si desde antes de que ellos nazcan soluciona los problemas pendientes con sus padres: si los acepta tal como son, tiene un gran terreno ganado.
Esto es lo que afirma la sicóloga y terapeuta argentina Laura Moskowski , quien estuvo en Colombia y explicó cómo un método llamado constelaciones familiares puede ayudar a sanar enfermedades o a solucionar problemas de la familia y así darles una mejor vida a los hijos y a las generaciones futuras.

¿Cómo puedo sanarme yo para ayudar a mi futuro bebé?
En general, pensamos en la sanación como un proceso mecánico: algo nos duele en el cuerpo, vamos a un médico, nos revisa, nos diagnostica y nos da un medicamento.
Desde constelaciones familiares, la enfermedad tiene que ver con dolores en el alma, y todos esos dolores son por separaciones.


¿Mi cuerpo se enferma por dolores en el alma?
Exactamente. Lo que muestra constelaciones es que hay un desorden en el alma del individuo y un desorden en el sistema de la familia a la que él pertenece, que, por último, se manifiesta en el cuerpo. La enfermedad es un llamado a la salud, a que es necesario poner algo en orden.
Si, por ejemplo, yo tengo una enfermedad que han padecido varias generaciones en mi familia y no quiero que mi hijo la herede, ¿qué hago?
Lo que yo no aconsejo es tener pensamientos mágicos, creer que una técnica puede sanar. Creo que constelaciones familiares es un recurso impresionante y maravilloso. Llevo años trabajando con esto y es fascinante ver los impulsos de sanación que se dan a través de la reconciliación con todos los excluidos de la familia.


¿Qué son los excluidos?
Todos tenemos una necesidad primaria de pertenecer, y esa necesidad nos adhiere a nuestra familia, a nuestro grupo, a todo lo bueno que la familia tiene y a todo lo que la agobia. En general, la enfermedad tiene que ver con miembros excluidos de ese grupo o eventos que nos dan miedo dentro de la familia.


Un ejemplo
El alcoholismo y todas las adicciones te demuestran, dentro de constelaciones, que en general el padre es el excluido dentro de esa familia. Y cuando digo excluido no solo me refiero a que la mamá habló mal de él o que el papá se fue. Quiero decir que en el corazón de esa madre no estaba el permiso a ese hijo a pertenecer también al padre. En las sociedades se da mucho que las mamás dicen: estos son mis hijos.


¿Si pensamos otra vez en el ejemplo de la enfermedad heredada, puedo impulsar alguna sanación?
Puedo mirar qué desorden familiar nos trae a la luz a través de la enfermedad y, al aplicar el método, podemos tener algún movimiento para la reconciliación en el que la enfermedad se retira porque no tiene sentido.


¿Qué casos ha visto?
Hace como cinco o seis años atrás, llegó a mi consulta una persona a quien trajeron en andas porque no procesaba una enzima en su cuerpo. Trabajamos con él en el método de constelaciones. En un momento le pregunto: ¿Quién ha matado a tanta gente en tu familia? Y él me dice: “Mi abuelo era el comisario del pueblo”. Y esta persona, a través de su enfermedad, estaba totalmente identificada con las víctimas del abuelo.


¿Y para qué le sirvió la constelación?
Comenzó a procesar la enzima por sí sola a los cuatro meses, y los médicos no entendían.


¿Y no es mágico?
No es mágico, porque a mí no me gusta pensar en procesos mágicos. Lo más importante es que el cliente haga un movimiento interno. A veces no conocemos la historia que estamos trabajando; sin embargo, algo se reacomoda, se recoloca dentro del alma de la persona, y eso es lo que produce una posibilidad nueva para las generaciones futuras.


¿Si los problemas pueden venir de generaciones anteriores, qué puede sanar una madre para que su hijo tenga menos herencias?
A mí no me gustan esos pensamientos condenatorios. Puede que una mamá tenga muchos problemas en su familia; sin embargo, ella los ama a todos tal cual como son, y su hijo quizás no tenga ningún problema. Pero esto no es lineal, causa- efecto. No funciona así. Lo que me parece muy importante es que una persona que está por traer la vida sepa que es algo que viene a través de ella, que participa en un acto de cocreación con Dios; si cree en Dios, en la existencia misma, si cree en la existencia. En ese acto de cocreación, lo mejor que puede ofrecer esa mamá es ser una con su madre, así va a tener entera en sus manos la  potencia de la vida y la va a pasar entera a su hijo.


¿Qué es ser una con la madre?
Me refiero a tener menos imágenes que nos separen de nuestros padres comunes. La vida, para venir, no pregunta si eres prostituta o decente, no pregunta si vas a poder criar a ese  hijo o no, si vas a tener dinero, si el padre va a estar; la vida viene, y viene ciento por ciento. Luego nosotros comenzamos a agregarle imágenes. En general uno comienza como hijo a agregarlas hacia los seis años.


¿Qué es agregar una imagen?
Por ejemplo, pensar que mi mamá y mi papá no son suficientes.


¿Es exigir que los padres sean de determinada manera?
Sí, eso, o decir: “Yo me quedo corto en la vida porque quien me la dio no es suficiente, no es suficiente la presencia que tiene, no es suficiente lo que es”. La imagen de perfección de los padres no existe.


¿Si yo acepto a mi madre tal cual como es, con todo, estoy en mejores condiciones para tener una buena relación con mi hijo?
Absolutamente, porque renuncias a ser una hija pequeña y te conviertes en una hija adulta.


¿Cómo es eso?
Claro, mientras yo les reclamo a mis padres, lo hago desde imágenes infantiles. Con un cuerpo de adulto y viviendo historias del pasado. Hay que jubilar a la madre. “Mira mamá, ya me diste todo, ahora la vida me pertenece y a partir de esto voy a construir”.


¿Uno debe dar gracias a los padres?
Totalmente, a la vida que viene a través de nuestros padres, al precio que a ellos les costó. Tal cual como me la dieron, yo la acepto y acepto el destino de mi familia. Acepto los culpables de mi familia, las víctimas de mi familia.
Suena bonito, pero no es fácil; por ejemplo, si ha sido abusada por el padre.¿Se puede superar esto con una constelación?
Sí. La historia no cambia, lo que cambia es que yo puedo recibir esa historia de tal manera que puedo construir un camino, quizás no el mismo que si no me hubieran abusado, pero un camino en donde puedo hacer algo por mí.
Entonces es fundamental aceptar al padre y a la madre como son.
Es fundamental, porque la vida viene a través de ellos. Y atrás de los padres están los padres de los padres, y los padres de estos, y ninguno de ellos pudo ni agregar ni sacar nada de la esencia de la vida porque la vida es pura y plena y llega a todos pura y plena.  Mi mamá no me dio nada que le pertenece. La vida viene a través de ella, pero no es de ella. En el vientre de ella se hizo fértil la semilla de mi padre, con lo cual ellos dos son uno solo en mí. Yo no tengo por qué elegir entre mi madre y mi padre. Los dos resuenan en mí.

 


 

Comparte este artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet