Síguenos en:

Dieta ideal para ponerse en forma antes de concebir

Dieta ideal para ponerse en forma antes de concebir

Un embarazo planeado da la posibilidad de preparar adecuadamente al cuerpo.

Dieta ideal para ponerse en forma antes de concebir
Por: Pamela Rueda y Juan David Cárdenas
02 de Octubre de 2006
Comparte este artículo

Desarrollar vida dentro del vientre no sólo es una oportunidad concedida a la mujer, sino también una gran responsabilidad.


Cuando se planea tener un bebé, los futuros padres deben reorganizar sus vidas, pensando siempre en el bienestar del hijo que en unos meses llegará a formar parte del hogar.
Sin embargo, desde el primer momento, la mujer es quien debe prepararse física y mentalmente, con el fin de brindarle al pequeño un desarrollo sano.


Es importante que el ejercicio sea parte de su rutina diaria, al igual que la alimentación adecuada. Ser madre exige prepararse para asumir este rol con el compromiso que esto conlleva.


Si a lo largo de su vida ha llevado una vida sedentaria, debe empezar con una rutina suave pero constante: 15 a 20 minutos de actividad cardiovascular y, al menos, cinco veces por semana. Si su caso es todo lo contrario, no pierda el ritmo e incremente el trabajo en las áreas abdominal y pélvica.


No olvide comer verduras, vegetales, frutas y pocas harinas, grasas y dulces. Si fuma, bebe alcohol o tiene otro tipo de vicios perjudiciales para su salud y la del bebé, no tiene otra alternativa que dejarlos definitivamente para tener un embarazo sano y feliz.


Dieta para concebir


Prepárese para un embarazo de 12 meses. Sí, leyó bien. Pero no se asuste, los tres primeros son de preparación para configurar adecuadamente la parte física, emocional y nutricional.


Planear un embarazo tiene muchas ventajas. Una valoración preconcepcional ayuda a diagnosticar la situación del organismo y a determinar si existe alguna carencia de nutrientes, fundamentales para la correcta formación del feto y el desarrollo de la gestación.


Además, es ideal para diseñar una dieta adecuada. Si una mujer planifica el embarazo, por lo menos con tres meses de anticipación, podrá solucionar los problemas de peso y aumentar la ingesta de nutrientes importantes como el hierro, el calcio, el ácido fólico y las vitaminas, reduciendo los riesgos de malformaciones en el nuevo ser. De esta forma, llegará a la gestación en un estado óptimo.


“Durante el embarazo se aumentan los requerimientos de calorías, proteínas, vitamina A, hierro, vitamina C, ácido fólico y ácidos grasos esenciales. Por eso es importante que tenga una buena cantidad de estos nutrientes, sobre todo de la vitamina A que se almacena”, afirma la nutricionista Claudia Angarita.


En la valoración nutricional se evalúa el peso de la mujer y se diagnostica cuánto debe perder o ganar, y no empezar el embarazo con sobrepeso o desnutrición, porque la probabilidad de inconvenientes es mayor.


Cuando la mujer empieza el embarazo obesa, va a correr muchos más riesgos, pues seguramente tendrá problemas de azúcar y el parto será más difícil. En este caso, hay que hacer una dieta baja en calorías.


Si, por el contrario, la persona está desnutrida, va a tener deficiencia de nutrientes y es posible que tenga un hijo prematuro.


Además, hay que consumir porciones diarias de hierro, presente en alimentos como las carnes, vitaminas y calcio. Es recomendable ingerir mínimo ocho vasos de agua al día.
Para evitar el estreñimiento hay que comer frutas y verduras, estos ayudan a mejorar el trabajo intestinal.


El consumo de alimentos con fibra también mejora la digestión. Esta se encuentra en alimentos como cereales, carbohidratos integrales, ciruelas pasas y mango. Al planear sus comidas tenga en cuenta estas recomendaciones. Desayuno: pan, cereal, huevo, fruta y leche. Almuerzo: arroz, carne, verdura y jugo. La comida es igual a lo recomendado a la hora del almuerzo.

El ácido fólico no puede faltar


“Es una sustancia esencial para la vida. Se debe consumir porque el cuerpo no la produce. No es un ácido dañino, es una vitamina del complejo B”, asegura el ginecólogo Carlos Restrepo.


Es importante porque está directamente relacionada con la formación del tubo neural y la columna del feto, que se lleva a cabo en el primer trimestre del embarazo. Su daño es totalmente irreversible y puede provocar malformaciones como el paladar hendido, la espina bífida y la anencefalia. Por ello, su consumo debe empezar antes de la concepción, sobre todo si se tiene en cuenta que es hidrosoluble y que el cuerpo no la almacena. El ácido fólico está presente en carnes, cereales, frutas y vegetales, entre otros. También se puede encontrar en suplementos multivitamínicos producidos por la industria farmacéutica. Es recomendable ingerir 400 microgramos diarios.


Índice de Masa Corporal


El Índice de Masa Corporal adecuado para iniciar la gestación se calcula: dividiendo su peso (kg) entre su estatura (cm) al cuadrado (peso/estatura2). Si ese resultado está entre 19 y 25, se considera normal.


 


 

Comparte este artículo

1 Comentarios

imagen

Comentarios (1)

1
Angela Arenas
Hace 3 años
Hola soy especialista en nutrición y tengo dos hijitas, pude recuperar mi peso y talla después de mis dos embarazos, la clave esta en tener habitos alimenticios saludables, si quieren algunas recomendaciones de nutrición que me ayudaron mucho me pueden escribir a florangie_arenas@hotmail.com
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet