Síguenos en:

Embarazo sin problemas dentales

Embarazo sin problemas dentales

La prevención ayudará a evitar la pérdida de un diente o caries agresiva.

Embarazo sin problemas dentales
Por: Astrid López
10 de Diciembre de 2014
Comparte este artículo

A través del tiempo se ha relacionado al embarazo con la pérdida de piezas dentarias, el aumento de las caries y el sangrado de las encías, pero en realidad, esto puede ser consecuencia de un descuido prolongado con la dentadura y de la falta de prevención, lo que puede complicarse con un embarazo.

Las futuras madres deben saber que al estar embarazadas será mucho más complicado tratar cualquier inconveniente dental, por eso es importante que antes de planear tener un hijo, piense en una cita con su dentista para que le evalúen y realicen, previamente, los tratamientos que requiera.

Al respecto, el doctor Marlon Becerra, director científico de las clínicas odontológicas de su mismo nombre, indica que un buen cepillado, de la forma correcta y mínimo después de las comidas; controles periódicos en el embarazo, y hacerse un chequeo completo con su odontólogo antes de embarazarse, “casi que asegura que esa madre no tendrá contratiempos con sus dientes en la gestación”.

Así mismo, no solo por una buena salud oral sino porque debe asumirse para llevar un embarazo saludable, la alimentación debe ser rica en minerales como calcio y vitaminas, primordiales para dientes y encías en buen estado. La vitamina C y la B, en especial, fortalecen las encías y la mucosa de la boca; mientras que el abuso de harinas, almidones y azúcares será caldo de cultivo para la formación de caries, placa bacteriana y sarro.

¿Qué pasa?

Se dice que las piezas dentales se pierden durante el embarazo porque todo el calcio y demás nutrientes del organismo los absorbe el feto para su desarrollo. Según Jorge Fajardo, odontólogo y especialista en diseño de sonrisa, “hay que aclarar que, contrario a las creencias populares, el bebé no toma el calcio de los dientes de su madre. Cuando el bebé necesita calcio, lo absorbe a través de la dieta o de los huesos de ella, pero nunca de sus dientes”. 

Por su parte, el odontólogo Becerra anota que otro de los mitos populares erróneos es aquel de “’que cada hijo me costó un diente’. Esto no es así, si ellas son precavidas y cuidan su salud oral, mantendrán al margen los riesgos de formar grandes caries, y podrán controlar cualquier imprevisto dental durante el embarazo”.

“Existen otros factores que facilitan que se presenten complicaciones dentarias tales como los demográficos, de acceso a los servicios de salud, biológicos en el caso de ser susceptible por cambios hormonales, ingesta de medicamentos, o sufrir de diabetes gestacional.

“Así mismo, hay factores comportamentales tales como la mala higiene oral, el consumo de tabaco, las restauraciones defectuosas, tener caries o enfermedad de las encías previas al embarazo”, sostiene el odontólogo e implantólogo Jorge Eduardo Tascón, de la Clínica Tascón de Cali. El especialista recomienda que lo ideal es comenzar el embarazo con una boca sana, “sin caries, gingivitis, periodontitis o cálculos; calzas en excelente estado y manejar una muy buena higiene oral, porque estas patologías no sólo afectan a la salud de la madre, sino también la del bebé, puesto que la enfermedad de las encías (gingivitis o periodontitis) o periodontal está relacionada con embarazos pretérmino y/o niños con bajo peso al nacer”.

Fajardo añade qué durante la gestación, los cambios en los  hábitos dietéticos y de horarios pueden influir en la generación de caries o sarro. “También, los vómitos y el reflujo del ácido estomacal, muy frecuentes en el embarazo, provocan una erosión del esmalte del diente volviéndolo más susceptible a la caries”. Otras afecciones de los dientes, dice el odontólogo Tascón son las fracturas o pérdida de ellos, lo cual más que generarse por una falencia significativa de calcio o alguna vitamina, se da por un pH ácido en la boca de las gestantes, que puede ser producto del vómito, o la fobia que algunas madres manifiestan frente al cepillo de dientes, la crema dental o el enjuague bucal.

¿Cómo prevenir?

Lo primero y en lo que insiste el doctor Becerra es que el cepillado de la mujer embarazada debe ser más frecuente. Además no puede dejar de acudir ql odontólogo durante la gestación, ojalá cada tres meses o, por lo menos, dos veces en el embarazo.

Obviamente, los especialistas indican que lo mejor es la prevención, y en ello, está el mantener, a lo largo de la vida, una buena higiene oral y controles periódicos, para no correr riesgos innecesarios con la llegada de un hijo. Es importante tener en cuenta que el solo hecho de estar embarazada no es garantía de pérdida o fracturas dentales, para ello, debe existir un cuadro previo de anomalías.

¿Qué tratamientos se pueden hacer?

El doctor Marlon Becerra recalca que todo tratamiento dental que requiera la futura madre puede resultar incómodo y más complicado en esta etapa de su vida, mucho más, si no ha sido precavida, al acudir a su odontólogo antes de embarazarse para hacer un chequeo general del estado de sus dientes, y obtener una radiografía panorámica, que en caso de una emergencia, permita actuar al odontólogo o rehabilitador.

“Se deben evitar, sobre todo antes de los cuatro meses de gestación, todo tipo de radiografías, por lo que si se cuenta con imágenes recientes, se puede realizar efectivamente cualquier tratamiento. Incluso, y lo he hecho con muchas pacientes, iniciar un tratamiento de ortodoncia y adelantarlo a lo largo de los nueve meses, lo cual resulta ideal, tanto para los resultados del trabajo como para la mujer, pues ella está mucho más clamada y con tiempo para consentirse y acudir a sus controles sin falta”. El odontólogo Jorge Fajardo, explica que el uso de anestésicos tópicos y locales durante los procedimientos odontológicos no ha sido asociado con mayores riesgos durante el embarazo. La lidocaína es el anestésico local más utilizado para este tipo de procedimientos, aunque no el único, y debe administrarse de forma controlada, por especialistas y con todas las precauciones del caso.

Enfermedades más comunes

Caries:  se trata de la pérdida progresiva del esmalte que recubre las piezas dentales y que las protege de cualquier agresión externa. Cuando esta capa va desapareciendo progresivamente por su descalcificación, permite a los gérmenes, que hay en la boca, atacar a los dientes, en especial, durante la gestación, debido a los cambios en la producción de saliva, la flora bucal, la dieta, entre otros.

Gingivitis del embarazo: esta es una afección que tiene que ver con las encías. Entonces, se aumenta su tamaño, toma un color rojo y sangran con facilidad.

Placa bacteriana: es esa película incolora, pegajosa compuesta por bacterias y azúcares que se forma y adhiere a los dientes. En el caso de las embarazadas se puede dar porque ellas tienen una carga hormonal en sangre bastante elevada y parte de ella, pasa a la saliva alimentando a las bacterias. También, porque las futuras madres se la pasan comiendo, en especial dulces, y no se lavan los dientes en todas las oportunidades.

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet