Síguenos en:

En casos específicos, las mujeres pueden retirar sus senos sin diagnóstico de cáncer

En casos específicos, las mujeres pueden retirar sus senos sin diagnóstico de cáncer

Debe practicarse un examen que revela la posibilidad de la enfermededad.

En casos específicos, las mujeres pueden retirar sus senos sin diagnóstico de cáncer
Por: Edna Juliana Rojas H.
09 de Noviembre de 2009
Comparte este artículo

Tenía que salir de su trabajo con afán. El dolor en uno de sus senos la preocupaba. Cuando estuvo en la casa se quitó la ropa, se acostó en su cama y empezó a palparse. Encontró una bola irregular que imaginó como la pepa de un durazno.

“Es un quiste”, dijo el médico. “A las mujeres de tu edad no les da cáncer, así que no te preocupes”. Le pidió que se tomara un examen y regresara en un mes. Pero después de ese tiempo se dio cuenta de que la masa había aumentado y, sin espera, abrió la puerta del consultorio para llevarla directamente hacia donde el oncólogo, quien con solo palparla le dio el diagnóstico: “Prepárate. Es cáncer”.

“Entonces sí, las mujeres jóvenes también nos enfermamos”, pensó. A los 32 años había sido diagnosticada con un cáncer de no muy buen pronóstico.

¿Se iba a morir? ¿En cuánto tiempo? ¿Y su hija? “No, no te vas a morir ahora ni de esto”, le decía Carlos, su esposo. “Yo pienso en 30 o 40 años a futuro y veo que estamos juntos”. Pero, a pesar de sus palabras, María Claudia Gaitán empezó a sentirse vulnerable, a tener la noción finita de lo humano. A pesar de saber que apenas se nace se empieza a morir, la conciencia de que desapareceremos cualquier día, en cualquier instante, no suele acompañarnos cada mañana. Pero ahora, a ella, sí. Porque más que una enfermedad física, el cáncer, dice María Claudia, es un dolor emocional, del alma.

“Los médicos cubren la parte científica, pero no alcanzan a sanar lo que se siente”, dice sentada en el escritorio de su oficina, ubicada al borde de una calle ruidosa de Chapinero, en Bogotá.  Llegó hace apenas unos meses, desde Bucaramanga, donde había vivido siempre. Aterrizó en el frío y el afán de una ciudad que le ofrece mejores tratamientos médicos.

El gen
La ciencia ha permitido que en un laboratorio se identifique si una mujer cuenta con una mutación   en sus genes, que le daría una alta predisposición a sufrir cáncer de seno o de ovarios en el futuro.

A pesar de que María Claudia ya tenía la enfermedad, acudió a realizarse este examen, pues en la Unidad de Genética de la Universidad Javeriana de Bogotá, un grupo de expertos, preparados en universidades alemanas, desarrollan una observación detallada para encontrar el gen que muta en la población colombiana. Y lo encontraron. Hallaron un patrón característico entre las mujeres del país para determinar que existe en ellas el riesgo latente de la enfermedad.

A María Claudia le resultó positivo, al igual que a una tía de su padre, que por esa época estaba pasando por lo mismo que ella: le diagnosticaron la enfermedad. Y como una de las posibles causas de aparición del cáncer es la herencia, las 15 mujeres, entre 20 y 35 años, que conforman su familia fueron alertadas para tomarse la prueba.

Solo seis lo han hecho y a cinco les dio positivo. Y como es cáncer de seno, el hecho de que no estén los senos hace que la posibilidad de que apareza sea más remota. Por eso, Margarita, una de las primas de María Claudia, tomó la decisión. Le solicitó a su médico que le practicara una mastectomía profiláctica, es decir, que le quitaran sus dos senos antes de que aparezca la enfermedad.

“No es fácil tomar la decisión, dice María Claudia, pero lo hizo por sus dos hijos, porque es la posibilidad que existe para no enfermarse”.

El tumor de María Claudia estaba claramente localizado, entonces la intervención no sería radical. Pero después de que los resultados de la prueba comprobaron que tenía el gen, su médico decidió extirparle los dos senos.

Se ve la vida con otros ojos
El cirujano oncólogo Alejandro Orozco, médico tratante de María Claudia, asegura que la decisión del tratamiento la toma una junta médica para determinar qué opción es la más conveniente para la paciente. “Puede hacerse un seguimiento permanente, aplicar medicamentos durante cinco años o hacer la cirugía para extirpar los senos”, señala el experto.

Cada año se diagnostican en el mundo un millón de nuevos casos de cáncer de seno, siendo una de las principales causas de muerte entre las mujeres.  Sin embargo, las causas aún no están establecidas por completo. Solo se conoce un 16 por ciento de estas, que tienen que ver con herencia, mujeres que no han tenido hijos o algunas que han recibido terapia de reemplazo hormonal durante la menopausia. “Pero el otro porcentaje de casos tiene una causa desconocida”, señala el médico.

“Los factores que deben cumplirse para estar expuesto a este riesgo son: ser mujer y superar los 60 años”, añade. Aunque asegura que hoy se presentan con mayor frecuencia casos en jóvenes, como en María Claudia.
Después de tres sesiones de quimioterapia, 25 de radioterapia y la mastectomía bilateral que le extirpó los dos senos, esta joven se dedica, como abogada, a asesorar a pacientes que no son atendidos con eficacia por el sistema de salud. “La gente se muere porque no la atienden, por falta de diligencia, pero sobre todo porque no conoce sus derechos”, dice.

Por eso, además de haber creado una oficina de asesoría legal con una de sus primas, brinda apoyo emocional. “Yo les doy mi teléfono y les digo que me llamen cuando lo necesiten, sin importar la hora. Aunque a veces represente una carga emocional, fue el pacto que hice con Dios, porque de algo tiene que servir esta experiencia. Un día tú te vas y las cuatro paredes de tu casa permanecen y el carro se queda estacionado, pero tu espíritu no trasciende. En eso me cambió la enfermedad. Ahora le dedico mi tiempo a lo que realmente es importante”.

Tenga en cuenta
El estudio genético que se realiza busca encontrar las mutaciones BRCA1 y BRCA2 (por breast cancer o cáncer de seno). Se hace a través de una muestra de sangre, similar a cuando se toma un cuadro hemático. La tecnología para diagnosticarlo emplea técnicas de biología molecular, que países como Alemania han ayudado a implementar en Colombia. El estudio ha incluido a mujeres diagnosticadas con la enfermedad desde el 2004.  Su detección determina que la mujer tiene entre el 50 y el 85 por ciento de probabilidades de sufrir cáncer de seno en el futuro. La mastectomía preventiva disminuiría las posibilidades de que la enfermedad aparezca por lo menos en un 95 por ciento.
"Hablar hace unos años de quitarles los senos a las mujeres sin que estuvieran enfermas era casi que un pecado. Hoy, vemos que son las mismas pacientes las que lo exigen ante los riesgos que se presentan de que aparezca el cáncer", dice el cirujano oncólogo Alejandro Orozco. "No es una intervención mutilante", dice la doctora Diana Torres, es una medida que las pacientes toman, pues saben del dolor y de la pérdida que representa la muerte por una enfermedad.
"Creo que en ese aspecto se ha perdido un poco el miedo  a someterse a tratamientos tempranos, para evitar el dolor y las pérdidas a futuro", señala. El examen es muy costoso y por esa razón no puede aplicarse a la población en general.

Tenga en cuenta
El sistema de salud debe cubrir el tratamiento completo para el cáncer de seno, incluida la reconstrucción de las mamas. Aunque se quita todo el tejido mamario posible, se dejan areola y pezón. Por esa razón, existe un 10 por ciento de posibilidades de que  el cáncer pueda reaparecer a pesar de la extirpación de los senos.
Dice el cirujano oncólogo Alejandro Orozco que la cirugía estética ha permitido reconstruir con total precisión los órganos retirados y dejarlos incluso mucho mejor. "Las pacientes en ocasiones nos piden que usemos prótesis más grandes para aumentar la talla de su busto normal".
En cuanto a las cicatrices, el experto indica que son muy similares a las que quedan cuando las mujeres se someten a una mamoplastia de aumento, por razones puramente estéticas.
Diana Torres, doctora en genética de la Universidad de Heidelberg, Alemania, e investigadora del Instituto de Genética de la Universidad Javeriana, asegura que tras la detección de la enfermedad y el tratamiento, la mujer debe tener un estilo de vida sano, que incluye buena alimentación, ejercicio, cero tabaco y alcohol.
La vida de las pacientes puede continuar de la misma manera que antes del diagnóstico con la diferencia de que deben permanecer en controles.

 

 

Comparte este artículo

OTROS ARTICULOS DE INTERES

Recomendados

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet