Síguenos en:

Es indispensable tener precauciones con el corazón antes, durante y después del embarazo

Es indispensable tener precauciones con el corazón antes, durante y después del embarazo

La enfermedad cardiovascular generalmente se presenta en la mujer a edades mayores que la edad fértil. Sin embargo, existen algunas alteraciones que se pueden

Es indispensable tener precauciones con el corazón antes, durante y después del embarazo
Por:
10 de Mayo de 2009
Comparte este artículo

La enfermedad cardiovascular generalmente se presenta en la mujer a edades mayores que la edad fértil. Sin embargo, existen algunas alteraciones que se pueden presentar durante o después de la gestación.

 Por eso, Claudia Anchique, cardióloga y miembro del Comité de prevención y rehabilitación cardiaca de la Sociedad Colombiana de Cardiología, explica que cuando una mujer planea embarazarse, debe realizarse un control médico completo, pues la valoración preconcepcional es muy importante tanto para la salud de ella, como para la del bebé.

 

Antes del embarazo En los exámenes preconcepcionales, hay que determinar si existen factores de riesgo, como tensión arterial elevada, colesterol y/o triglicéridos anormales y glicemia alta, entre otros. Igualmente, “establecer si hay antecedentes familiares de enfermedades cardiacas y conocer el estado clínico de la mujer; es decir, si presenta fatiga, dificultad para respirar, cambio de coloración en la piel (más conocida como cianosis) con el ejercicio o presencia de soplos, que son  hallazgos que indican la necesidad de una valoración más especifica," comenta Anchique.

Si al practicarse los exámenes de rigor se diagnostica una enfermedad cardiaca, antes de tomar la decisión de embarazarse, se requerirá una evaluación médica especializada y consejería específica, dado que algunas enfermedades cardiacas son incompatibles con el embarazo y conllevan una altísima mortalidad materna y fetal. Algunas enfermedades cardiacas que requieren tratamiento con medicamentos hacen que sea más complicado conjugarlas con el embarazo, pues necesitan la suspensión de los medicamentos por tener efectos letales para el feto.

Entonces, al suspender los medicamentos, esto tendrá efectos negativos en la evolución de la enfermedad materna.Aun así, no hay que olvidar que cada enfermedad cardiaca tiene un manejo específico; por eso, para tratarla deben intervenir varios especialistas en forma interdisciplinaria. 

 

Durante el embarazo La doctora Anchique sostiene que una mujer normal, con un corazón sano, puede tolerar sin dificultad los cambios adaptativos que se presentan durante el embarazo, a diferencia de las mujeres que tienen una enfermedad cardiaca previa, las cuales pueden tener complicaciones maternas y/o fetales, (alrededor del uno por ciento de los embarazos las presentan).

“Las enfermedades cardiacas en las mujeres embarazadas se podrían agrupar en enfermedades cardiacas congénitas; es decir, anomalías cardiacas desde el nacimiento, y enfermedades cardiacas adquiridas. Entre ellas se destaca la enfermedad coronaria (obstrucción de las arterias del corazón), aunque esta no es tan frecuente en este grupo de mujeres por el rango de edad en que se presenta el embarazo”, dice Anchique.

Incluso, aclara que no es imposible que se presente algún caso, más si se tiene en cuenta el aumento de los factores de riesgo para que se presente enfermedad coronaria, como el tabaquismo, el aumento de colesterol y triglicéridos, el sedentarismo y todo esto combinado con el aumento en la edad del embarazo de algunas mujeres en la actualidad. Ahora bien, si una mujer que está embarazada presenta cambios importantes en su capacidad física, manifestados con fatiga, inflamación en las piernas desde la mañana, soplo y aumento de tensión arterial, debe considerar estos síntomas como signos de alerta para acudir a una valoración médica exhaustiva especializada. 

A propósito, Anchique dice: “La mortalidad materna por enfermedad cardiaca tiende a reducirse; sin embargo, las cifras existentes en la actualidad se encuentran alrededor wdel 3 por ciento, estas podrían reducirse con un diagnóstico médico más temprano en algunos casos”.

 

Después del embarazoMónica López, cardióloga de la Fundación Cardio Infantil, asegura que hay un grupo de cardiomiopatías que afectan el músculo del corazón y que se asocian con el embarazo. “La cardiopatía periparto consiste en el agrandamiento del corazón, su causa no es conocida y se presenta generalmente en el posparto inmediato. La mayoría de las veces no tiene regresión ni cura y produce una insuficiencia cardiaca que requiere manejo con medicamentos”, asegura la doctora López. Aunque esta enfermedad no repercute ni produce cambios sobre el bebé, por el hecho de afectar a la madre, sí limita su capacidad para dar cuidados al hijo recién nacido.

 

Herencia La mayoría de las enfermedades cardiacas congénitas tienen una herencia poligénica; es decir, de varios genes; por lo cual, solo una parte de las mujeres con  este tipo de enfermedad cardiaca tendrán hijos afectados con lesiones similares.

“Se conocen reportes de casos de incidencia de enfermedad cardiaca congénita en hijos de madres con anomalías congénitas; de los cuales, solamente en el 50 por ciento de los casos coincide la anomalía de madre y el hijo”, señala Anchique.

 

Por Melissa Serrato Ramírez

Redactora ABC del bebé

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet