Síguenos en:

Las primeras cuatro semanas del bebé

Las primeras cuatro semanas del bebé

Los médicos contabilizan la gestación a partir del último periodo menstrual

Las primeras cuatro semanas del bebé
Por: Redacción ABC del bebé
10 de Agosto de 2015
Comparte este artículo

Lo más importante que deben saber las madres es que los médicos contabilizan la gestación a partir del último periodo menstrual, es decir, el embarazo se inicia, en realidad, dos semanas después, en ciclos regulares, cuando se da la ovulación y, por ende, la fecundación, en caso de que el espermatozoide ‘corone’ al óvulo.

“A partir de la concepción (14 o 15 días después del primer día del periodo), se forma una célula resultante de la unión del espermatozoide y del óvulo, que se llama cigoto, encargada de abrir el camino de los nueve meses”, explica Fernando Laverde, ginecobstetra.

En este momento empieza a crearse una obra carnal, que parece muy artesanal por sus cambios y desarrollos vertiginosos, y, por tanto, se da vida a un ser que deberá desarrollarse y crecer dentro del vientre de la madre.

En la primera semana, según explica Álvaro Cano, ginecobstetra especialista en embarazo de alto riesgo de la Clínica de la Mujer, el endometrio (la capa interna del útero) se alista para anidar el óvulo fecundado que llegaría en, aproximadamente, una semana (fecha de la ovulación). Si no se produce la fecundación dentro de una semana, su periodo menstrual estaría de vuelta, nuevamente, en tres semanas. Pero si la fecundación se produjo, la mujer habrá quedado embarazada.

Aunque es difícil conocer la fecha exacta en que se concibe al bebé, en mujeres con ciclos regulares de 28 días la ovulación (liberación del óvulo) se produce entre los días 13 o 14. Incluso, tres días antes de esta fecha es pertinente para lograr el embarazo.

Durante la segunda semana se llevará a cabo la ovulación y la fecundación. En este tiempo, el óvulo llega a la trompa de Falopio y puede ser fertilizado por un espermatozoide. Allí se produce la combinación genética y comienza el desarrollo de un nuevo ser. Desde esa fecundación y en las siguientes 24 horas se presenta la unión de las dos células progenitoras, lo que genera una sola célula, denominada cigoto. Este inicia un proceso de segmentación, dando paso a una estructura llamada blastocito, que en los primeros cuatro días puede tener más de 100 células.

A los siete días, el óvulo desciende por las trompas de Falopio y se implanta en el útero.

En la siguiente semana, el feto es tan diminuto que solo podrá verse con un microscopio. Se empiezan a formar las vellosidades coriales, que van a dar origen, más tarde, a la placenta, la cual nutrirá al bebé. Aunque es poco frecuente que una madre se percate de cambios hormonales en este tiempo, algunas podrán sentir más sueño de lo normal; además náuseas, punzadas en el abdomen y retorcijones parecidos a los cólicos. 

En la cuarta semana, el embrión es sensible a cualquier elemento que pueda afectar su desarrollo. En ocasiones, puede llevar a la pérdida del mismo (primeras 4 a 5 semanas), a malformaciones congénitas o disfunciones orgánicas (posterior a esto). En este momento, el disco embrionario se pliega sobre sí mismo y crea un ‘tubo’, a partir del cual se forman los órganos huecos del tórax y el abdomen. En este tiempo recibe el nombre de embrión y la importancia de este periodo radica en el hecho de que las células madre se están definiendo para producir cada uno de los tejidos especializados del feto.

Es probable que en este momento la madre no sepa que está encinta, pero pronto lo sabrá, pues estará atenta a la iniciación de la menstruación, que en este caso no llegará.

Los síntomas relacionados para muchas mujeres en esta etapa son sueño, fatiga y ganas de orinar. Además, vómito, náuseas, mareos, distensión abdominal, dolor en los senos y desarrollo del olfato.

   
Comparte este artículo
Tags de artículo

OTROS ARTICULOS DE INTERES

Recomendados

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet