Síguenos en:

Hijos de primos: ¿nacen con 'cola de marrano'?

Hijos de primos: ¿nacen con 'cola de marrano'?

Estas parejas deben tener una cita preconcepcional y asesoría genética.

Hijos de primos: ¿nacen con 'cola de marrano'?
Por: Karen Johana Sánchez
14 de Junio de 2012
Comparte este artículo

Carolina tiene 24 años. Antonio, 26. Ambos viven en Palmira, Valle del Cauca. Desde pequeños fueron compañeros de juego, ‘pilatunas’, hasta Navidades y paseos familiares. Públicamente, llevan 6 años de novios; y casi 8 ‘al escondido’, como ella afirma.

Su relación ha sido un camino de muchas satisfacciones y momentos felices, pero también llena de obstáculos. La razón: son primos en primer grado de consanguinidad. El padre de Carolina jamás estuvo de acuerdo con la situación, y este es el momento en que no le dirige la palabra a Antonio, su sobrino.
Hace 7 meses, Antonio y Carolina se convirtieron en padres de José Felipe. “Nuestro noviazgo, cuenta ella, se volvió un problema para toda la familia; fue bien duro. Pero con la llegada del niño, todos los aceptaron, a excepción de mi papá”.

Un embarazo no planeado y con muchos mitos alrededor. “Pensábamos tener bebés, pero más adelante, porque lógicamente todo el mundo te empieza a decir que, como somos primos, les puede pasar algo a los niños que tengamos. Al comienzo da miedo, pero cuando fuimos a hacernos los exámenes y ecografías estuvimos más tranquilos”.

Cuando la pareja visitó a su médica de confianza, ella les contó que existe la posibilidad de que muchos primos tengan hijos, pero que siempre hay riesgos de por medio que se deben evaluar y diagnosticar. Proceso que afortunadamente, hasta ahora, ha tenido los mejores resultados para ellos.

Heidi Eliana Matéus, médica y magíster en genética humana, y presidenta de la Asociación Colombiana de Genética Humana, afirma que los primos sí pueden tener hijos. No obstante, son parejas con más riesgo de que sus bebés presenten defectos, frente a la población en general.

“En cualquier persona, el riesgo de presentar ese tipo de consecuencias es de un tres por ciento; cuando la pareja es consanguínea este aumenta a un cinco por ciento. Eso quiere decir que estos tienen el 95 por ciento de posibilidades de que sus hijos sean sanos. En resumen, el riesgo es más alto, pero no es tan elevado”, añade.

Esto ocurre siempre y cuando no haya antecedentes de enfermedades en la familia que puedan transmitirse genéticamente. De lo contrario, hay que evaluar la posibilidad de tener un bebé, pues esta situación eleva mucho más el riesgo, según la clase de enfermedad (ver recuadro).

Es decir, si una pareja de primos está pensando en tener un hijo, debe asistir inicialmente a una cita preconcepcional (como todas las personas) para evaluar su estado de salud, e idealmente tener una asesoría genética.
En esta, “se debe hacer una historia clínica y familiar muy completa, con información genética de, por lo menos, tres generaciones anteriores. Se les explica a las familias los riesgos que existen y, si estos se confirman, se deben hacer exámenes especiales”, afirma la doctora y profesora de la Universidad del Rosario.

Para el ginecólogo Jimmy Castañeda Castañeda, expresidente de la Federación Colombiana de Ginecología, hay problemas que, incluso, antes del embarazo no se pueden prever y que es mejor evaluarlos y hasta diagnosticarlos en el embarazo o después del nacimiento.

Entonces, añade el doctor, en última instancia, son los pacientes quienes deciden tener o no el niño, bajo el conocimiento que se les otorga en las citas médicas.

Si ella ya está en embarazo, además de explicarles lo anteriormente descrito, señala Castañeda, “en la semana 12 de gestación se hace un tamizaje inicial de enfermedades genéticas para diagnosticar alteraciones cromosómicas. Después, hay que monitorear el embarazo y el crecimiento del bebé”.

Al respecto, Matéus dice que “el tamizaje ve el riesgo de que el bebé tenga alteraciones cromosómicas y, a veces, defectos del cierre del tubo neural. Pero, el riesgo de presentarlas no aumentan con la consanguinidad”.

Cabe anotar que este es un examen recomendado para todas las parejas que esperan un bebé, pero no está incluido en el Plan Obligatorio de Salud (POS).

Entonces, antes y durante el embarazo, la pareja de primos debe hacerse los mismos exámenes que cualquier otra persona que vaya a tener o haya tenido un bebé, a excepción de una consulta genética completa, salvo que tengan antecedentes de alguna enfermedad que pueda ser hereditaria.

Si el niño ya ha nacido, se sugiere hacerle un análisis de enfermedades más comunes: “Sordera, fibrosis quística, algunos errores innatos del metabolismo, atrofia muscular espinal, etc.”, añade la experta. Si nació con algún tipo de enfermedad, debe ir a la consulta genética para ver cómo se trata ese riesgo.

Para el doctor, hay problemas que incluso pueden manifestarse con los años. Para eso, se pueden hacer un tratamiento para mejorar la calidad de vida del paciente, pero no evitarlo o tratarlo de manera definitiva, y deben ser valoradas por el área genética para determinar las patologías.

¿Cuándo aumenta el riesgo?
Médicamente, explica la genetista, se debe evaluar si en la familia hay una enfermedad genética que sea de tipo recesivo o multifactorial; las que más están asociadas con la consanguinidad, dice, son las primeras.

Estas “son aquellas en las que se necesitan ambas copias del gen dañadas. Es decir, normalmente todos tenemos nuestras genéticas duplicadas, como si tuviéramos dos CD con los mismos archivos. Si en uno de estos se nos daña el archivo, pues no importa porque tenemos el otro. Pero cuando ambos archivos están dañados, se desarrolla la enfermedad. Si las dos personas son portadoras, tienen más riesgo de heredar el gen dañado a sus hijos, y este tipo de enfermedades son las que tienen más implicación en las parejas consanguíneas, pues el riesgo de heredarlas es de un 25 por ciento”, explica la genetista.

El peligro también aumenta cuando hay antecedentes de enfermedades de tipo multifactorial. Estas están conformadas por un componente genético y uno ambiental. “Cuando la carga genética es de un solo padre, el riesgo es del cinco por ciento; si es de ambos, puede llegar a un 10”, señala Matéus.

 


 

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet