Síguenos en:

Las enfermedades de transmisión sexual son una causa frecuente de infertilidad

Las enfermedades de transmisión sexual son una causa frecuente de infertilidad

Antes de buscar un bebé, es necesario hacerse los exámanes para descartar este tipo de problemas y evitar futuras complicaciones en la madre y su hijo. Las En

Las enfermedades de transmisión sexual son una causa frecuente de infertilidad
Por:
07 de Julio de 2009
Comparte este artículo

Antes de buscar un bebé, es necesario hacerse los exámanes para descartar este tipo de problemas y evitar futuras complicaciones en la madre y su hijo.

Las Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS) pueden hacer estragos en el organismo de forma silenciosa y solo cuando aparecen los efectos colaterales es evidente su presencia, como los problemas de fertilidad. No existe un signo de alarma en la pareja;  sin embargo, cuando pasa más de un año en el que sostienen relaciones sexuales frecuentes y sin protección, pero la mujer no queda en embarazo, se encuentra que las trompas de Falopio están inflamadas y obstruidas, a causa de enfermedades que bloquean el paso de los espermatozoides en busca del óvulo.

Entre las molestias que se diagnostican con mayor frecuencia, de acuerdo con el ginecoobstetra de Profamilia Juan Pablo Lozano, está la condilomatosis producida por el Virus del Papiloma Humano. Esta molestia tiene dos manifestaciones. La primera es el cambio en el cuello del útero, que de no ser tratado, podría generar cáncer en esta área. Es sencillo determinar las alteraciones a través de la citología, que debe hacerse por lo  menos una vez al año. Si es necesario, se hace un segundo examen denominado colposcopia. Las otras manifestaciones son más evidentes, pues aparecen verrugas externas o internas que se tratan con medicamentos y no tienen influencia sobre la capacidad reproductiva. Antes del embarazoAdemás de los exámenes que determinen la capacidad física que tiene la pareja para quedar en embarazo (vacunas, compatibilidad de Rh, control de enfermedades previas), a la conciencia individual para asumir la responsabilidad de esa nueva vida se le suma preguntarse cómo ha sido su vida sexual hasta el momento, para, de ser necesario, practicarse los exámenes y tratamientos necesarios, debido a que una mujer embarazada que sufre una ETS podría tener graves consecuencias, incluida la muerte del feto.

 “Algunas de las enfermedades se pueden diagnosticar con la citología. Si son promiscuos se podría examinar o buscar otras infecciones, como las que alteran el embarazo: toxoplasmosis, rubéola o VIH”, dice el ginecoobstetra Juan Pablo Lozano.

Cuando las madres tienen VIH y se les controla con medicamentos antirretrovirales, antes y durante el embarazo, existe una posibilidad de transmisión del uno por ciento. Si la mujer considera indispensable practicarse la prueba de Elisa para descartar la presencia del virus, el sistema de salud está obligado a realizarla.

Los hombres tampoco tienen mayores manifestaciones cuando son contagiados con alguna infección. Sin embargo, pueden presentar síntomas con mayor frecuencia que la mujer; por ejemplo, ardor al orinar, secreción purulenta e inflamación de la uretra. Por esas razones consultan con mayor frecuencia a su médico y reciben tratamiento a tiempo.

Las mujeres pueden presentar dolores pélvicos crónicos o dispareunia; es decir, molestias durante las relaciones sexuales. Es menos frecuente que las mujeres consulten por alguna dificultad sexual, por esa razón son pocas las que reciben tratamiento. El especialista de Profamilia aconseja realizarse un control ginecológico y con el urólogo, por lo menos una vez al año si se desea quedar en embarazo. Las consecuencias en la gestaciónEsperar un bebé no blinda a las mujeres contra las Enfermedades de Transmisión Sexual. Sufren las mismas consecuencias que quienes no lo están, con el agravante de que se perjudica al feto. - Gonorrea: es producida por una bacteria que se reproduce fácilmente en las zonas húmedas del cuerpo. En las mujeres puede estar en el cuello del útero, el útero y las trompas de Falopio. La consecuencia es que no puede haber fertilización porque están inflamadas y, por esa razón, se imposibilita un embarazo.  Es muy probable que se deba acudir a un tratamiento de fertilización asistida para poder ser papás. En los hombres la bacteria puede ubicarse en la uretra y producir secreciones, molestias al orinar o inflamación de los testículos. En la mujer es menos evidente, pero pueden presentarse también dificultades cuando se va al baño o flujo que se confundiría con una infección vaginal común o cistitis.Si la mujer embarazada adquiere la enfermedad, se la transmite a su hijo en el momento del parto. El bebé puede tener ceguera o una infección en la sangre que resulta mortal.

- Sífilis: de acuerdo con el ginecoobstetra Juan Pablo Lozano, esta enfermedad produciría una infección en el sistema nervioso central, meningitis e incluso la muerte. Es también producida por una bacteria. Es de difícil diagnóstico, debido a que puede pasar muchos años sin presentar síntomas. Puede aparecer una llaga en el lugar por el que entró la bacteria al cuerpo, que generalmente es en los genitales o incluso en la boca. Se denomina chancro y es indoloro. Puede aparecer durante algunas semanas, pero desaparece sin tratamiento. Sin embargo, si no se administran los cuidados necesarios, esta se complica y pasaría a la segunda fase, en la que puede haber brotes en pies y manos, dolor de cabeza, fiebre o pérdida del cabello. Estas señales desaparecen, pero no la enfermedad, que sigue latente en el organismo y pasa a la fase terciaria, que puede manifestarse incluso 10 o 20 años después de ser adquirida. En este punto, la gravedad de la enfermedad haría que se afecten órganos como el cerebro, se presente ceguera e incluso, demencia. Los bebés de mujeres que adquirieron sífilis y no recibieron tratamiento pueden nacer muertos o perder la vida días después de nacer.

Algunos no tendrían signos aparentes, pero si no reciben tratamiento sufrirían convulsiones, dificultades en su desarrollo o la muerte.

- VPH: el Virus del Papiloma Humano es uno de los problemas sexuales más frecuentes. Lo transmite el hombre a la mujer. En él no hay síntomas, en ella puede presentarse cáncer de cuello uterino si no recibe tratamiento temprano. Muchas veces la enfermedad es asintomática y desaparece por sí sola, gracias a la acción del sistema inmune. Pero si aparecen verrugas, la manifestación más común del virus, pueden hacerse más notorias durante el embarazo, debido a que el sistema pierde algo de su poder protector durante la gestación. Los especialistas no recomiendan realizar el tratamiento en este periodo, pues los medicamentos podrían pasar al feto o las verrugas podrían reaparecer. Es posible que no se recomiende tener un parto natural o que estas marcas lo imposibiliten, aunque es poco frecuente. Aunque se haga una cesárea, los riesgos de que el pequeño no se infecte del virus no disminuyen y podrían aparecer verrugas en sus genitales o en su garganta (poco frecuente). La clave es evitarlas (ver recuadro ‘¿Cómo se transmiten?’) y tomar medidas a tiempo; es decir, antes de quedar en embarazo.abc

 

¿Cómo se transmiten?Las Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS) no se transmiten en baños públicos, ni por el uso de ropa o en una piscina, sino por sostener relaciones sexuales sin protección. Las bacterias se contagian a través del contacto con zonas infectadas como los genitales, el ano o la boca y se reproducen en zonas húmedas.  El uso de preservativos disminuye el riesgo, así como tener una pareja estable e igualmente monógama.

 

Comparte este artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet