Síguenos en:

Nueve meses creciendo

Nueve meses creciendo

Tras la confirmación del embarazo son muchos los cambios que le suceden a mamá. Sin embargo, la mayor incógnita es cómo va creciendo su bebé en el vientr

Nueve meses creciendo
Por: *
22 de Julio de 2014
Comparte este artículo

Tras la confirmación del embarazo son muchos los cambios que le suceden a mamá. Sin embargo, la mayor incógnita es cómo va creciendo su bebé en el vientre. Aquí les contamos cuál es ese paso a paso. 

Durante la primera semana del embarazo, el endometrio (la capa interna del útero) empieza a prepararse para anidar el óvulo fecundado que llegaría en aproximadamente una semana (fecha de la ovulación). 

Desde esa fecundación y en las siguientes 24 horas, se unen las dos células progenitoras, generando una sola célula denominada cigoto. Este inicia un proceso de segmentación, dando paso a una estructura llamada blastocito, que en los primeros cuatro días puede tener más de 100 células. A los siete días, el óvulo desciende por las trompas de Falopio y se implanta en el útero. 

Tercera semana, el feto es diminuto y solo podrá verse con un microscopio. Se empiezan a formar las vellosidades coriales que posteriormente, dan origen, a la placenta. En este momento, la mujer presentará los primeros síntomas como sueño, náuseas, punzadas en el abdomen y retorcijones. 

En la siguiente semana, el embrión es sensible a cualquier elemento que pueda afectar su desarrollo (como malformaciones congénitas o disfunciones orgánicas). El desarrollo de un feto sano, continúa con el pliegue sobre sí mismo del disco embrionario, que forma un ‘tubo’, a partir del cual se forman los órganos huecos del tórax y el abdomen. 

El útero es un órgano creado para concebir. Es un casco protector y, en la mayoría de los casos, los hábitos normales de vida no afectan el crecimiento ni el desarrollo del embrión. 

Lo más probable es que en este momento, la mujer desconozca su embarazo. La primera evidencia es que no le llegue la regla. Sin embargo, una vez ella confirme su estado, se debe realizar los exámenes pertinentes para evaluar su estado de salud y el del bebé. 

 

Las primeras semanas: De la uno a la 10 

Tras la confirmación del embarazo, a través de las pruebas de laboratorio, la transformación del embrión es rápida y fundamental, por eso es clave la observación y el seguimiento médico.

Semanas 7 a 8: comienzan a formarse los huesos y los músculos, en menor medida. El cerebro va creciendo, igualmente el corazón, que es más grande que el cuerpo. Ya se formó el apéndice y el páncreas. 

Ya se diferencian el hombro y la mano, van creciendo las piernas, se forman las cavidades nasal y oral y los ojos son más notorios. Ya tiene labios, lengua y ve va definiendo la nariz. 

Van formándose los pies, las manos, pero no las uñas y la piel es traslucida. En este momento el tamaño del feto es como el de una aceituna. Los huesos van tendiendo más fuerza. 

Las orejas se forman al igual que la retina y los párpados. 

Semana 9: Cada vez crecen más sus brazos y piernas, se forman las orejas y aunque todavía es muy pequeño, ya tiene una figura humana. Ya son visibles las manitos. El cuello y la cabeza están erguidos, el corazón late cada vez más rápido y casi está formado por completo. 

Semana 10: dejó de ser un embrión y ya es un feto, con una medida de 3 a 4 centímetros y un peso aproximado de 4 gramos. El cordón está formado totalmente. 

También están formados el estómago y los intestinos, que ya funcionan. 

 

Semanas 11 a 28 

Semana 12: La placenta está completamente formada, la piel sigue siendo transparente, se ven los vasos sanguíneos y la circulación funciona completamente. El sistema digestivo está formado totalmente y es funcional. Los riñones también trabajan, al igual que el sistema digestivo (estómago, hígado, páncreas e intestinos). 

Se puede ver la nariz con claridad y los párpados siguen cerrados sobre los ojos. Los sistemas circulatorio (corazón) y nervioso (cerebro y médula espinal) están completamente formados.

El corazón bombea sangre y la información es transmitida entre los músculos y la médula espinal. Los huesos continúan fortaleciéndose y los órganos internos, en maduración. El bebé ya puede succionar y tragar; dentro de su mandíbula ya se formaron los alvéolos dentales. 

Semana 13: Comienza a aumentar de peso, también crece muy rápidamente. Probablemente su peso se duplicará en las próximas dos semanas. Puede mover más fácilmente la cabeza. Ya se puede determinar el sexo del pequeño, pues sus genitales externos están desarrollados. 

Las manos y los pies ya hacen bastantes movimientos, aparecen los 27 huesos de la mano. 

Semana 14:  Ya tiene el tamaño de una manzana. En este momento, el bebé ya puede hacer ‘muecas’, pues en su rostro se presentan algunos movimientos. Los ojos y las orejas se ubican en cada lado de la cabeza.

El pequeño ya empieza a producir hormonas a través de la tiroides. Se mueve fácilmente, pues tiene más espacio en la placenta; por ende, está desarrollando sus músculos por el movimiento de sus extremidades. Su cuello ya ha crecido notoriamente y sigue tomando forma su cabeza y su cara. Su desarrollo sexual continúa. En los niños, aparece la próstata; en las niñas, los ovarios bajan a la pelvis. 

Semanas 15 Y 16: crece un fino cabello llamado lanugo cubre el cuerpo del bebé; este desaparecerá solo hasta antes de que el pequeño nazca. Sobre su cabeza ya crece pelo fino; las pestañas también comienzan a parecer. Los folículos capilares, específicamente sus células, producirán un pigmento oscuro, si su cabello será de este tono. Sus cejas todavía son muy claras. Los huesos se vuelven más fuertes y se están osificando; ya retienen calcio. 

Los ojos continúan moviéndose al frente de la cara y los oídos continúan desarrollándose externamente. Los brazos son más cortos que las piernas y su piel es todavía muy delgada. Ya puede abrir la boca. 

El corazón late a 160 pulsaciones por minuto. También escucha algunos sonidos. El cordón umbilical se ajusta al abdomen. Se mueve bastante dentro del útero y continua creciendo. Las piernas y brazos son largos y se desplazan constantemente; estos movimientos aún no son bien percibidos por la madre, sobre todo, si es primeriza. Sus ojos perciben la luz y reaccionan en defensa a este reflejo. Los huesos continúan obteniendo calcio y ya son visibles con rayos X. En las niñas, su sistema reproductivo ya produce óvulos. El bebé orina poco a poco. 

Semana 17: la placenta es más grande y mide casi igual que el pequeño. Los órganos siguen desarrollándose y fortaleciéndose. Como aún no tiene gran cantidad de grasa, pues esta aumentará en las siguientes semanas, continúa con una piel muy delgada. 

Semana 18: el crecimiento del bebé ahora es más lento, teniendo en cuenta que aún sigue desarrollándose. Su apariencia humana es totalmente clara. 

Su piel es rojiza y la cabeza más proporcionada con el resto del cuerpo. En esta etapa comienzan a formarse lo alvéolos. 

El cordón umbilical continúa transportando oxígeno y alimentos nutritivos a la placenta Sin embargo, la circulación del bebé y la madre aún continúan separadas. A través de un examen ultrasonido es posible que el especialista detecte algunos defectos del corazón. Es útil para identificar algunos problemas, como el síndrome de Down. 

Semana 19: Sigue creciendo de manera rápida. El bebé responde al sonido, a los movimientos, al tacto y a la luz, y está mucho más consciente del mundo exterior. 

Cierra las manos con cierta precisión y logra mover los dedos de los pies. Continúa su osificación y se fortalece. 

Semana 20: Aumentará 50 gramos cada seman,a aproximadamente. En una ecografía se hace visible su sistema nervioso (columna y cerebro) y sus extremidades. Ya tiene pelo en la cabeza, cejas y pestañas, y sigue acumulando grasa. Ahora, los dientes se desarrollan. Los pulmones todavía siguen formándose y los huesos, osificándose. 

El cerebro continúa con el desarrollo de los cinco sentidos del bebé y ya coordina sus movimientos, pues hasta puede rodarse y dar vueltas. 

Semana 21: siguen madurando sus pulmones, respira y toma líquido amniótico como signo de preparación para los movimientos pulmonares que hará fuera del útero. 

Si es una niña los ovarios albergan millones de óvulos; gran cantidad de ellos desaparecerán cuando nazca. La vagina ya está formada. Si es niño, el semen continuará en producción todo el tiempo y los testículos descienden hacia el escroto. 

Semana 22: algunos órganos del bebé cumplen con sus funciones específicas. 

Semana 23: el niño duerme placenteramente y, cuando despierta, se mueve como si se estuviera desperezando. Los pulmones continúan su desarrollo y los órganos siguen creciendo. Aparece el color de los ojos, pero estos permanecen cerrados. 

Los pulmones son los órganos que aún continúan con su desarrollo, mientras los otros siguen creciendo. Los alvéolos se siguen formando. Además, el bebé sigue simulando los movimientos respiratorios, ya que continúa respirando y botando líquido amniótico en pequeñas cantidades. 

La proporción del cuerpo es mucho mejor, aunque es todavía pequeño. También continúa acumulando grasa. 150 articulaciones conforman la columna vertebral del bebé. Esto sucede en la semana 24. 

Semana 25: El bebé se mueve libremente y puede agarrar las partes de su cuerpo y el cordón umbilical. Los pulmones ya tienen alvéolos, pero aún no tienen aire en su interior. continúa simulando los movimientos respiratorios.

Semanas 25,26,27: El corazón late irregularmente porque sufre de arritmia; son latidos ‘perdidos’ o pequeños ‘saltos’. Cuando el corazón madura un poco más, esto normalmente desaparece. Los párpados ya se abren un poco; la mayoría nacen con los ojos claros y esto cambiará después de que nazcan, dependiendo de cada caso.  

Si el niño naciera en este momento, podría sobrevivir, pero con cuidados especiales, pues aún no está lo suficientemente listo para enfrentar el mundo exterior.  

En cuanto al corazón, late casi el doble que el de un adulto (aproximadamente 155 veces por minuto). En esta semana, también puede reconocer sabores amargos y dulces, pues se forman las papilas gustativas. 

 

En la recta final 

El desarrollo normal del bebé hace que, semana tras semana, a partir de la 30 en adelante, lo que básicamente ocurre es que se van fortaleciendo órganos, creciendo en peso y tamaño, lo que hace que la mamá esté un poco más incómoda. 

En el bebé, los pulmones son los únicos órganos que todavía se desarrollan, pero cada vez son más fuertes. Su cara está muy bien formada y se ve muy ‘cachetón’; además, uñas (que ya habrán crecido hasta los dedos), cabello y cejas se han desarrollado a cabalidad. Continúa simulando los movimientos respiratorios y reacciona ante la luz y ante los sonidos; escucha a un 50 por ciento del volumen del que tú oyes normalmente. 

Semana 38: el bebé ya está listo para enfrentar el mundo fuera del útero, está ganando cerca de 28 gramos diarios de ahora en adelante. Su cabeza se encuentra dentro de la pelvis, por eso el vientre está más abajo.

La única diferencia que tiene en este momento de cuando nacerá es su tamaño; pero no es de gran relevancia. Su cabeza está cubierta de un fino cabello, y probablemente su espalda de algunos rastros de lanugo. 

Semana 39: el parto puede presentarse durante esta semana o esperar hasta la próxima. El bebé continúa creciendo y aún está cubierto por vérnix; así continuará hasta que el parto. Una sustancia que cubre su piel está preparando al pequeño para que pueda deslizarse fácilmente cuando nazca. 

Después de tomar y orinar líquido amniótico, su sistema digestivo produce una especie de materia fecal, preparando a los intestinos para las evacuaciones futuras. 

Entre las semanas 38 a 40 es el final del embarazo.Ya el bebé tiene el tamaño en el que nacerá. Su temperatura ya estará regulada por la grasa que acumuló durante este tiempo. 

Aún duerme durante determinadas horas y puede continuar así, cuando  nazca. Aún se mueve, aunque no tenga mucho espacio. Tanto la apariencia de su cabello como la de sus ojos, es relativa; algunos niños nacen con los ojos claros y quizás, en el futuro, sean mucho más oscuro. Igual su cabello, la forma y su color pueden variar. 

Hasta que no nazca, el bebé continuará ‘respirando’ a través de la placenta. Su sistema defensa le ayudarán en las primeras semanas contra las infecciones.

 

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet