Síguenos en:

Propósito de año nuevo: tener un bebé

Propósito de año nuevo: tener un bebé

Lo que deben saber las parejas, tanto en lo emocional como en lo físico, antes de lanzarse a formar una familia. Es probable que entre los planes de este año

Propósito de año nuevo: tener un bebé
Por:
11 de Enero de 2008
Comparte este artículo

Lo que deben saber las parejas, tanto en lo emocional como en lo físico, antes de lanzarse a formar una familia.

Es probable que entre los planes de este año que comienza, algunas parejas piensen encargar un bebé. No se trata de una decisión que pueda tomarse a la ligera, pues hay que evaluar una serie de factores que determinan si la pareja está realmente preparada y dispuesta a traer una nueva vida.

“Aprovechar que hay año nuevo, solo como coyuntura, para embarazarse, sería el colmo de la irresponsabilidad, porque equivaldría a encargar un elemento de consumo, como de un catálogo, en el cual se hace el pedido un día y se recibe con un cierto número de semanas posteriores”, comenta la terapeuta de pareja Nelly Rojas, autora del libro. Ser amigos para ser amantes.

La especialista asegura que un bebé se debe encargar solamente cuando hay una concepción de nido en el hogar, previamente establecida por los miembros de la pareja. “El nido implica que los futuros padres han construido su relación sobre cimientos fuertes de buena comunicación, afecto, sexo y manejo del dinero. Solamente si esos cuatro ejes están presentes y funcionan de la mejor manera, es posible pensar en la posibilidad de tener un hijo”, agrega la terapeuta.

Estos aspectos son fundamentales porque, de una forma u otra, indican si la idea de tener un bebé es un capricho o un proyecto de vida. Además, no hay que olvidar que un bebé es un tercer miembro en una relación que ha funcionado solamente con dos personas, y a su llegada, esa relación podría tambalear si no es lo suficientemente estable.

“Una vez se ha construido el nido, es indispensable que exista una voluntad clara de ofrecer amor a los hijos, pues no se trata únicamente de darlos a luz, sino de educarlos con valores, ponerles límites y formarlos como personas autónomas, responsables, consecuentes, que tengan buenas relaciones con los demás y que con sus acciones ayuden a crecer y a mejorar la patria. Pero todo esto es posible solamente si el amor de los padres los hace estar dispuestos a tolerar y a ceder en ese proceso”, explica Rojas.

Es necesario que tanto la mujer como el hombre estén satisfechos con sus logros profesionales y sus trabajos, pues de allí se deriva la estabilidad económica que les ofrecerán a sus hijos y, además, si ya han cumplido con una buena parte de sus metas, la llegada del bebé no hará que a largo plazo se frustren algunas expectativas de sus vidas personales.

Consulta preconcepción Si la pareja está lista para tener un bebé, el primer paso a seguir es elegir y visitar al ginecoobstetra que la acompañará durante todo el proceso de gestación, pues no se recomienda en ningún caso que la mujer se embarace sin haber acudido antes al especialista.

Blas García, ginecoobstetra especialista en endocrinología reproductiva, explica que la consulta preconcepción es fundamental para que en ella, los futuros padres resuelvan muchas de sus dudas, que en la mayoría de los casos los hacen desistir o reafirmar su idea de tener un hijo.

“Allí se le explica a la paciente cómo va a ser su control obstétrico, cómo se dividirá por trimestres de acuerdo a los riesgos específicos de cada uno y al desarrollo del bebé”, sostiene el ginecoobstetra.

En la consulta, generalmente, el médico y la pareja diseñan un plan de los requerimientos de cada etapa del embarazo. “La idea es hacer que éste transcurra de la mejor manera posible desde el principio; por eso, se abordan aspectos como las fechas de los controles, las ecografías, la dieta adecuada, la actividad física y la vida sexual”, añade el doctor.

Todo esto significa que con la información que adquieren los padres, resuelven sus dudas y tiene información adicional que les permite saber cómo se debe planear la concepción y el embarazo y qué esperar de su médico.

Además, el médico tratante hace una historia clínica inicial que sirve para establecer elementos de riesgo en el embarazo y para solicitar exámenes de laboratorio que ayudan a descartar enfermedades y a determinar el estado de salud de ambos.

La dieta es uno de los principales aspectos que se le recomienda a la mujer empezar a cuidar con suficiente antelación, pues según el ginecoobstetra, “si tiene sobrepeso, es fundamental que trate de equilibrarlo, pues posteriormente va a ser más difícil embarazarse, durante la gestación tendrá mayores riesgos y su cuerpo se va a estirar mucho más”.

Todo esto significa que “los hijos no se tienen porque son un ‘proyecto chévere para comenzar el año’, porque lo manda la religión o porque después de casarse eso es lo que sigue, sino que se trata de una decisión responsable y que involucra la vida de un ser”, concluye la terapeuta Rojas.

El examen médico que se le practica a la pareja

Para la realización de la historia clínica se evalúan algunos aspectos como: • Antecedentes médicos, pues es necesario saber si la madre es o tiene familiares diabéticos o con alteraciones genéticas. • Edad de ella y el compañero. Si la madre es mayor de 37 años, requerirá cuidados y controles especiales. • Regularidad de los ciclos menstruales. • Exámenes pélvicos, del aparato reproductor, de sífilis y de VIH. • La mujer no debe estar desnutrida, con sobrepeso ni anemia.• Ninguno de los dos debe consumir drogas. “Si alguno las consume, debe suspenderlas inmediatamente. En el hombre se recomienda como mínimo tres meses antes del embarazo, porque entre la producción de los gametos masculinos (espermatozoides), su maduración y salida en la eyaculación, transcurren aproximadamente 75 días. Por eso, se requiere todo ese tiempo para desintoxicarse”, afirma el doctor García. • Test de rubéola y evaluación de enfermedades eruptivas que haya tenido la mujer, pues según explica el ginecoobstetra, “no se pueden aplicar vacunas de virus vivos en un tiempo menor de tres meses antes del embarazo”. Con los exámenes que se practiquen, es posible establecer una serie de medidas que antecedan a la concepción, como la administración de vitaminas prenatales y ácido fólico, el cual deben tomar las mujeres que planean tener hijos con uno a tres meses de anticipación, pues previene defectos en el tubo neural del bebé.

Ideas erróneas de los padres

“Si planear un bebé solamente por el hecho de que comienza el año es una concepción ‘light’ y equivocada, hacerlo para ‘darle un hermanito’ al hijo mayor es un error aún mayor, pero es uno de los argumentos más frecuentes que dan los padres antes de tener su segundo hijo”, asegura la terapeuta Nelly Rojas.

Según explica, constituye una postura egoísta con el nuevo bebé porque se piensa en su calidad de acompañante, no en la individualidad, los sentimientos y las características del nuevo hijo; es decir, no se le valora como ser humano. La maternidad y la paternidad deben ser bien pensadas.

Comparte este artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet