Síguenos en:

Cómo escoger el padre de sus hijos

Cómo escoger el padre de sus hijos

Hablar con la pareja sobre las expectativas que se tienen frente al matrimonio es el primer paso para sacar el ?sapo? que puede tener su prometido debajo de esa

Cómo escoger el padre de sus hijos
Por:
18 de Mayo de 2007
Comparte este artículo

Hablar con la pareja sobre las expectativas que se tienen frente al matrimonio es el primer paso para sacar el ‘sapo’ que puede tener su prometido debajo de esa investidura real. Descúbralo.

La mayoría de mujeres sueñan con encontrar al príncipe azul de los cuentos de hadas. Ese hombre que, además de ser apuesto, respira y vive por una sola mujer a la que promete hacer plenamente feliz y amar toda la vida.

Un caballero que conquista su corazón con halagos, admiraciones, respeto y fidelidad para que, un día que sienta la seguridad producida por el verdadero amor, la haga su esposa, amante, amiga y madre de sus hijos.

Hasta aquí todo va bien. Según la sicóloga Isabel Cristina Bettín, esta común ilusión se puede hacer realidad siempre y cuando se complemente con otros detalles y situaciones que deben analizarse antes de tomar la decisión de formar un hogar.

“Es fundamental saber que el matrimonio se construye, la relación de pareja se alimenta y el sentido del amor cambia pero no desaparece”, afirma.No es suficiente hacer una lista de valores y virtudes pues, aunque son importantes, van acompañados de una serie de defectos y errores que también formarán parte de la vida en pareja y de la familia que se piensa construir.

Por eso, explica Bettín, es fundamental que a la hora de elegir a esa persona se deje a un lado el corazón y se analice con la razón para poder evaluar objetivamente al compañero. “Si miramos a la pareja con los ‘ojos del amor’ es más difícil ver sus imperfecciones.

Es entonces cuando pensamos que, como si se tratara de un dibujo, podremos borrar aquello que no nos gusta y con esto solo logramos desvanecer nuestro sueño y convertirlo en una gran desilusión. De ahí la filosofía popular que dice que el amor es ciego y el matrimonio nos devuelve la vista”. Recuerde que por más amor que exista hay actitudes, sentimientos y pensamientos difíciles de cambiar. Las adicciones, patologías y el carácter son ejemplos claros de ello. Sin embargo, el deseo y el compromiso de dos personas que luchan por un mismo fin, logran flexibilidad y acuerdos justos.

El análisis definitivoCuando existe el deseo de formalizar una relación para crear un hogar, es indispensable que la humildad, la nobleza y la tolerancia sean características de la pareja.

Estos valores garantizan espacios de comunicación fundamentales a la hora de enfrentar situaciones difíciles e igualmente facilitan la posibilidad de perdonar y pedir perdón cuando sea necesario. Si siente que en su relación estas virtudes han estado ausentes, es momento de ponerlas en práctica. Si, por el contrario, no carecen de ellas, puede estar tranquila y dar el siguiente paso, porque va por buen camino.

Empiece a explorar las intenciones de la persona frente a la relación. Así esté convencida de que ese es el hombre de su vida, cerciórese de que este sentimiento sea mutuo. Mantenga una comunicación sincera desde el principio y exprésele lo que usted espera, lo que le gusta y lo que le disgusta de él.

No se atormente pensando si es tiempo o no de hacerle saber lo que siente. Bettín asegura que, en el plano sentimental, el reloj cronológico no sirve de nada porque el instinto es el que señala el momento oportuno. “Hay personas que necesitan más tiempo que otras para conocer a alguien y concluir si es o no el ser con el que quieren compartir su vida. Todo depende de la capacidad de análisis que se tenga.” Dice.

Sin embargo, la especialista advierte que factores como la inmadurez sí afectan la decisión que se tome, interpretando este término más que en tiempo cronológico, en experiencias y situaciones vividas. Es decir, una persona que tenga 50 años no necesariamente tiene que ser más madura que una que tenga 18. Lo importante es vivir cada etapa como debe ser y sin tomar determinaciones apresuradas.

Si en las conversaciones siente que hay evasión o resistencia al compromiso, a los hijos y a la familia, es pertinente que revalúe y determine si vale la pena continuar con el proceso.

Si el esposo tuvo otra familiaEl pasado es pasado pero sirve de referencia para el futuro. Saber por qué fracasó en su anterior intento de formar un hogar le servirá para determinar aspectos fundamentales en la nueva relación. Bettín manifiesta que las rupturas dejan secuelas, por lo que es posible que en la actualidad la persona esté a la defensiva y además tenga temores que afectarán sus decisiones en el campo sentimental.

Sin embargo, todos tienen la posibilidad de volver a empezar y aprender las lecciones que dejan los errores cometidos. Si este es su caso, evite juzgarlo y recordarle la culpa que tuvo en tal fracaso.

La relación en el matrimonioTomada la decisión, es conveniente asumir este nuevo rol en pareja durante un tiempo prudente antes de pensar en bebés. Recuerde que la decisión de tener hijos debe ser mutua.

Lo ideal es que antes de hacerlo disfrute de su pareja. Dedíquele tiempo, sorprenderlo, rompa la monotonía y haga todas las cosas que con niños a bordo resultan más complicadas.

Cuando ya estén seguros, pongan nuevas reglas y condiciones porque otro miembro en la familia cambia las normas hasta ahora establecidas. “Un problema muy común es que cuando nace el pequeño nos creemos la ‘supermamá’ y después de un tiempo, nos quejamos porque no permitimos que el papá asuma sus responsabilidades. Debemos enseñarles a realizar diferentes labores con los niños para que ellos también se sientan útiles, comenta Bettín.

Déjelos que cambien pañales, que los bañen, los vistan y que les saquen los gases, porque aunque usted lo haga mejor, esto fortalecerá el matrimonio y hará que él también se sienta importante en la crianza de su hijo.

Pamela Rueda CRedactora ABC del bebé

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet