Síguenos en:

Cuando la maternidad está en la mente

Cuando la maternidad está en la mente

La ansiedad y la presión del núcleo social pueden llevar a un falso embaraz

Cuando la maternidad está en la mente
Por: Astrid López
05 de Diciembre de 2014
Comparte este artículo

El deseo incontenible de tener un hijo, ya sea por cuestiones de pareja, porque la edad apremia, por conformar una familia prontamente o, por el contrario, pensar en no tener más hijos, debido a circunstancias diversas de índole familiar, económico o de salud, todo esto pueden dar origen, en algunas mujeres, a lo que se denomina falso embarazo o embarazo psicológico.

Se trata, como dicen los expertos, de un cierto ‘corto circuito’, producto de la mente, que puede, incluso, manifestarse físicamente de forma similar o parecida a la de la gestación. Sin embargo, en estos casos, síntomas como los mareos, las náuseas, la acidez estomacal, los desmayos o el dolor de cabeza, se dan por una ansiedad extrema.

Como dice el psicólogo clínico Édgar León Lozano, director del bufete de psicología Medinet, y miembro del Colegio Colombiano de Psicólogos, “esto se debe a un momento específico de vulnerabilidad en que se encuentra dicha mujer, al estar expuesta a un nivel alto de expectativas, que la hacen propensa a impactarse con los estímulos del ambiente”.

Por su parte, María Isabel González, directora del Programa de Psicología de la Universidad del Rosario dice que esta condición se conoce, en términos médicos, como pseudociesis, “falsa gestación, lo que suele ser muy raro, pues solo de 3 a 6 casos se dan, en promedio, de una muestra de 22 mil embarazos”.

¿En qué consiste?

La literatura científica, como lo expone el Servicio de Psiquiatría del Hospital Príncipe de Asturias, de Madrid (España), indica que “el embarazo psicológico es la aparición de los síntomas clásicos de la gestación, como amenorrea (ausencia de menstruación), náuseas, aumento de volumen abdominal, pigmentación de las mamas y/o distensión abdominal, en una mujer no embarazada”. Cabe decir que esta situación puede presentarse a cualquier edad y en todo tipo de mujer.

Igualmente, se le ha relacionado con el deseo o temor patológicos al embarazo; a tener conflictos en la relación sexual; al duelo tras un aborto, o al miedo a no poder tener hijos. El doctor León anota que las mujeres tienen un plan de vida trazado y, en ello, está para algunas, el ser madres, y si por razones diversas esto se demora, pueden presentarse anomalías psicológicas.

“Ya sea por la realización profesional, porque la llegada de la pareja se resuelve después de cierta edad, porque las circunstancias sociales y económicas de la futura madre no lo permiten; toda esa presión al no lograr embarazarse, las lleva a estar muy hipersensibles con el tema del embarazo. Empiezan a hablar de ello, a acercarse a mujeres embarazadas o con planes de tener bebé, y si además el núcleo social, es decir, su pareja, familiares y amigos, le refuerzan en su objetivo, el tener un hijo se convierte en algo primordial y hasta obsesivo”.

León dice que si se reúnen algunas o todas estas situaciones, y eso coincide con una gran expectativa de tener su bebé “entonces, sin darse cuenta, esa mujer empieza a copiar algunos de los síntomas que se presentan al comienzo de un embarazo”.

Síntomas reales

David Vásquez Awad, médico ginecólogo, perinatólogo y epidemiólogo, sostiene que realmente la mujer se siente embarazada y experimenta los síntomas característicos de ese estado natural. “Conozco el caso de una mujer que llegó a un hospital en trabajo de parto sin siquiera estar embarazada. Obviamente, este es un caso extremo asociado a no tener controles prenatales”.

Por su parte, el psicólogo Édgar León explica que estas mujeres sienten realmente los síntomas e, incluso, pueden darse cambios físicos, y añade que aunque las estadísticas señalan que son casos muy escasos, él considera que son más de los que se piensa, pero que muchas de las mujeres a las que les sucede no consultan por pena o falta de información, “y lo solucionan a su manera de forma casi empírica”. Pero, ¿cómo se confirma que no hay embarazo? “Cuando ellas se someten a un examen con su médico, el profesional tiene dos fuentes de análisis para determinar si espera o no un hijo. Una, son los síntomas de tipo clínico, lo que observa el médico y lo que ella reporta, como acidez estomacal, mareos, dolor de cabeza, desmayos, y él va anotando estas circunstancias, acercándose a un diagnóstico de embarazo, pero luego, al hacer exámenes más profundos o clínicos, encuentra una contradicción”.

En ese momento, el médico descubre  que no está embarazada y que los síntomas que reporta, de forma externa, no coinciden con las pruebas. Es entonces cuando se establece un diagnóstico diferencial para reconfirmar que la señora no espera un bebé, que no presenta toda la sintomatología y remitir el caso a Psicología, bajo el prediagnóstico de un falso embarazo.

Tratamiento a seguir

El doctor David Vásquez anota que cuando los exámenes confirman que no hay embarazo, “la mujer está trastornada emocionalmente, no acepta el diagnóstico de psudociesis (embarazo psicológico), insiste en que los médicos son los equivocados y se resiste a creer que no espera un bebé”.

Al respecto, el doctor León indica que lo primero, en la parte de intervención, es ser muy sutil, mucho más cuando en verdad esa mujer siente la sintomatología, y decirle que no es así puede generar una reacción de choque. “La idea es entrar a esa parte más compleja de la persona y llevarla a que reconozca que presenta un embarazo psicológico, y que no espera un hijo. Es común que se dé un estado de negación y entre en shock, porque lo que más busca y desea es estar embarazada, para resolver su expectativa de ser madre”. Hay que decir que este tipo de situación no es un factor que interfiera con la maternidad posterior y, tampoco, requiere de un tratamiento ginecológico específico para ser superado, pero sí necesita acompañamiento psicológico debido a su naturaleza.

Es primordial que el diagnóstico de embarazo psicológico se haga rápidamente para impedir que la mujer caiga en depresión. Lo importante es que entienda que ha sido un evento nervioso, y convencerla de que no es una enfermedad sino un estado pasajero, para que restablezca la seguridad, disminuya la tensión y alcance el equilibrio en su organismo.

 

 

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

3 Comentarios

imagen

Comentarios (3)

3
aconsejador2015
Hace 1 año
Para los que no pueden trabajar tiempo completo o necesitan dinero extra, les recomiendo esta nueva página que permite buscar trabajo por horas o por días: www.trabajoxhoras.com y lo mejor de todo: es gratis.
2
agb257014
Hace 1 año
que buen articulo
1
agb257014
Hace 2 años
pruebas test test test test
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet