Síguenos en:

Disfunción eréctil, un problema de mucha potencia

Disfunción eréctil, un problema de mucha potencia

Se puede presentar a cualquier edad y requiere de tratamiento médico y sicológico. Detectarla a tiempo y someterse a una terapia oportuna facilita su curació

Disfunción eréctil, un problema de mucha potencia
Por: ABCdelbebe.com
04 de Diciembre de 2006
Comparte este artículo

Se puede presentar a cualquier edad y requiere de tratamiento médico y sicológico. Detectarla a tiempo y someterse a una terapia oportuna facilita su curación.

La disfunción eréctil, o mal llamada impotencia, es la incapacidad de lograr o mantener una erección lo suficientemente firme para tener una relación sexual. Aunque es una enfermedad grave, causada por diferentes factores, se puede tratar.

En la mayoría de los casos los pacientes son hombres mayores de 40 años, pero también se ha descubierto que puede ocurrir en personas más jóvenes. Claro, es tratable en cualquier momento y su detección temprana permite solucionar el problema más fácilmente.“Aunque los factores físicos son determinantes, la disfunción eréctil es más común cuando el individuo es mayor. Se sabe que los problemas de erección son aproximadamente 25 veces más frecuentes a los 70 años que a los 25. Sin embargo, ocurre en todas las edades y puede ser controlado. Nadie es demasiado viejo o muy joven para buscar tratamiento”, afirma el urólogo Ignacio Moncada, presidente de la Asociación Española de Salud Sexual.

La erección es un mecanismo complejo en el que intervienen aspectos hormonales, sicológicos, neurológicos y vasculares. Desde el punto de vista funcional, el pene es una ‘esponja’ que está nutrida por arterias cavernosas. Cuando hay un estímulo erótico se llena de sangre y la acumula para lograr rigidez. “El estímulo entra a la corteza cerebral y desencadena una corriente eléctrica que viaja por toda la médula espinal. Al llegar a las arterias del pene se produce una vasodilatación (relajación de las arterias) permitiendo que se llenen los cuerpos cavernosos, de la ‘esponja’. Al mismo tiempo, el mecanismo de retorno de la sangre se ve obstruido y al entrar más sangre de la que sale, se da una acumulación ocasionando la erección”, explica el urólogo y sexólogo Alejandro Fernández.

No a la flacidez

Una alteración en algunos de los componentes que intervienen en la erección puede dar lugar a una disfunción eréctil, como por ejemplo una mala estimulación, problemas cerebrales, traumas medulares, dificultades arteriales o enfermedades en el pene. Sin embargo, también hay factores sicológicos, o situacionales, que afectan el normal desempeño sexual.

Los problemas físicos más comunes que provocan la disfunción eréctil son los inconvenientes cardiovasculares, como la hipertensión arterial, la diabetes, nivel alto de lípidos en el conducto sanguíneo o fumar excesivamente, pues producen alteraciones en las arterias que llevan la sangre al pene.

En estos casos el tratamiento más indicado es el uso de fármacos especializados para lograr la erección, que actúan directamente sobre el pene induciendo una relajación para que las arterias lleven más sangre y se logre la rigidez. Según Fernández, “la idea es que el paciente mejore la circulación del área genital y pueda tener mejor respuesta ante el estímulo erótico”.

Para los hombres que tienen problemas muy avanzados existe la opción de la cirugía, aunque es considerada como el último recurso. El procedimiento más empleado consiste en el implante de una prótesis intracavernosa. “Sustituimos el tejido cavernoso enfermo incapaz de dar rigidez al pene por un sistema hidráulico que permite adquirir una erección. La sensación de placer, el deseo sexual, el orgasmo y la eyaculación no se alteran. Además, es completamente invisible, de tal manera que si un paciente está desnudo nadie sabe que es portador de una prótesis peneana”, comenta Moncada.

La intervención dura una hora y se hace bajo anestesia epidural. La herida quirúrgica es de dos o tres centímetros y la actividad sexual puede reanudarse tres semanas después de la cirugía.

Causas de la disfunción eréctil

PsicológicaDepresión, ansiedad, tensión psíquica.Enfermedad crónicaDiabetes mellitas, HTA, EPOC, hipercolesterolemia, insuficiencia renal, enfermedad hepática.NeurológicaEnfermedad cerebral, lesión medular, enfermedad espinal, lesión del nervio pudendo.HormonalHipogonadismo, hiperprolactinemia, hiper o hipotiroidismo, enfermedad de Cushing, enfermedad de Addison.VascularArteriosclerosis, cardiopatía isquémica, enfermedad vascular periférica, insuficiencia venosa, alteraciones cavernosas.FármacosAntihipertensivos, antidepresivos, estrógenos, antiandrógenos, narcóticos, ansiolíticos, neurolépticos, diuréticos, antagonistas H2, anticonvulsivantes, clonidina, guanetidina, metildopa, ketoconazol, clofibrato.OtrosConsumo de marihuana, heroína y cocaína, abuso de alcohol y tabaco. Traumatismo o cirugía pélvica. Alteraciones en el pene.

El ‘león herido’’

En la disfunción eréctil no se puede separar la parte física de la sicológica. De hecho, cualquier hombre con un problema de erección va a sufrir una afectación en su autoestima, influyendo negativamente en su desempeño sexual.

“En principio este problema es orgánico, pero el resultado es mixto (sicológico y físico) porque el comportamiento del paciente frente al sexo es alterado. Además, se genera un terror por no llegar a un tratamiento y enfrentar su falencia. Este es el síndrome del ‘león herido’, que se da cuando un hombre prefiere callar, antes que comentar su disfunción por el temor a ser llamado impotente”, asegura Carlos Pol Bravo, médico psiquiatra máster en sexología.

Si una persona falla entre cuatro y seis veces de 10 relaciones, es prudente que sin terror o pánico acuda al sexólogo, presente su caso y se empiece un tratamiento.

La terapia en estos casos se basa en la confianza entre el paciente y el sexólogo. Es importante que ese hombre crea en el especialista y le haga caso en las diferentes fases del tratamiento. De ese modo, su sexualidad se va a potenciar.Por Juan David CárdenasRedactor ABC del bebé.

Comparte este artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet