Síguenos en:

Educación, comunicación, confianza y complicidad, fundamentales para fortalecer el vínculo de pareja

Educación, comunicación, confianza y complicidad, fundamentales para fortalecer el vínculo de pareja

La ropa interior, el lugar y los aromas son grandes potencializadores de la sexualidad. Y recuerde, tanto el hombre como la mujer deben ser cómplices en la cam

Educación, comunicación, confianza y complicidad, fundamentales para fortalecer el vínculo de pareja
Por:
06 de Marzo de 2009
Comparte este artículo

La ropa interior, el lugar y los aromas son grandes potencializadores de la sexualidad. Y recuerde, tanto el hombre como la mujer deben ser cómplices en la cama.

El aprendizaje sexual de las parejas se debe iniciar con la más sencilla de las tareas: las caricias. Tanto la mujer como el hombre, deben actuar como pares en el trabajo de la seducción.

Según el médico siquiatra y máster en sexología Carlos Pol Bravo, “las caricias son comparables a la arena y el mar. El mar baña a la arena para que esta se impregne de agua y se mezclen; en otras palabras, las parejas empiezan con una caricia, palabras dulces y emotivas hasta llegar a una relación sexual perfecta”.

Según el experto, es necesario concientizar a las personas sobre la sensualidad, pues es el primer paso para una buena sexualidad. “Debemos entender que el romanticismo no es ridículo, que no se trata de cazar a una presa acosándola, sino seducirla con una mirada, con el movimiento de las cejas, con el lenguaje corporal, que es una de las formas de comunicación que más impacto causa entre los amantes”, agrega el experto.

Para Martha Mejía, terapeuta sexual graduada de la Universidad de Barcelona, el cerebro es el órgano sexual más importante de los seres humanos; por lo tanto, es indispensable estimularlo constantemente con los cinco sentidos.

“En Santo Domingo no brindan diciendo salud y pesetas, sino con un simple ‘que suene’. Esta palabra es aplicable a la sexualidad. Cuando usted coge una copa para brindar, con la mano hace el contacto; con los ojos la ve; con la nariz, siente el olor; al probarlo, la lengua le ofrece la posibilidad de saborear el vino. ¿Cuál sentido le queda? El oído”, reitera Pol Bravo.

Cuando se habla de la pareja, la seducción es la chispa que mantiene vivo el vínculo entre dos seres que están juntos, no solo para compartir las obligaciones económicas y la cama, sino también la fortaleza de su relación cada día.

Y no es para menos, ya que los buenos amantes se caracterizan por una gran dosis de complicidad. Además, deden innovar en sus actitudes y enfocarse en que cada noche sea más larga, placentera y llena de juegos eróticos para evitar que la monotonía y el aburrimiento entren a afectar la relación.

Los problemas llegan para muchas parejas cuando hay carencia absoluta de educación sexual, lo cual conlleva a la falta de comunicación. Es decir, si no hay educación, no hay confianza y la comunicación queda en cero.

Otro factor primordial es que los dos se halaguen, se motiven y se retroalimenten en el día a día.

Técnicas de seducciónLa ropa interior juega un papel fundamental tanto en el hombre como en la mujer. Así mismo, una buena colonia o un buen perfume ayudará a estimular los sentidos. Y no se trata de comprar ropa exclusiva o los perfumes más caros del mercado. Al contrario, se trata de agradar al otro con un estilo propio.

Las armas de la sensualidad también se aprenden. Por ejemplo, en Italia hay escuelas para que la pareja se aprenda a desvestir de manera provocativa, sin llegar a imitar un strep tease. Una buena forma es que cada uno de los involucrados se desnude frente a un espejo, para que cuando tenga la oportunidad de hacerlo frente a alguien, sea de manera natural y sin nervios.

Para aquellos hombres que hacen el amor con camiseta y medias, no olviden que así como ellos disfrutan con la desnudez de las mujeres, ellas también lo hacen con la de los hombres. El arte de desnudarse es asunto de ambos sexos.

El erotismo no aumenta con la chequeraEl dinero no tiene nada que ver en la sensualidad y la sexualidad. Las mujeres no deben ir a la cama con intención de ganar puntos. El sexo no se potencia con una cuenta bancaria, porque sería una relación comercial.

Es entonces cuando se habla de sumisión por dinero. Uno de los problemas que más afectan a la pareja, donde uno de los dos se deja dominar por miedo a perder estabilidad económica.

En cambio, una actitud positiva, romántica y de conquista permanente sí permite que la relación crezca, se potencie y se mantenga. Una mujer no puede decir que va a seducir a su pareja para que cambie las malas actitudes de la vida diaria. El acto de seducción es para amar a la pareja.

Otro factor para tener en cuenta es que entre las sábanas no se arreglan los problemas de la pareja. Cuando llegan, la comunicación y la complicidad son las mejores aliadas para que la pareja salga adelante.

Sensualidad en el hombre y la mujerEl machismo y la prisa son las causas más frecuentes que destruyen la sensualidad. Desde que nacen, la mayoría de los padres, les impiden a sus hijos varones expresar sus sentimientos. Además, les enseñan a asumir un rol machista, en donde, por ejemplo, no tienen derecho a llorar porque deben ser fuertes.

Todo esto repercute en la edad adulta, pues esos principios machistas aprendidos en la infancia los hacen, entre otras cosas, ocupar el rol pasivo cuando se trata de seducir a una mujer y de explorar su propia sensualidad, porque aparentemente esta ‘tarea’ es propia y exclusiva de las mujeres.

“Algunos hombres prefieren no gemir durante el sexo para no demostrar sus emociones, perdiendo así una parte esencial de la intimidad, en la que las palabras son remplazadas por sonidos de placer”, afirma Carlos Pol Bravo, médico siquiatra y máster en sexología.

Es por esto que el experto sugiere que los hombres no dejen los gemidos solo para los partidos de fútbol y que los reincorporen en su sexualidad como ‘arma’ de seducción, pues no hay que olvidar que cuando la pareja no expresa sus sentimientos y gozo, padece de mutismo sexual, lo cual los priva de un factor esencial para el disfrute de la relación.

Gemir es una forma de gratificar a la pareja por una buena relación sexual. No hacerlo puede traducirse en frustrar su sensualidad y no expresar emociones en los momentos más necesarios de la intimidad de la pareja. “Señores: griten, pataleen, saquen la fiera dominada o dominante, pero que salga en aras de la pareja y su beneficio. Si no, la relación no gana, pierde y entra en decadencia”, puntualiza Pol.

En el caso de las mujeres, ellas llevan la sensualidad implícita en su piel y la seducción es inherente a su género. Por eso, deben utilizar sus habilidades de manera sutil, por ejemplo, con el denominado ‘aleteo de mariposa’, es decir, con una mirada y la manera de parpadear. No se trata de lanzarse como Diana la Cazadora, pero que se insinúen con la seguridad de que van a potenciar su habilidad para seducir.

El sexo no entiende de religiones, razas o kilos de más, lo único importante es saber disfrutarlo gracias a la complicidad, la comunicación y la confianza. Por supuesto, usar ropa sexy, ambientar románticamente el lugar y poner música suave ayudará a la mujer a deshinibirse y al hombre a pasar de macho pasivo a activo a la hora de seducir y conquistar a su pareja.

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet