Síguenos en:

Hablar de problemas sexuales se puede convertir en un ‘karma’ para los hombres

Hablar de problemas sexuales se puede convertir en un ‘karma’ para los hombres

Esto ocurre por factores culturales y emocionales que les impide hablar.

Hablar de problemas sexuales se puede convertir en un ‘karma’ para los hombres
Por: Karen Johana Sánchez
26 de Marzo de 2009
Comparte este artículo

Chris Waitt ha tenido muchas novias; esto no significa que haya sido el ‘donjuán’ de las historias de amor ni que haya logrado ser exitoso. Aunque posee un amplio recorrido con las mujeres, sus derrotas conyugales también eran comunes y, en ocasiones, eran causadas por varios problemas sexuales.

Un día, este personaje decide cargar micrófono y cámara en mano para entrevistar a sus ex novias y encontrar así el motivo de sus decepciones y limitaciones. El resultado: ‘La historia completa de mis fracasos sexuales’, un documental que se estrenó hace algunos años en España y que muestra los percances que ha tenido la vida amorosa del protagonista.

“Casi todas mis relaciones con mujeres han acabado de manera humillante, con reproches y con sensación de arrepentimiento, amargura, vergüenza y fracaso. Pienso que si soy capaz de encontrar las razones por las que siempre me dejan podré evolucionar”, dijo Waitt en una entrevista a la agencia EFE.

Quizás él sea uno de los pocos hombres que deciden romper el tabú y ‘lanzarse al ruedo’ para hablar más allá de los aspectos positivos de sus relaciones. Y aunque parezca un tema ajeno, la pena por la que pasan ellos a la hora de discutir estos temas es más común de lo que parece.
 
¿Por qué no hablan?
El mundo contemporáneo carece de relaciones sentimentales duraderas y, aunque existen diversas explicaciones de cuál es la causa de esta circunstancia, quizás una de ellas sea la falta de comunicación y de actitud para hablar sobre problemas entre la pareja como la sexualidad.

En el caso de los hombres, es recurrente escucharlos dialogar sobre ‘éxitos y conquistas’ amorosas; sin embargo, cuando las dificultades ‘saltan al vista’ no es tan fácil divulgarlas o confesarlas.

Juan Guillermo Manrique, sicólogo clínico, sicoterapeuta y sicoanalítico, dice que “la mayoría de hombres en nuestro contexto occidental y latinoamericano somos educados para ‘tener’; en cambio, las mujeres han sido educadas para ‘ser’ (ser madre, ser esposa, etc.) (…) Hay excepciones, pero en ese sentido, nosotros obviamente hablamos de lo que tenemos y de lo que aspiramos a tener porque son aspectos que culturalmente son valorados como positivos y no conversamos de elementos emocionales, de orden sentimental y afectivo, que son, al fin de cuentas, los que pueden alterar el desempeño de la conducta sexual”.

Para Martha Mejía Durán, terapeuta sexual y sexóloga, especializada en disfunciones sexuales, “ellos supuestamente son machotes, viriles y excelentes amantes y nunca presentan derrotas, fracasos sexuales o limitaciones. El hecho del temor a dejarse al descubierto entre sus amigos o de sentir que posiblemente solo les pase a ellos y no encuentre aceptación entre sus congéneres no es muy fácil de aceptar”.

¿Y las mujeres?
Sin duda, ellas no han progresado únicamente solo a nivel sexual y emocional, sino también económico, laboral, profesional y familiar. Con el paso de los años, las circunstancias han cambiado, pues las mujeres ahora también son educadas para tener –señala Manrique–. Por eso, existe un posicionamiento laboral muy fuerte.

Mejía afirma que son “inquietas al respecto, pues investigan en Internet, leen, manifiestan interés por la dificultad sexual que esté pasando su pareja y procuran ayudarle. Respaldado por mi consulta en pareja o individual,  un buen número de mujeres es el que averigua y saca la cita e incluso lo acompaña, sobre todo ocurre en las parejas estables. ¿Por qué? Porque ellas hoy día demandan un alto requerimiento de calidad y frecuencia y, por supuesto, si su pareja presenta una disfunción ella también sufre las consecuencias. Y los asumen como un problema de pareja, mas no individual”.

Si no habla de sus problemas…
Las consecuencias varían desde aspectos orgá-nicos,hasta sicológicos, que pueden dejar resultados irreversibles en el organismo y con el agravante de que cuando un hombre es mayor de 40 o 50 años la falla tiende a ser crónica por el paso del tiempo.

“Por ejemplo, la disfunción eréctil, el trastorno del deseo, la dificultad para una segunda erección, la eyaculación precoz, una vez se presentan, no desaparecen, si no son tratados”, asegura la experta.

Sienten fracaso, dolor, vergüenza y temor. Son inseguros y tienen baja autoestima porque, de acuerdo con la sexóloga, creen que es el fracaso más terrible que su personalidad pueda soportar al punto de que unos pacientes confiesan haber intentado suicidarse. 

La situación también es compleja cuando afecta a la pareja, pues comienzan los reclamos, el hombre evita encuentros por temor a reincidir de nuevo y las relaciones se debilitan hasta ocasionar una crisis o la  ruptura de la relación.

Temas prohibidos
Al no permitir ser cuestionados, no logran hablar de la disfunción eréctil, de eyaculación precoz, del tamaño y de la falta de deseo sexual; son quizás los temas más prohibidos entre los hombres –explica Mejía– porque se tratan de disfunciones sexuales; es decir, de la falta de respuesta de origen de control, ya sea emocional o sicológico.

En cambio, aquellos que tienen factores orgánicos, genéticos y hormonales de por medio, como la esterilidad y la infertilidad, son más aceptados por su origen natural o científico.

Actúe a tiempo
- El hecho de hablar sobre sexo abiertamente, además de liberar esos ‘errores’, también es la salida para ‘exorcizar’ los complejos. Encontrar un especialista que le brinde ayuda y confianza puede ser la oportunidad para que los hombres expliquen de manera abierta sus inconvenientes. Esto con el fin de evaluar sus problemas y encontrar soluciones a tiempo.
Además de médico, urólogos y ginecólogos, hay terapeutas sexuales y sexólogos expertos en el tema.
- Las dificultades sexuales son comunes en los individuos. Existen múltiples causas y múltiples soluciones. Por eso se recomienda investigar e informarse al respecto.
- Tanto hombre como mujer deben ser tolerantes; si bien es cierto que existen motivos históricos y sociales para actuar de una manera definida, cada uno está en la capacidad de pensar como seres humanos y ‘ponerse en los zapatos del otro’.
- Este problema puede trascender en la pareja y en la familia y se debe actuar a tiempo para no repercutir en ellos. Además, estos pueden agravarse con el paso del tiempo.
- Hay que tener calma, entre más ansiedad y estrés, el hombre se puede bloquear y somatizar las dificultades. 

 

 

 

Comparte este artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet