Síguenos en:

Los beneficios de las píldoras anticonceptivas

Los beneficios de las píldoras anticonceptivas

Entre todos los métodos para evitar un embarazo, estas ofrecen una variada gama de opciones que se adaptan al organismo y las necesidades de cada mujer. Desde

Los beneficios de las píldoras anticonceptivas
Por: Melissa Serrato
06 de Febrero de 2009
Comparte este artículo

Entre todos los métodos para evitar un embarazo, estas ofrecen una variada gama de opciones que se adaptan al organismo y las necesidades de cada mujer.


Desde que surgieron las píldoras anticonceptivas en los años 60, se han desarrollado múltiples estudios con el fin de reducir los efectos secundarios negativos y obtener beneficios adicionales para las mujeres que las consumen.


Juan Carlos Vargas, ginecoobstetra y director científico de Profamilia, explica que si bien la función principal de las píldoras anticonceptivas es evitar el embarazo, estos medicamentos tienen una serie de beneficios contraceptivos. “Es decir, además de servir como anticonceptivos, ayudan en otros aspectos”.


Entre ellos se encuentran:
1. Control del ciclo menstrual. Esto significa que los periodos se vuelven predecibles y regulares. Por ejemplo, la mujer sabe que llega a tal píldora (si es un empaque de 28) o se termina la píldora número 21 y en un determinado número de días tendrá la menstruación.
2. Controlan la cantidad y la duración del sangrado. Aquellas mujeres con menstruaciones abundantes, cuando usan píldoras anticonceptivas tienen menstruaciones más escasas y más cortas.
3. Reducen los dolores relacionados con la regla. Los famosos cólicos menstruales disminuyen gracias a los efectos de la píldora.
4. Disminución de riesgos por cáncer de endometrio y ovario. “Se ha visto en las investigaciones que una mujer que use píldoras anticonceptivas por un año tendrá una reducción en el riesgo de presentar cáncer de endometrio y cáncer de ovario”, comenta Vargas.
5. Reducción de riesgos en infecciones pélvicas. El especialista asegura que las usuarias de píldoras anticonceptivas tienen menores probabilidades de presentar infecciones pélvicas como cervicitis, endometritis, endomiometritis y enfermedad pélvica inflamatoria.


Las investigaciones recientes, a propósito de estos medicamentos, han permitido que las nuevas fórmulas se adapten de mejor manera a las necesidades de cada mujer, aunque, por supuesto, poseen la misma efectividad.


“La píldora es una propuesta anticonceptiva hecha principalmente de dos derivados hormonales (uno de la progesterona y otro del estrógeno). Estos se modifican para que, de acuerdo con las características de cada paciente, éstas les permitan tener una mejor tolerancia al anticonceptivo, con menos efectos secundarios y mayor seguridad en el uso del método”, dice el director científico de Profamilia.


Los nuevos beneficios
Vargas añade que los derivados de la progesterona que son usados en los nuevos anticonceptivos, son los que marcan la diferencia para sus usuarias en cuanto a tres aspectos definitivos: piel, pelo y peso.


En términos prácticos, esto se traduce en que incrementan menos el apetito, con lo cual ayudan a controlar el peso corporal. Igualmente, evitan la caída del pelo y la piel grasosa.


Adicionalmente, se ha observado que una mujer que no planifica tiene unos niveles hormonales que son fluctuantes durante el ciclo. Es decir, al principio están bajos, cerca de la ovulación se incrementan los estrógenos y luego, justo en el momento de la ovulación, se reducen. Entonces, la progesterona se aumenta unos siete días después de la ovulación para descender a finales del ciclo. Todo esto implica que el estado de ánimo y el deseo sexual de muchas mujeres depende de esas curvas hormonales.


Por ello, algunas mujeres, que son altamente susceptibles, al planificar con píldoras anticonceptivas, éstas les brindan todos los días la misma cantidad de hormonas, con lo cual ya no tienen curvas hormonales. Lo cual puede eventualmente modificar su estado de ánimo o su deseo sexual (teniendo en cuenta que este último depende también de otra serie de estímulos y factores).


Vargas sostiene que “hay píldoras que ahora tratan de imitar esos cambios hormonales para parecerse a un ciclo ovárico normal y compensar esos cambios que les son muy molestos o con eventos adversos a las mujeres.
“Todas las investigaciones que han permitido producir esos beneficios adicionales son muy costosas y largas, pues no solo deben comprobar la eficacia anticonceptiva, sino reducir los riesgos que podrían tener esas nuevas propuestas”, dice Vargas.


Por eso, “actualmente es posible encontrar en el mercado cajas de píldoras anticonceptivas que van desde cincuenta mil pesos o más, hasta otras de dos mil quinientos pesos. Y aunque los más económicos tienen la misma efectividad anticonceptiva, del 98 por ciento, que los de un valor superior, la diferencia fundamental entre uno y otro es que los más accesibles llevan 25 años en el mercado y la investigación que hubo detrás para producirlos, ya se pagó una y mil veces, por eso, se pueden reducir los costos. En cambio, los productos de investigación reciente tienen que pagar con sus ventas los gastos de la investigación”.


Todo esto implica, que el uso de uno u otro método anticonceptivo debe ser evaluado y formulado por un especialista, pues el mejor depende de las características de cada mujer.


De hecho, Vargas comenta que la revista médica The Lancet, en agosto del año 96, hizo un suplemento donde revelaba un estudio sobre la seguridad de tomar píldoras anticonceptivas en el mundo. Allí aseguraba que uno de los países donde mayor riesgo existía por tomar píldoras anticonceptivas era Colombia. La razón era que las mujeres se autoformulan las píldoras, no van a una valoración previa de una serie de factores de riesgo que el especialista pone en una balanza y que trata de minimizarlos con una determinada propuesta anticonceptiva.


“Sin embargo, cotidianamente se cree que lo que le sirve a María, también le servirá a Paola. Esto se vuelve un teléfono roto, pero puede que haya alguna a la que no le funcione o tenga un efecto indeseable severo. Por eso, la recomendación principal es acudir al ginecoobstetra antes de optar por algún método”, concluye Vargas.

 

Otro método, ventajas y precios

En cuanto a los dispositivos intrauterinos, hay dos posibilidades:
* El inerte, que no contiene hormonas.
* El endoceptivo, que contiene hormonas.
El uso de cada uno depende de las necesidades de cada mujer.
“Este último está recomendado para una mujer a la que se necesite controlarle el sangrado porque presenta hemorragias uterinas. Igualmente, a una que tenga una alteración en el endometrio porque presenta sangrados anormales, incluso a una mujer que tenga miomas, porque se los puede disminuir o controlar”, afirma Juan Carlos Vargas, ginecoobstetra y director científico de Profamilia.
Sin embargo, la diferencia de precios entre el inerte y el endoceptivo puede ser de 20 veces más.

Comparte este artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet