Síguenos en:

Los padres son los principales guías en la educación sexual de sus hijos

Los padres son los principales guías en la educación sexual de sus hijos

En el tema de embarazo adolescente, la orientación empieza en casa.

Los padres son los principales guías en la educación sexual de sus hijos
Por: Edna Juliana Rojas H.
03 de Septiembre de 2009
Comparte este artículo

Por eso, la importancia de que ellos hablen abiertamente de estos temas, pues los jóvenes más informados tendrán una vivencia más sana en este campo.

 

Se encerró en el baño, como si fuera una niña con miedo al coco. Tomó el celular y llamó con urgencia a su siquiatra, sin importar que fueran las dos de la mañana. “Piensa en lo que hubieran hecho tus padres en este caso y haz todo lo contrario”, le aconsejó. María Alicia, intentando controlar el miedo, abrió la puerta y fue en busca de su hija. Tenía 14 años y estaba embarazada.


El novio, unos meses menor, suplicaba para que no llamaran a sus padres. Un mes le dio María Alicia para que fuera él quien diera la noticia.
A los 14 años, cuando no han comprado ni una camisa con dinero propio, aún piden permiso para salir después de las ocho de la noche, y el mayor problema que tienen por resolver es una ecuación en el ‘Álgebra de Baldor’, muchos adolescentes en Colombia ya han tenido que enfrentarse a controles prenatales, ecografías; comprar ropa de bebé, pañales, cuna, aprender a lactar, establecer rutinas de sueño, alimentación, formar conductas y hábitos en un niño. 


Entre el 17 y el 22 por ciento de los bebés que nacen al año en Latinoamérica son de padres adolescentes, dice Samuel Santoyo, ginecólogo y coordinador en México del Centro Latinoamericano Salud y Mujer, Celsam. Más allá de las cifras, el drama representa para los jóvenes y sus familias un cambio de vida, pues generalmente abandonan el colegio o la universidad para hacer parte de una fuerza laboral poco calificada y, por lo tanto, con ingresos inferiores. Paola y su hijo, de alguna manera, tuvieron suerte.  Hoy, con 24 años, ella está a punto de terminar una carrera profesional.


En el límite del plazo que María Alicia estableció para Enrique, el joven habló con sus padres, quienes, como en la mayoría de estos casos, asumieron los gatos y en general, la responsabilidad sobre el bebé. Aunque él reconoció a su hijo, enfrentó la situación mediado por el temor y el abandono.

 

El sexo empieza en casa
Desde los primeros años de vida, cuando el niño comienza a indagar sobre su sexualidad, los padres deben ofrecer conceptos basados en valores y amor propio, que les den herramientas para tomar decisiones cuando comiencen su vida sexual. Dice Samuel Santoyo que las respuestas deben ser dadas cuando los niños empiecen a preguntar y siempre con un lenguaje directo, llamando a los órganos o las situaciones implicadas, con su nombre y no a través de distractores como ‘abejas’, ‘flores’ o ‘polen’. “También hay que ser honestos y decir ‘no sé, pero mira, qué te parece si lo investigamos y mañana lo hablamos’”, aconseja el experto.


Sin embargo, los padres asumen ese papel con miedo. Primero, porque aún hay generaciones a quienes jamás les hablaron del tema en casa y tampoco se atrevieron a preguntar. “No somos expertos”, dicen o “hablamos de sexo, pero con los hijos del vecino, no con los nuestros que sí tienen valores”.  Dice el doctor Santoyo que los niños y jóvenes tienen hoy acceso a cantidades de información que los confunde o engaña y en el hogar es donde debe estar la confianza para encontrar certezas. “A veces queremos ser tan profundos en una información que quizás ellos no necesitan”, dice.


Los adolescentes sienten que sus padres viven en una doble moral, pues saben sobre el comienzo de su vida sexual, pero actúan como si no sucediera. De acuerdo con un estudio realizado por Celsam en el 2008 en cinco países de América Latina, cuando se les preguntó a los adolescentes con qué persona quisieran hablar sobre sexualidad, el primer lugar lo ocuparon los padres. “Los adolescentes quieren hablar con nosotros – dice Santoyo-,  pero ponemos una barrera; en muchas familias está vetado, pues el primer obstáculo son los padres. En segundo lugar ponen a los maestros, porque forman parte en la transmisión de la información; en el tercer lugar están los médicos”.

 

¿Hablarles los incita a la promiscuidad?
Existe una creencia entre los padres, en la que se piensa que al hablarles a los jóvenes sobre sexo u ofrecerles anticonceptivos, se les incita a comenzar tempranamente su vida sexual o a ser promiscuos. Los expertos, al unísono confirman, basados en estudios médicos, que los jóvenes mejor informados son aquellos que comienzan más tardíamente sus experiencias.


Gabriel Montoya, siquiatra, sexólogo y docente de la Universidad de Antioquia, asegura que  “usualmente, los jóvenes bien informados tienen una vivencia más sana y responsable de lo que hacen. Esto no significa necesariamente que tengan más actividad coital, lo que quiere decir es que tienen más criterios para decidir cuándo, en dónde y con quién tendrán el inicio de su exploración sexual. Los padres que escuchan a sus hijos logran trasmitir más fácilmente los valores de una sexualidad placentera y responsable”.


El doctor Santoyo asegura que el 80 por ciento de los jóvenes obtienen información sobre métodos anticonceptivos a través de los dependientes de las farmacias. Cuando se les pregunta la razón, aseguran que no se sienten juzgados y tienen la confianza del anonimato.
Las necesidades de los hijos debe ser leídas por los padres, para saber en qué momento y de qué forma abordarlos. “Deben estar abiertos a escuchar, a tener un diálogo tranquilo, pues si no les proporcionan información, lo harán sus pares (igual o más desinformados) o los medios de comunicación”, dice Martha Lucía Rubio, de UNICEF.  El consejo de los expertos es: infórmense, pregunten, averigüen, prepárense, pues más vale responder en casa, que impulsarlos a encontrar respuestas externas y que un día digan “papás, van a ser abuelos”.


Sexo, desde la niñez

Gabriel Montoya, siquiatra, sexólogo y docente de la Universidad de Antioquia aconseja a  los padres:
✤ La edad propicia para hablar sobre sexualidad la dan sus preguntas. Ellos marcan la pauta.
✤ Aunque los padres se alarmen con las primeras preguntas, en realidad resultan muy sencillas y deben ser respondidas con espontaneidad y honestidad. No hay necesidad de entrar en detalles innecesarios.
✤ Escuche atentamente sus preguntas y fíjese en los términos que ellos emplean.
✤ Algunos jóvenes tienen prácticas sexuales desde los 9 o 10 años y la actitud de los padres debe ajustarse a esta realidad, lo que significa en primera instancia no negarlo.  Lo ideal es abordar los temas tempranamente y no esperar complicaciones.
✤ Las posibilidades de información en la red y los medios es muy amplia y muy difícil evaluar y controlar su calidad. Por eso los padres deben informarse, si es necesario, con médicos, para abordar el tema con sus hijos.
✤ La promiscuidad no es el reflejo de la información. Por el contrario, es muestra de las distorsiones en la educación sexual. Un joven informado se protege y cuida a sus parejas.
✤ Las barreras de comunicación entre padres e hijos se rompen cuando se no escucha. Hablarlo no significa que tendrán más actividad coital, sino mayores criterios cuando decidan tenerla.


A qué se exponen
✤  Hipertensión gestacional, que es más frecuente mientras más temprano se dé el embarazo. La pelvis no se ha terminado de formar, como algunos órganos y sistemas y problemas metabólicos. Los bebés tienen el riesgo de presentar infecciones pulmonares, pues generalmente nacen prematuros y estos órganos no completan su desarrollo. Asi mísmo, trastorno de retinopatía, originado por la prematuridad que puede llevarlos a la ceguera.  Generalmente los bebés nacen con bajo peso, pues las mamás no tienen hábitos nutricionales adecuados. Tampoco tienen la conciencia de un  apropiado control prenatal. La adolescente, con todos sus temores, consulta tardíamente; no tiene consumo de calcio, hierro, oligoelementos. Se ha fajado, no ha comido lo adecuado, no ha recibido soporte adicional, y sigue rutinas normales como  relaciones sexuales inestables, fumar y tomar.

 

Comparte este artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet