Síguenos en:

Los trastornos sexuales femeninos existen

Los trastornos sexuales femeninos existen

El 43 por ciento de las mujeres entre 18 y 59 años tiene algún problema de disfunción sexual. Sin embargo, solo un pequeño porcentaje sabe que posee un tras

Los trastornos sexuales femeninos existen
Por: ABCdelbebe.com
09 de Mayo de 2007
Comparte este artículo

El 43 por ciento de las mujeres entre 18 y 59 años tiene algún problema de disfunción sexual. Sin embargo, solo un pequeño porcentaje sabe que posee un trastorno, muy pocas consultan un especialista y muchas menos inician un tratamiento para solucionar el problema. Responda 19 preguntas del cuestionario e identifique si está sufriendo alguno.

Estas cifras las reflejan un estudio de la Encuesta Nacional de Salud y Vida Social (NHSLS, por sus siglas en inglés) realizado por Edward Laumann, en Estados Unidos en 1999. Igualmente, la experta en salud y sexualidad femenina Lorraine Dennerstein encontró en otro estudio, en el 2000, que el 20 por ciento de las mujeres tiene dificultades en la lubricación, otro 20 por ciento dice no tener placer con el sexo y más del 40 por ciento no siente deseo a la hora del acto sexual.

Este tipo de disfunciones son las alteraciones de la función sexual y falla en el funcionamiento de la sexualidad que se pueden deber a varias afecciones, tanto de tipo sicológico y emocional, como orgánico. Las mujeres con este problema generalmente sufren angustia y estrés, lo que genera una mala relación con su pareja, que puede llevar a otro tipo de perturbaciones como, por ejemplo, baja autoestima.

Mente y cuerpo

“Los seres humanos somos algo integral. Si hay un trastorno siquiátrico o sicológico, se puede alterar la parte física y, en este caso, desencadenar un desorden sexual. Sin embargo, también se requiere un buen funcionamiento de todos los órganos del cuerpo, incluyendo la parte vascular, neurológica y hormonal”, afirma la uróloga Sandra Patricia García.

Según la terapeuta sexual Martha Mejía, “el órgano sexual más importante es el cerebro y de él depende que se desencadene el proceso de excitación y placer. Cuando hay algún estímulo erótico, el sistema nervioso central recibe esa sensación e inmediatamente envía, a través de la médula espinal, una información a los genitales para que estén dispuestos. Si hay una disfunción, esto no ocurre porque los receptores del cerebro se alteran, se produce un bloqueo y se evita la oxigenación de la sangre, no hay segregación de sustancias y, por ende, no se produce lubricación en la parte vaginal. Adicionalmente, las venas, arterias y músculos se alteran y no permiten que la vagina se relaje”.

Muchas veces, los trastornos están asociados a eventos que ocurrieron durante la infancia o la adolescencia. A eso también se le puede sumar que el tema sexual siempre fue censurado y visto como algo pecaminoso, malo o dañino. También interfieren las malas experiencias del pasado, como por ejemplo, algún inconveniente en la primera relación sexual.

Para identificar y tratar adecuadamente este tipo de problemas, la clave es hacer una terapia multidisciplinaria con la ayuda de ginecólogos, urólogos, siquiatras y sicólogos.

Tipos de disfunciones

Los desórdenes sexuales femeninos han sido agrupados por la Asociación Siquiátrica Americana (APA) en cuatro:

Trastornos del deseo: está relacionado con la falta o ausencia de libido. Generalmente se le llama deseo hipoactivo y consiste en una deficiencia recurrente o persistente de pensamientos o fantasías eróticas, produciendo poco interés por la estimulación sexual. Es el más frecuente y puede ser causado por el consumo de fármacos, factores emocionales como la depresión, la menopausia e incluso ortodoxia religiosa. En algunos casos, también se debe a antecedentes de abuso sexual.  Trastornos de la excitación: “es la dificultad o la ausencia de tener la percepción de estar excitada o presentar cambios físicos, como la lubricación, la sensación de pulsaciones en los genitales y erizamiento de los pezones”, explica García. También puede ocurrir que la mujer sí está estimulada, pero no tiene una respuesta física y no hay alargamiento, dilatación y lubricación de la vagina. Aunque puede ser causada por factores sicológicos, su origen está relacionado con problemas de la irrigación sanguínea en los genitales.  Falla orgásmica: se trata de la dificultad o la deficiencia para lograr un orgasmo. “El bloqueo se presenta cuando la mujer no llega por culpa de distracciones o ansiedad. Esto no quiere decir que no tenga lubricación y no esté disfrutando del sexo, sino que simplemente no aparece esa ‘explosión’ que culminaría el acto”, comenta la terapeuta sexual.Las mujeres con este trastorno pueden tener varias clases de anorgasmia: la primaria, que nunca han obtenido un orgasmo; la secundaria, aquellas que han tenido orgasmos con normalidad, pero los dejan de experimentar; absoluta, cuando no son capaces de alcanzarlo con facilidad; relativa, son las que llegan a la máxima excitación de una sola forma determinada (por ejemplo, solo con el coito); y la condicionada, que significa que solo obtienen el orgasmo en determinadas posiciones o circunstancias específicas.  Dolor sexual: se divide en dispareunia y vaginismo. La primera es el temor a la penetración o el dolor genital que ocurre durante o después del coito. Esto provoca que involuntariamente se contraigan los músculos vaginales y se impida la relación. Se debe, principalmente, a infecciones vaginales, al adelgazamiento de recubrimiento vaginal en la menopausia o a un problema emocional. La segunda ocurre cuando hay una contracción involuntaria de los dos tercios inferiores de la vagina y se impide la penetración. Puede provocar ansiedad, problemas de pareja y hasta evasión sexual.

Busque terapia

“Todas las disfunciones tienen solución y se pueden erradicar. Lo importante es que las mujeres sepan que sufren un trastorno y acudan a un especialista”, aclara Mejía.La idea es realizar un tratamiento integral, desde el punto de vista sicológico y físico. Eso sí, antes que nada, es fundamental realizar un cuestionario para determinar el tipo y la gravedad de la disfunción.

Inicialmente se dialoga con la mujer para detectar la causa del trauma y eliminarlo. Las terapias pueden durar entre tres meses y dos años, dependiendo de la dificultad. Es clave que las pacientes acudan con su pareja, porque es lógico que esto afecte a ambos. Si es un tratamiento en el aspecto físico, primero se analiza un perfil hormonal para saber si hay algún inconveniente con la testosterona, los andrógenos o los estrógenos, entre otras.

También se puede hacer una biotesiometría para medir cómo está la sensibilidad genital. De acuerdo con estos exámenes se enfoca el tratamiento.

En algunos casos se utilizan medicamentos vasodilatadores para mejorar la oxigenación en la sangre y posibilitar la irrigación de la zona genital, permitiendo la lubricación y la relajación vaginal.Test de función sexual

El cuestionario para determinar el Índice de Función Sexual Femenina (FSFI) fue realizado por Rosen en 2000, para evaluar los trastornos sexuales de las mujeres. Tenga en cuenta las últimas cuatro semanas para responder. Sume las respuestas.

Deseo

1. ¿Cuán a menudo usted sintió deseo sexual?

Siempre (5 ptos) La mayoría de las veces (4) A veces (3) Pocas veces (2) Casi nunca o nunca (1)

2. ¿Cómo clasifica su nivel de interés sexual?

Muy alto (5) Alto (4) Moderado (3) Bajo (2) Muy bajo o nada (1)

Excitación

3.¿Con qué frecuencia se excita durante la actividad sexual?

Siempre (5) La mayoría de las veces (4) A veces (3) Pocas veces (2) Casi nunca o nunca (1)

4. ¿Cómo clasifica su nivel de excitación?

Muy alto (5) Alto (4) Moderado (3) Bajo (2) Muy bajo o nada (1)

5 ¿Cuánta confianza tiene usted de excitarse?

Muy alta confianza (5) Alta confianza (4) Moderada confianza (3) Baja confianza (2) Muy baja o nada de confianza (1)

6. ¿Con qué frecuencia se sintió satisfecha con su excitación?

Siempre (5) La mayoría de las veces (4) A veces (3) Pocas veces (2) Casi nunca o nunca (1)

Lubricación

7. ¿Con qué frecuencia sintió lubricación durante la actividad sexual?

Siempre (5) La mayoría de las veces (4) A veces (3) Pocas veces (2) Casi nunca o nunca (1)

8. ¿Le es difícil lubricarse durante la actividad sexual?

Extremadamente difícil o imposible (1) Muy difícil (2) Difícil (3) Poco difícil (4) Sin dificultad (5)

9. ¿Con qué frecuencia se mantiene lubricada hasta finalizar la actividad sexual?

Siempre (5) La mayoría de las veces (4) A veces (3) Pocas veces (2) Casi nunca o nunca (1)

10. ¿Le es difícil mantener su lubricación hasta finalizar la actividad sexual?

Extremadamente difícil o imposible (1) Muy difícil (2) Difícil (3) Poco difícil (4) Sin dificultad (5)

Orgasmo

11. ¿Con qué frecuencia alcanza el orgasmo o clímax?

Siempre (5) La mayoría de las veces (4) A veces (3) Pocas veces (2) Casi nunca o nunca (1)

12. ¿Le es difícil alcanzar el orgasmo o clímax?

Extremadamente difícil o imposible (1) Muy difícil (2) Difícil (3) Poco difícil (4) Sin dificultad (5)

13. ¿Cuán satisfecha está con su capacidad para alcanzar el orgasmo?

Muy satisfecha (5) Moderadamente satisfecha (4) Ni satisfecha ni insatisfecha (3) Moderadamente insatisfecha (2) Muy insatisfecha (1)

Satisfacción

14. ¿Cuán satisfecha está con la cercanía emocional durante la actividad sexual con su pareja?

Muy satisfecha (5) Moderadamente satisfecha (4) Ni satisfecha ni insatisfecha (3) Moderadamente insatisfecha (2) Muy insatisfecha (1)

15. ¿Cuán satisfecha está en la relación sexual con su pareja?

Muy satisfecha (5) Moderadamente satisfecha (4) Ni satisfecha ni insatisfecha (3) Moderadamente insatisfecha (2) Muy insatisfecha (1)

16. ¿Cuán satisfecha está con su vida sexual en general?

Muy satisfecha (5) Moderadamente satisfecha (4) Ni satisfecha ni insatisfecha (3) Moderadamente insatisfecha (2) Muy insatisfecha (1)

Dolor

17. ¿Cuán a menudo siente malestar durante el coito?

Siempre (5) La mayoría de las veces (4) A veces (3) Pocas veces (2) Casi nunca o nunca (1)

18. ¿Cuán a menudo siente dolor después del coito?

Siempre (5) La mayoría de las veces (4) A veces (3) Pocas veces (2) Casi nunca o nunca (1)

19. ¿Cómo clasifica su intensidad de dolor durante o después del coito?

Muy alto (5) Alto (4) Moderado (3) Bajo (2) Muy bajo o nada (1) Sistema de calificación: se obtiene el resultado sumando los puntos de cada uno de los seis componentes, multiplicando por el factor correspondiente. La escala total se obtiene sumando los puntajes alcanzados en los seis componentes. Si hay un resultado por debajo de 19,2 se podría pensar la existencia de una disfunción sexual.

ComponentePreguntasPuntajeFactorMínimoMáximoDeseo1 - 21 - 50,6 1,26 Excitación3 - 6 0 - 5 0,3 06 Lubricación7 - 100 - 5 0,306 Orgasmo 11 - 130 - 50,40 6 Satisfacción14 - 160 - 50,40,86Dolor17 - 190 - 50,406   Rango Total236Por Juan David Cárdenas P.Redactor ABC del bebé.

Comparte este artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet