Síguenos en:

Qué esperar de la primera vez

Qué esperar de la primera vez

¿Habrá dolor o sangrado por la ruptura del himen? ¿Alcanzaremos el orgasmo? ¿Hay posibilidades de embarazo? ¿Qué pasa si el hombre no alcanza una erecció

Qué esperar de la primera vez
Por:
22 de Septiembre de 2006
Comparte este artículo

¿Habrá dolor o sangrado por la ruptura del himen? ¿Alcanzaremos el orgasmo? ¿Hay posibilidades de embarazo? ¿Qué pasa si el hombre no alcanza una erección?

En estas preguntas se resumen las dudas más frecuentes sobre la primera relación sexual, asegura Anabella Eraso, médica efebóloga (especialista en adolescentes) y educadora sexual. Para ella, estos temores, que desmejoran la calidad de la primera vez, son resultado del desconocimiento y una inapropiada formación en educación sexual.

Eraso, asesora de Schering Colombiana, explica cómo esa inseguridad sumada a la ansiedad, al temor y a los falsos rumores sociales se manifiesta físicamente en una respuesta insuficiente en el proceso de preparación de los genitales. “Esto produce una falta de lubricación vaginal o una pobre dilatación de los músculos vaginales, y la penetración puede llegar a ser dolorosa tanto para el hombre como para la mujer”, dice.

Cuando le preguntan sobre el sangrado, suele decir que lo “normal” en la mayoría de las mujeres es que no se produzca, y en cuanto a las posibilidades de un embarazo, es enfática al afirmar que son las mismas que en cualquier otra relación sexual con contacto genital. Incluso, indica: “Si esta se efectúa durante el período fértil o de ovulación del ciclo menstrual, puede haber incluso embarazo con una penetración sin eyaculación intravaginal, ya que las secreciones preeyaculatorias en el hombre contienen espermatozoides”.

¿Podré llegar?

Según los resultados de un estudio realizado por el Instituto Athena de Investigación para el Bienestar de las Mujeres en Estados Unidos, en el primer coito un 1 por ciento de las mujeres alcanza el orgasmo, frente a un 98 por ciento de los hombres.

Para la especialista, la posibilidad de la mujer de llegar al orgasmo “depende del estado emocional, la confianza, la comunicación, el entendimiento con la pareja y el propio conocimiento corporal”. Si cumple con estos ‘requisitos’, podrá sentirse lo suficientemente relajada para poder “dirigir” el disfrute de su placer sexual y saber en qué momento de la respuesta sexual se encuentra para obtener el orgasmo.

Las cifras dadas por el Instituto se explicarían conociendo que “estas habilidades se logran con la práctica y no se tienen siempre en la primera relación sexual”, dice.

Primera vez con factores secundarios

Un estudio realizado por Andrew P. Smiler, psicólogo canadiense, titulado ‘Placer, fortalecimiento y amor, factores asociados con un primer coito positivo’, asegura que “típicamente estas relaciones son calificadas como negativas, pero acorde con su estudio existen tres factores positivos claros que se presentan en la primera vez: como positivismo emocional, empoderamiento y sentimientos de amor”. Para que la primera vez sea positiva, dice Smiler, debe haber espontaneidad, comunicación abierta sobre la sexualidad y reconocimiento y aceptación corporal.

Cuando una relación es calificada de negativa, dice Eraso, esto se debe primordialmente al desconocimiento. “Físicamente pueden presentarse infecciones de transmisión sexual, un embarazo no planeado, trauma genital, incapacidad de lograr la erección o eyaculación precoz. En el plano emocional, están los sentimientos de culpa por lo vivido y la insatisfacción o el rechazo a la experiencia”.

Nathalia Salamanca S.

Para ABC del bebé

Comparte este artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet