Síguenos en:

Reconocer y atacar la disfunción

Reconocer y atacar la disfunción

Los problemas sexuales masculinos se agrupan en: trastorno de la libido, de la erección, de la eyaculación y falla orgásmica. Cada uno de ellos tiene tratami

Reconocer y atacar la disfunción
Por:
18 de Octubre de 2006
Comparte este artículo

Los problemas sexuales masculinos se agrupan en: trastorno de la libido, de la erección, de la eyaculación y falla orgásmica. Cada uno de ellos tiene tratamientos diferentes, pero lo que tienen en común es la obligatoriedad de la asesoría médica.

Las cifras muestran cómo hasta el 40% de los hombres mayores de 40 años sufren de algún grado de disfunción eréctil, pero sólo uno de cada diez acude al médico. Acorde con urólogos colombianos, en el país asisten a consulta tanto adultos de 60 años que quieren seguir teniendo relaciones sexuales hasta muchachos de 20 que no han logrado una erección con la novia.

“Un hombre con disfunción eréctil es un coronario en potencia”, asevera el doctor Alejandro Fernández, urólogo de la Universidad Nacional, por lo que la imposibilidad de obtener una erección no debe mirarse simplemente como un “no se levantó”, sino como una señal, tal vez, de una complicación mayor.

Causas orgánicas o situacionales

Fernández, con 10 años de experiencia en salud sexual y reproductiva, asegura que las causas bien pueden ser orgánicas o situacionales (las mal llamadas psicológicas).

Las primeras incluyen problemas sensoriales, cerebrales, vasculares y en la médula espinal. Todos ellos obstruyen la llegada del estímulo ya sea al cerebro, la médula y, eventualmente, al pene. Los hombres con sobrepeso, hipertensión o que fuman en exceso son los más afectados.

Además, “todos los tranquilizantes, antihipertensivos y ciertas drogas para la gastritis causan disfunción eréctil como una reacción adversa”, dice.

Las situacionales suelen ser preocupación por dinero o malestar en la pareja. “La causa más frecuente es el desempleo. No está estadísticamente comprobado, pero por mi experiencia puedo decir que cuando ha habido picos de desempleo en el país, ha habido picos de disfunción eréctil”.

En los jóvenes, las causas suelen ser situacionales, aunque en algunos casos se han descubierto condiciones tempranas, como diabetes y enfermedades de la médula espinal. “La primera manifestación de una enfermedad tan grave como lo es la aterioesclerosis sistémica es la disfunción eréctil”, explica Fernández.

Cuando también hay eyaculación precoz

La disfunción usualmente viene acompañada por eyaculación precoz. Lo normal es que después de penetrar, la eyaculación se produzca de 3 a 7 minutos. Cuando ocurre antes, es anormal.

“En esos casos se recomiendan los juegos sexuales, invertir más tiempo en el ‘antes de’ la penetración”, explica el doctor y añade que también existen medicamentos que retardan la eyaculación.

Lo importante, según Fernández, no es sólo recetarle medicamentos al paciente, sino también darle apoyo psicológico e involucrar a la pareja en el proceso.

El antes y el después del viagra

Cuando apareció el viagra hace siete años, y tuvo tal éxito que Pfizer pasó de ser el cuarto laboratorio en ventas a ser el primero, el mundo médico le dio la importancia que no se le había dado al tema de las disfunciones sexuales masculinas.

“Antes del viagra se decía, como para todo lo que no hay tratamiento, que el problema era mental. Pero con su llegada se reconocieron los problemas orgánicos”, cuenta Fernández.

Nathalia SalamancaPara ABC del bebé

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet