Síguenos en:

Bebés 'made in’ laboratorio

Bebés 'made in’ laboratorio

Cuando las parejas tienen problemas para gestar un bebé, los métodos de fertilización asistida son una valiosa opción. Aquí, lo que usted necesita saber si

Bebés 'made in’ laboratorio
Por:
04 de Mayo de 2007
Comparte este artículo

Cuando las parejas tienen problemas para gestar un bebé, los métodos de fertilización asistida son una valiosa opción. Aquí, lo que usted necesita saber si aún no ha podido ser papá.

Aunque parezca sorprendente, la especie humana no tiene una alta capacidad reproductiva. Un ejemplo: si durante los días fértiles de un mes 100 parejas tienen relaciones sexuales sin protección, solo 12 o 15 llegarán a quedar en embarazo.

Para que una nueva vida venga al mundo deben conjugarse varios factores como que las trompas de Falopio de la mujer estén en buen estado, al igual que su ciclo de ovulación y la calidad de sus células reproductivas. En esto influye la edad, debido a que después de los 35 años, la cantidad y calidad de óvulos disminuye. Además, los espermatozoides deben conformar un escuadrón de buen número y movilidad.

Si la pareja tiene relaciones sexuales y el espermatozoide y el óvulo se unen, deben existir las condiciones para que estos dos congenien y se empieza a formar el embrión. Que uno esté dentro del otro tampoco garantiza un embarazo. Pero si logran fertilizarse, todavía falta que se adhiera adecuadamente en el útero para que comience la nueva vida. Por eso, cada ser humano es todo un milagro, ya que se necesitan las mejores condiciones para su existencia.

Sabiendo esto, no se angustie si lleva tres o cuatro meses y ni asomo de un bebé. Las preguntas deben comenzar después de un año de búsqueda sin éxito.

En busca de respuestas

Aunque inicialmente ginecólogo y urólogo realizarán chequeos pertinentes, esas consultas, en ocasiones, se convierten en un ciclo de visitas, pruebas, resultados y ninguna respuesta. Solo en algunos casos son remitidos acertadamente a los especialistas en reproducción.

El ginecólogo de la Unidad de Fertilidad de la Clínica de la Mujer Germán Arango, recomienda acudir a la consulta con un experto en el área, porque con los resultados de los exámenes, en ese mismo lugar se cuenta con la tecnología y la preparación para resolver el problema.

Jaime y Rubiela, por ejemplo, llegaron al consultorio de este especialista después de 4 años de no quedar en embarazo. Las pruebas determinaron un taponamiento en las trompas de Falopio, que solo les dejo la opción de ser padres a través de un proceso de fertilización asistida.

Procedimientos

El ginecólogo especialista en fertilidad de Conceptum, Unidad de Fertilidad del Country, Alejandro Montoya, explica que en muchas ocasiones las parejas en su afán por tener un bebé cometen errores.

“Como realizar el método del ritmo al revés, debido a que las relaciones sexuales se vuelven mecánicas y solo las tienen durante los días fértiles. No todas las mujeres ovulan el día 14, además, si el hombre solo eyacula durante estos días, su semen se vuelve grumoso y de mala calidad. La clave es tener relaciones cada tres días, así, siempre habrá semen vivo en las trompas”, explica Montoya.

Del 10 por ciento de las parejas que presenta problemas de infertilidad, solo el 1 por ciento requiere tratamientos de fertilización asistida; la mayoría logra un embarazo siguiendo las indicaciones adecuadas.

Arango señala que, de acuerdo con las características de la pareja, se realizan tratamientos que se dividen en baja o alta complejidad.

El primer paso es que la pareja tenga relaciones sexuales dirigidas. Para esto, se aplican medicamentos que estimulan el crecimiento de los folículos (bolsas que recubren los óvulos) y cuando se determina que tienen el tamaño adecuado, comienza la ‘semana de pasión’.

Inseminación intrauterina

Pero si los espermatozoides tienen fallas leves, la mujer sufre de endometriosis sin compromiso de las trompas, entre otras razones, se sugiere realizar una inseminación artificial.

El hombre y la mujer emplean medicamentos (inyectados y orales) para mejorar la calidad de sus células reproductivas. Con una ecografía se determinan los días de ovulación, se toma la muestra de semen, que luego es llevado al laboratorio para mejorarlo; después, a través de un catéter (de tamaño muy pequeño) se transfieren al útero de la mujer, para que los espermatozoides se encuentren con el óvulo. El procedimiento se repite al día siguiente. A los 12 o 13 días se realiza la prueba de embarazo en sangre.

Fertilización in vitro

Se considera un tratamiento de alta complejidad y es indicado cuando las trompas, óvulos o espermatozoides no tienen las condiciones adecuadas o la mujer supera los 40 años.

El ginecólogo Germán Arango explica que previamente a la menstruación se usan medicamentos para que no se rompan los folículos antes de que los expertos extraigan los óvulos. Cuando la mujer tiene la menstruación se hace una ecografía. Si los folículos están de buen tamaño, se aplica un medicamento y 36 horas después se aspiran con una aguja pequeña. Las células obtenidas pasan al laboratorio. Este procedimiento se hace bajo sedación.

Garantía de éxito

13 días después de someterse a un in vitro Rubiela y Jaime acudieron al centro de fertilidad para realizarse la prueba de embarazo.

Las tres horas entre la toma y los resultados fueron las horas de mayor angustia en sus vidas. Mientras tanto, la pareja aprovechó para realizar las compras de Navidad. Cuando llegaron al área de juguetería del almacén sonó el celular de Rubiela. Su médico le dijo: –“Vas a tener que seguirte aplicando la hormona que te ha generado algunas molestias, porque estás embarazada”.

Los abrazos y los gritos se tomaron la juguetería; solo faltó el aplauso de los demás compradores para que el momento se transformara en la escena perfecta de una película romántica.

El 80 por ciento de las parejas, como Jaime y Rubiela, que se someten a tratamientos de fertilidad logran un embarazo. Del 20 por ciento restante se puede hablar de esterilidad, es decir, la incapacidad para procrear.

Aunque en ocasiones se necesita solo de un intento para tener éxito es posible que se realicen dos o tres más. Después de este número, no vale la pena insistir.

¿Serán dos, tres o cuatro?

A la mayoría de las mujeres se les implantan tres embriones que se han formado en el laboratorio, en el caso de los tratamientos de alta complejidad. Aunque existe el riesgo de tener un embarazo múltiple, estas posibilidades han disminuido con el mejoramiento de la tecnología. Estos tratamientos no están hechos para que los padres escojan gemelos o trillizos.

“Un determinante de calidad de los centros de fertilidad es que no tengan muchos embarazos múltiples en sus estadísticas. Cuando se oye de cuatrillizos y quintillizos es porque han aplicado demasiado medicamento para estimular la ovulación y no le hicieron el seguimiento adecuado a la mujer”, explica el ginecólogo Alejandro Montoya.

En Latinoamérica el número máximo de embriones que se transfiere a una mujer es de tres; en Europa por ejemplo, es de uno, porque si falla el procedimiento existe la posibilidad de realizarlo nuevamente, ya que el Estado lo financia, como estrategia para combatir el envejecimiento de la población.

En nuestro país, este procedimiento no está cobijado por el sistema de salud y los costos deben ser cubiertos por la pareja.

La inseminación intra uterina cuesta cerca de un millón 200 mil pesos. Esto cubre los medicamentos que se emplean, el procedimiento y la asesoría médica. Cada nuevo intento tiene el mismo valor.

Mientras la fertilización in vitro es más costosa, debido a su complejidad y requiere más medicamentos para estimular la ovulación. Su valor puede llegar a los 14 millones de pesos.

Los centros de fertilización asistida cuentan con programas de financiamiento, de acuerdo con la capacidad de pago de las parejas.

“Cuando uno quiere ser papá, el dinero no se convierte en obstáculo. Hoy nosotros tenemos en casa a la pequeña María Fernanda, una experiencia que no puede compararse con nada, porque no se puede explicar qué se siente ser papá”, puntualizan Rubiela y Jaime.

Donación de vida

Cuando las mujeres superan los 40 años, sus óvulos no tienen buena calidad. Por eso en ocasiones se hace necesario recibir donación de alguien más joven. Algunos centros cuentan con bases de datos de personas, a quienes se les han realizado exámenes previos para comprobar su estado de salud y descartar enfermedades genéticas. Los especialistas escogen un fenotipo (aspecto físico) similar a la pareja.

Los óvulos son extraídos (después de estimular el ovario con medicamentos) y en algunos centros se mantienen bajo congelación, a través de una técnica conocida como vitrificación. Cuando la pareja los requiere, se descongelan y comienza el proceso de fertilización.

En otras unidades no se congelan y debe buscarse a la donante. En pocos casos es necesario hacer lo mismo con esperma, debido a que su calidad se puede mejorar en el laboratorio y el hombre los está produciendo constantemente, lo que no pasa con los óvulos

Exceso de estimulación

Fernando Gómez, especialista en reproducción de la Unidad de Fertilidad de la Clínica de Marly asegura que uno de los riesgos del proceso es generar hiperestimulación ovárica, como consecuencia de la aplicación de medicamentos.

“Este problema puede ser leve, moderado o severo. Cuando es severo hay desequilibrio hídrico del cuerpo y puede correr riesgo la vida de la paciente, debido a que el folículo ovárico crece de una manera exagerada y requiere de un manejo de urgencia médica y hay que hospitalizar, con hidratación adecuada. No es frecuente que se presente, pero es una consecuencia que se debe tener en cuenta; por eso deben hacerse controles seguidos durante la inducción de ovulación”, señala el experto.

En Cecolfes (Centro Colombiano de Fertilidad) están desarrollando un proceso que busca regresar a las bases del primer in vitro que se realizó en la historia, y es evitar la estimulación ovárica. “La idea es que dentro del ciclo normal de la paciente, se recuperen los óvulos que se están reclutando en ese mes y que seguramente va a ovular uno nada mas. Aplicamos el tratamiento de hormonas en el laboratorio, para madurarlos allí y no en la paciente”, explica Sandra Mojica, bióloga de este centro.

Se aplica actualmente en mujeres con ovario poliquístico. Aún no se realiza con frecuencia, porque no cuenta con altas tasas de embarazo.

Juliana RojasRedactora ABC DEL BEBÉ.

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet