Síguenos en:

Conozca cuáles son los factores que influyen para que disminuya la reserva ovárica de una mujer

Conozca cuáles son los factores que influyen para que disminuya la reserva ovárica de una mujer

La edad, los elementos ambientales como el cigarrillo, las bebidas alcohólicas, los pesticidas, la radiación y ciertas infecciones contribuyen para que se pr

Conozca cuáles son los factores que influyen para que disminuya la reserva ovárica de una mujer
Por:
20 de Agosto de 2009
Comparte este artículo

La edad, los elementos ambientales como el cigarrillo, las bebidas alcohólicas, los pesticidas, la radiación y ciertas infecciones contribuyen para que se presente este problema.

Los óvulos se agotan. Aunque su muerte progresiva está programada genéticamente –comienza desde la vida fetal–, existen factores ambientales que contribuyen a que su número disminuya, a la par con las posibilidades de concebir.

En este proceso de muerte programada, llamada apoptosis, se involucran 23 genes, pero en cada mujer hay unos apagados y otros prendidos. “En algunas se acaba la producción de óvulos a edad temprana y son las que hacen falla ovárica prematura”, explica Jorge Ramírez, presidente de la Fundación Colombiana de Parejas Infértiles.

Un bebé nace con uno a dos millones de óvulos. “La mujer está programada para tener entre 30 y 40 años de vida reproductiva, tomando como edad mínima de inicio la primera menstruación y como fecha límite el comienzo de la menopausia, que se sitúa cerca de los 45 años”, afirma el ginecólogo Fidel Cano, director del Instituto Antioqueño de Reproducción, In ser.

Durante este lapso, dice el especialista, la mujer tiene alrededor de 400.000 óvulos para invertir en cerca de 480 ovulaciones.

“Una vez se inicia el desarrollo sexual femenino, entran mensualmente de 10 a 15 óvulos en cada periodo menstrual, de los cuales solo uno madura y sale a la trompa de Falopio para ser fertilizado. Durante este proceso, los óvulos son sometidos a una selección programada  y sobreviven los de mejor calidad. El resto se va perdiendo a medida que pasa la edad fértil de la mujer”, afirman la genetista Clara Inés Esteban y el ginecoobstetra Harold Moreno, quienes actualmente cursan un doctorado en genética reproductiva en la Universidad Estatal de Mississippi, Estados Unidos.

El primer factor que influye en la pérdida de óvulos es la edad. Sin embargo, ciertos aspectos del ambiente también contribuyen a esta, haciendo inestables los genes de los oocitos. Ese aspecto  lo están investigando los doctores Esteban y Moreno con pruebas específicas en laboratorio (exponen a los óvulos a una especie de estrés oxidativo con sustancias del ambiente). Dicha inestabilidad hace que los óvulos se vayan atrofiando con el paso de los años o sean portadores de anormalidades cromosómicas, como el síndrome de Down. Si una mujer decide concebir a los 40, tiene un alto riesgo de que su hijo presente alguna alteración genética.

“El reloj biológico del ovario detecta que estos óvulos ya no son buenos, pues han acumulado a través del tiempo daños incorregibles”, explican los especialistas.

El consumo del cigarrillo, dice Cano, tiene un efecto negativo en el proceso ovulatorio y contribuye a la disminución de la cantidad de óvulos. De igual forma, patologías como el ovario poliquístico, la endometriosis y las infecciones pélvicas.

Los tratamientos de radioterapia y quimioterapia contra el cáncer también afectan los ovarios, incluso –agrega este experto– pueden provocar una menopausia temprana. En el caso de las niñas y jóvenes, estas terapias acaban con los óvulos que están guardados en el ovario para el momento en que les va a llegar el periodo, lo que se traduce en falla ovárica prematura.

 

Otras causas Recientes investigaciones, incluyendo la de los doctores Clara Esteban y Harold Moreno, demuestran que el daño ovárico causado por exposición frecuente y constante a agentes adversos como anticonceptivos, radiación, agentes quimioterapéuticos, pesticidas y ciertas infecciones del tracto genital femenino (estas promueven el daño genético en la población de oocitos), propician la producción de moléculas, como los radicales libres de oxígeno que “pueden afectar toda la maquinaria genética inmersa dentro del óvulo en presencia de un estrés oxidativo adquirido durante el envejecimiento o el contacto con ambientes adversos”, dicen.

Este daño genético –agregan– afecta la producción de proteínas importantes para la división celular una vez ocurre la fertilización e incluso de proteínas que participan en la adecuada implantación del embrión en el útero. 

Enfermedades genéticas como el Síndrome del X frágil –la mujer porta la anormalidad en un gen específico del cromosoma X– pueden desencadenar el desarrollo de falla ovárica prematura, es decir, que a muy temprana edad la mujer no tiene óvulos que, por selección natural, han sido eliminados con el fin de parar la cadena de transmisión de esta enfermedad que afecta a los hombres, produciéndoles retardo mental.

Así mismo, se presenta una pérdida considerable de óvulos con los tratamientos de reproducción asistida y en los cuales se utilizan grandes cantidades de hormonas para forzar a todos los 10 o 15 óvulos de un ciclo menstrual a madurar. Esto hace que el ovario pierda, ciclo tras ciclo, la cantidad de óvulos normales adecuados para procrear.

“Las unidades de fertilidad han comenzado a cambiar sus técnicas de estimulación ovárica con mínimas dosis hormonales y ahora buscan extraer máximo dos óvulos, de muy buena calidad, para asegurar un buen resultado”, afirma el doctor Ramírez.Según este experto, una manera de conocer la reserva ovárica de la mujer es a través de pruebas que miden los niveles de tres hormonas específicas;  otra, por medio de la apariencia ecográfica de un ovario a partir del número, tamaño y distribución de sus folículos (estos contienen los óvulos).

 

 Algunas opcionesAunque la primera medida para preservar la reserva ovárica es llevar una vida sana, libre de vicios y del contacto con ciertos elementos del ambiente, una forma de preservar la economía ovárica, explica el ginecólogo Fidel Cano, es la congelación de óvulos de mujeres jóvenes que planean tener hijos más adelante, “aunque no es prudente ofrecer esto como una solución”, indica.En el caso de aquellas que se van a someter a radioterapia o quimioterapia, existe la posibilidad anterior, adicional a la congelación de tejido ovárico o el uso de medicamentos que protejan al ovario durante el tratamiento del cáncer.

 

Por Andrea Linares G.

Redactora ABC del bebé

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet