Síguenos en:

En qué consiste la transferencia de un solo embrión en fertilización asistida

En qué consiste la transferencia de un solo embrión en fertilización asistida

Transferir un solo embrión al útero no solo reduce la tasa de embarazos múltiples sino que mantiene las mismas posibilidades de gestación en mujeres menores

En qué consiste la transferencia de un solo embrión en fertilización asistida
Por:
17 de Septiembre de 2008
Comparte este artículo

Transferir un solo embrión al útero no solo reduce la tasa de embarazos múltiples sino que mantiene las mismas posibilidades de gestación en mujeres menores de 37 años que se someten a técnicas de reproducción asistida, afirma un estudio publicado en la revista Fertility and Sterility.

La transferencia de uno o dos embriones, según los investigadores, no modificó los porcentajes de embarazo, que fueron del 61 y del 63,4 por ciento, respectivamente. En cambio, sí hubo una diferencia clara en el resultado de la implantación: transferir dos embriones provocó un 51 por ciento de embarazos gemelares frente a un 3,1 por ciento cuando se transfirió uno solo.Una de las conclusiones del estudio es que este tipo de transferencia debe hacerse en mujeres con un ‘perfil reproductivo favorable’. Sin embargo, este tipo de resultados suelen ser aplicables en el lugar donde se hace la investigación, mas no en la realidad de otros países.

En Latinoamérica, de los 5.265 partos resultantes de fertilización asistida hecha en 141 centros en el 2005, 22 por ciento fueron gemelares y 3,8 por ciento triples. “En la región existe la tendencia de transferir gran número de embriones al útero con el objetivo de ofrecerle a la pareja mayores tasas de embarazo y esto es una falacia. Cuando en los ciclos de fertilización se transfieren dos embriones, la posibilidad de embarazo es de alrededor del 52 por ciento, pero aparece un riesgo del 17 por ciento de tener gemelos. Si le implantamos tres, la tasa global de embarazo sube a un 55 por ciento, pero la gemelar al 34 por ciento y una posibilidad de trillizos cercana al 5 por ciento”, afirma Ricardo Rueda Sáenz, jefe de medicina reproductiva de Reprotec, centro de fertilidad de la Fundación Santa Fe de Bogotá.

Una estrategia para disminuir el porcentaje de este tipo de gestaciones es la reducción del número de embriones que se transfieren a la mujer y Colombia está avanzando en el tema.

Existen países donde las leyes son restrictivas acerca

 de la cantidad de embriones por transferir, sin importar la edad de la mujer, como Francia, Alemania, Bélgica y Suecia. En Estados Unidos, en cambio, no hay normas tan limitantes, pero las comunidades científicas sí hacen recomendaciones sobre cómo regular el número de embriones. En promedio, a una mujer mayor de 35 años se le suelen transferir tres embriones y a mujeres de 40 años en adelante, de 4 a 5. En el país se transfieren en promedio 2,8 embriones.

 

¿Quién puede hacerlo?“Se llega, entonces, a la transferencia electiva del embrión único, es decir, que uno puede elegir entre un grupo de embriones cuál va a transferir. El centro de fertilidad que lo haga debe tener un laboratorio de óptima calidad, que ofrezca embriones de primera línea y que, a su vez, tenga un programa de congelación de embriones exitoso”, reitera Rueda Sáenz.

“Una población de buen pronóstico, y a la cual se le podría transferir un solo embrión, es la mujer de 25 a 35 años, con un factor como obstrucción tubárica”, explica Fidel Cano, director médico de In-ser y director para Colombia, Ecuador y Venezuela de la Red Latinoamericana de Reproducción Asistida.

La transferencia única –dice–es posible en centros donde existan buenas tasas de fertilización, de división, buena técnica de transferencia embrionaria, buena calidad de embriones y pacientes de buen pronóstico.

Transfiriendo un embrión de muy buena calidad, agrega, el porcentaje de embarazo puede ser del 35 al 38 por ciento.“Estamos identificando y orientando a los centros que tienen altas tasas de multigestación para que sean más prudentes”, insiste Cano.

Pero adicional al tema de la reducción del número de embriones está la manera de captar los óvulos. “Años atrás, se estimulaba a las pacientes con bastantes medicamentos y se extraían hasta 20 de ellos para formar algunos embriones y la calidad de estos quizás no era tan buena, lo cual hacía necesario transferir más de uno. Ahora, las dosis han cambiado y el objetivo es hacer estimulaciones menos fuertes para obtener menos óvulos”, indica Cecilia Hernández, ginecóloga especialista en reproducción asistida de la Clínica de la Mujer.

Según ella, la calidad embrionaria mejora si existe una estimulación adecuada y sofisticadas técnicas de laboratorio. “Cuando el Gobierno subsidia los tratamientos, como en muchos países europeos, y la pareja  puede hacerse tres ciclos de fecundación in vitro es posible pensar en transferir uno solo, pero en nuestro medio es distinto, pues la mayoría de parejas accede a un solo intento, de manera que plantearles la posibilidad de hacerse tres ciclos, transfiriendo uno solo es, en cierto modo, sacrificar sus posibilidades de embarazo”, comenta Hernández.

Aunque se transfieren máximo tres embriones, indica, la decisión de transferir un solo embrión queda limitada a casos muy bien seleccionados y con el consentimiento de las parejas. La transición debe darse en la medida en que se equilibren buenas posibilidades de embarazo con los menores riesgos.

De acuerdo con Cano, en el país se harían 2.000 ciclos de reproducción asistida al año, con una tasa de embarazo general del 22 al 28 por ciento y una tasa en la población de ‘pronóstico favorable’ (mujeres menores de 35 años con factor tubárico) cercana al 40 por ciento abc

Cómo es el procesoLa transferencia, paso a paso:1. Después de la estimulación de los ovarios y la captación de óvulos, cada uno de estos se fertiliza con un espermatozoide. La manera como avance la fecundación determinará el número de embriones con los cuales se puede contar.2. Una vez estos se formen, se conservan en medios de cultivos enriquecidos con aminoácidos, proteínas  y azúcares que proveen los medios energéticos para su desarrollo y que se asemejan mucho al medio ambiente de las trompas de Falopio y útero. Estos medios de cultivo se importan de Estados Unidos, Australia y Europa.3. Un embrión a las 48 horas de desarrollo debe tener un promedio de 4 células y a las 72 de 6 a 8 células y así sucesivamente. Si el embrión cumple todas las etapas preestablecidas en forma impecable, es un embrión elegible para ser transferido.4. Los embriones, usualmente, se transfieren en estado de ocho células. El día de la transferencia, la mujer debe tener la vejiga llena para poder vigilar, a través de ecógrafo, la entrada del catéter que contiene el embrión en una gota de medio de cultivo y así depositarlos en el fondo del útero. Antes se hace una prueba con un catéter vacío.5. Un embrión que se transfiere al útero el día tres de su desarrollo, tarda dos días para llegar a la etapa de blastocisto y en este estado se adhiere al endometrio, pared del útero. A partir de la adherencia, se produce la hormona HCG, cuyos niveles mide una prueba de embarazo. Estos empiezan a ser detectables hacia el día trece después de la transferencia.

 

Por Andrea Linares G.

Redactora ABC del bebé

Comparte este artículo

2 Comentarios

imagen

Comentarios (2)

2
kilogram
Hace 3 años
con un factor como obstrucción tubárica”, explica Fidel Cano, director médico de In-ser y director para Colombia, Ecuador wireless fence for dogs
1
kilogram
Hace 3 años
Ricardo Rueda Sáenz, jefe de medicina reproductiva de Reprotec, centro de fertilidad de la Fundación Santa Fe de Bogotá. dogwatch invisible fence raleigh
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet