Síguenos en:

La calidad de los espermatozoides sigue diminuyendo significativamente

La calidad de los espermatozoides sigue diminuyendo significativamente

La ropa, la alimentación y el ambiente son algunos factores que pueden influir en este problema, el cual se ha reflejado en las tasas de fertilidad, que, a su

La calidad de los espermatozoides sigue diminuyendo significativamente
Por:
26 de Marzo de 2009
Comparte este artículo

La ropa, la alimentación y el ambiente son algunos factores que pueden influir en este problema, el cual se ha reflejado en las tasas de fertilidad, que, a su vez, han ido decreciendo.

“El semen de características normales debe contener un número adecuado de espermatozoides, estos deben tener una buena movilidad para que logren llegar al sitio de fertilización; es decir, a las trompas de Falopio. Adicionalmente, una morfología (forma) normal, pues hay un sector del espermatozoide que posee una enzima necesaria para penetrar las cubiertas que rodean al óvulo y que de esta manera se produzca la fertilización”, sostiene el andrólogo Armando Dávila, de Cecolfes.

 

En ese sentido, el andrólogo y especialista en infertilidad masculina César Augusto Gonzáles Encinales, de Asociados en Reproducción Humana, explica que cada vez se hace más necesaria la evaluación del varón por un subespecialista en andrología o infertilidad masculina, esto “teniendo en cuenta que existen causas genéticas y fisiológicas que predeterminan que un hombre no pueda ser padre o no posea una producción adecuada de espermatozoides”.

 

El examen y los criterios Para realizar la evaluación de las características fisicoquímicas del semen se practica un espermograma en el que se valoran los siguientes aspectos del semen:

1. Volumen “El volumen seminal normal de una eyaculación oscila entre 1,5 y 6 centímetros cúbicos”, comenta el doctor González. Así que cualquier conteo por debajo de esa medida hace pensar que existe un problema obstructivo de las vías seminales o de las glándulas anexas.

 

2. Viscosidad En el laboratorio de andrología se evalúan las condiciones normales de filancia; es decir, de elasticidad del semen, el cual se mide bajo un concepto de viscosidad. “Si es muy filante, se puede pensar que es un paciente que presenta hiperviscosidad seminal o una infección de la vía seminal”, añade González.

 

3. Licuefacción Cuando hay una eyaculación, el semen normalmente viene en una especie de coágulo producido por una proteína llamada seminogelina, que hace que sea gelatinoso. Dentro de dicho coágulo se encuentran los espermatozoides. Pero, después de un tiempo, existen enzimas que se encargan de romper el coágulo seminal, el cual sufre un proceso de licuefacción; es decir, se licua entre 20 y 25 minutos después de que ha salido de la vía seminal. “Este periodo de tiempo se debe tener en cuenta cuando se lleva la muestra al laboratorio desde la casa. Y aunque se entiende que tomar una muestra de estas genera cierta incomodidad, hay que advertir que el semen se licua durante los primeros 30 minutos, así que si se va a tomar la muestra en un lugar diferente del laboratorio, que no es lo recomendable, hay que tener la precaución de llevarla durante los primeros 10 o 15 minutos al centro médico”, sostiene González.

 

4. Concentración De acuerdo con criterios establecidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS), en un espermograma normal se espera que existan al menos 20 millones de espermatozoides por centímetro cúbico de semen y un total mínimo de 40 millones, en el volumen total de la muestra. Adicionalmente, se requiere que el 75 por ciento de los espermatozoides del eyaculado estén vivos, pues, según aclara el doctor Dávila, “no todos salen vivos, ya que el proceso de producción es continuo y al igual que todas las células vivas, estas nacen, crecen, se reproducen y mueren”.

 

5. Motilidad de los espermatozoides Existen varias clasificaciones con respecto a la manera como se mueven los espermatozoides: Tipo A: son los mejores, pues se mueven de manera lineal, unidireccional (hacia delante), rápida y progresivamente. Lo normal es que de la muestra total de espermatozoides exista más del 25 por ciento de este tipo. “Alcanzan una velocidad aproximada de 40 micras por segundo”, dice Dávila. Tipo B: estos espermatozoides no son de motilidad muy rápida, también se conocen como progresivos lentos, pues a pesar de que su movimiento es hacia delante, van muy lentamente. “Sin embargo, al sumar los de tipo A y los de tipo B, lo ideal es que, en total, estos dos grupos equivalgan al 50 por ciento de la población total”, dice González.   Tipo C: son espermatozoides sin progresión; esto significa que se mueven, pero no progresan hacia delante, pues su movimiento es pendulante o giran alrededor de sí mismos. Tipo D: estos son inmóviles, a pesar de que están vivos.

 

6. Forma espermáticaEl doctor Dávila explica que un espermatozoide normal debe tener una longitud aproximada de 50 micras, desde la punta de la cabeza hasta la punta del flagelo, y constar de tres sectores fundamentales: - Cefálico: se refiere a la porción de la cabeza del espermatozoide, que a su vez está dividido en dos secciones. La primera es el acrosoma, donde está la enzima acrosina, necesaria para que el espermatozoide logre penetrar la zona pelúcida del óvulo. “De los millones de espermatozoides que se depositaron en la vagina, solamente unos 500 logran rodear el óvulo y solo uno penetrarlo —sostiene el doctor Dávila—. Sin embargo, todos los que lo cercan producen una reacción acrosómica para digerir la zona pelúcida del óvulo y atravesar la membrana plasmática. Cuando uno de ellos logra hacerlo, el óvulo reacciona para evitar que entren otros y se produce la membrana de fecundación”.

 

En ocasiones hay espermogramas que dan resultados perfectamente normales, pero no fertilizan. Sin embargo, cuando se llevan a cabo estudios complementarios, como, por ejemplo, medir la actividad de la enzima, se logra establecer que los espermatozoides llegan hasta el óvulo, pero no pueden penetrarlo porque no tienen la cantidad necesaria de acrosina.  A propósito, el doctor Dávila añade: “Se ha establecido que cada millón de espermatozoides debe tener más de 25 microunidades internacionales de acrosina para que pueda fecundar, pues cuando hay menos de 14, estos son incapaces de penetrar al óvulo”. La otra porción cefálica del espermatozoide abarca la mitad inferior de la cabeza, allí es donde se encuentra el núcleo y toda la herencia genética que va a transmitir cuando se haga la fusión genética con el óvulo.

 

- Segmento medio: este podría considerarse como el cuello del espermatozoide, cuya función principal es darle energía a esta célula.

 

- Segmento flagelar: es la cola del espermatozoide y su importancia radica en darle movilidad al espermatozoide.

 

¿Por qué ha disminuido la calidad de los espermatozoides? El doctor González explica que no existe una causa única ni comprobada que esté asociada con la disminución de la calidad de los espermatozoides, sino a una serie de factores relacionados con el estilo de vida actual, que podrían incidir de una u otra manera en ello. Se destacan: - El medio ambiente. El mal manejo de emisiones, los elementos contaminantes y la combustión son recibidos por el individuo. De esa manera, en el proceso de la espermatogénesis, los contaminantes interfieren en el desarrollo dinámico y fisiológico para que la producción sea permanente, adecuada y estable. - Factores nutricionales. Los aditivos y sustancias que se les agregan a los alimentos, el hecho de comer a deshoras, omitir alguna de las tres comidas diarias o sustituirlas por un pequeño snack, parecen tener una gran incidencia, pues la mala nutrición provocaría desbalances en el desarrollo de la espermatogénesis. No hay que olvidar que las anteriores generaciones comían muy bien y eran mucho más fértiles… - Prendas. El uso de fibras poliestéricas, como la lycra y el nylon, para la elaboración de ropa interior masculina, también puede repercutir, puesto que la termorregulación natural que hace el escroto (donde están los testículos) tiene menor temperatura que la corporal. “Al utilizar estas fibras que no permiten el intercambio gaseoso y que además aprietan, se incrementa la temperatura, lo cual genera pérdida de movilidad de los espermatozoides”, comenta el doctor Dávila.

En ese sentido —subraya González—, la calidad seminal disminuye en aquellos hombres que trabajan a altas temperaturas, en hornos y zonas de minería. “Por ello, se recomienda a los pacientes que están en tratamientos de fertilidad que no frecuenten saunas, turcos ni ambientes que favorezcan un aumento de la temperatura testicular”. - Algunas sustancias. Los pesticidas, los derivados de los bencenos y la rodamina (esta última presente en el cigarrillo) afectan la calidad seminal. - Esteroides. En hombres jóvenes es frecuente que, por el deseo de aumentar la masa muscular, utilicen esteroides anabólicos, los cuales pueden producir cambios irreversibles en la función testicular.  - De la actualidad. El estrés del mundo contemporáneo y el uso permanente de aparatos tecnológicos emisores de ondas electromagnéticas, como el laptop y el celular. - Edad. Si bien la producción espermática no se detiene conforme aumenta la edad masculina, sí es posible que disminuya la calidad de los espermatozoides, porque, con el paso del tiempo, hay cambios en el perfil seminal. - Otras. El varicocele (várices escrotales), causas de tipo endocrino, síndromes genéticos e infecciones de la vía seminal asociadas a enfermedades de transmisión sexual.

 

Un asunto de parejaLos especialistas coinciden en que en la medida en que el machismo ha ido perdiendo algo de su fuerza en la cultura, al menos en la colombiana, los aspectos relacionados con la fertilidad han empezado a competer no solamente a las mujeres, sino a la pareja. Y, de igual manera, los problemas que en este aspecto se presentan, se afrontan como equipo, no de manera individual. Es por esto que actualmente, en los consultorios de los centros de fertilidad, se ve y se evalúa a los dos miembros de la pareja y los tratamientos que se realizan involucran a ambos.

 

Las patologías- Oligozoospermia. Significa que se produce muy poca cantidad de espermatozoides. - Azoospermia. Sucede cuando no se produce ningún espermatozoide.- Astenozoospermia. Ocurre cuando la movilidad es muy mala y se clasifica en leve, moderada o severa.- Teratozoospermia. Cuando las formas son anormales, también se clasifica en leve, moderada o severa.

De 10 pacientes que consultan por infertilidad, solamente dos tienen semen adecuado; es decir, que cumple con todos los estándares que se requieren para que la fecundación sea exitosa y la mujer se embarace.

 

Por Melissa Serrato RamírezRedactora ABC del bebé

 

Comparte este artículo

1 Comentarios

imagen

Comentarios (1)

1
YESENIA STIFANO
Hace 4 años
MI ESPOSO TIENE VARICOSELE GRADO 2, PERO TIENE BUENA CANTIDAD DE ESPERMATOIDEZ Y LA VELOCIDAD TAMBIEN ES BUENA. EL PUEDE EMBARAZAR ASI COMO ESTA?
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet