Síguenos en:

Mitos y verdades de la fertilidad

Mitos y verdades de la fertilidad

La fertilidad está rodeada de creencias populares, que en la mayoría de las ocasiones suelen ser parte de la ficción. Aquí aclaramos esos mitos cotidianos.

Mitos y verdades de la fertilidad
Por:
31 de Mayo de 2007
Comparte este artículo

La fertilidad está rodeada de creencias populares, que en la mayoría de las ocasiones suelen ser parte de la ficción. Aquí aclaramos esos mitos cotidianos.

 

 

Es falso

Lo sicológico afecta lo físico: la infertilidad no es causada por la ansiedad. Es normal que durante el proceso para lograr la gestación haya angustia, preocupación e intranquilidad, pero esto se considera más un efecto que una causa de los problemas para poder engendrar. Fertilidad ‘patas arriba’: no es cierto que después de una relación sexual la mujer deba poner las piernas hacia arriba para permitir que los espermatozoides lleguen más fácil al óvulo. Tampoco es verdad que no se produce el embarazo porque se sale todo el semen después del coito y deba ponerse en esta posición para impedirlo. La salida del semen es normal. Los anticonceptivosdisminuyen la fertilidad: algunas mujeres creen que por utilizar métodos de planificación durante un tiempo prolongado van a tener menos capacidad para tener hijos. Sin embargo, los anticonceptivos sirven para proteger la fertilidad porque controlan enfermedades como la endometriosis y disminuyen la incidencia de formación de quistes en los ovarios. Sexo solo algunos días: las parejas que quieren embarazarse creen que deben tener gran número de relaciones sexuales durante el periodo de ovulación. Sin embargo, los espermatozoides pueden vivir después de ser eyaculados en el tracto genital de la mujer durante tres días. Además, el óvulo también espera un día para ser fecundado. Por eso, para engendrar, es adecuado tener dos relaciones por semana. Las posiciones importan: quienes tienen problemas de fertilidad muchas veces recurren, erróneamente, a ciertas posiciones durante las relaciones sexuales supuestamente para que los espermatozoides lleguen más fácil al óvulo. Las mujeres tienen la culpa: antes se consideraba que las dificultades para tener un hijo eran exclusivas de la mujer. Ahora se sabe que los hombres también son causantes de este tipo de inconvenientes, aunque la infertilidad debe entenderse como un problema de dos y tanto el hombre como la mujer necesitan ser estudiados.

Es verdadero

No puede escoger gemelos: la mayoría de las técnicas de reproducción asistida buscan aumentar las posibilidades de embarazo. La probabilidad de que un embrión se siembre exitosamente es más o menos de un 25 por ciento. Por esa razón se implantan dos embriones (tres, según la edad de la paciente) tratando de mejorar el porcentaje de embarazo. No se escoge tener uno, dos o tres hijos, todo depende de la implantación de los embriones. El cigarrillo y el alcohol, enemigos de la fertilidad: las personas que fuman tienen menos posibilidades de engendrar un hijo. En las mujeres, puede perjudicarse la parte hormonal; y en los hombres, la calidad de los espermatozoides. Igualmente, el alcoholismo se asocia con una disfunción de los ovarios que produce anovulación. En los hombres, afecta la cantidad de espermatozoides y los niveles de testosterona. Los años sí ‘pasan factura’: las mujeres solo producen óvulos hasta más o menos los 5 meses de vida fetal. Eso quiere decir que cuando nacen ya tienen el número de óvulos totales. A medida que avanza la edad, se van gastando y envejeciendo; por eso, a los 35 años ya el potencial fértil disminuye y a partir de los 40 cae en picada. En los hombres es muy distinto, porque fabrican espermatozoides constantemente. Problemas hereditarios: algunos trastornos de esterilidad son adquiridos a causa de enfermedades, infecciones o cirugías. Sin embargo, hay otras dificultades que sí tienen componente genético, como la endometriosis o los quistes ováricos. Los hombres también pueden sufrir inconvenientes en los espermatozoides por esta razón. La reproducción tiene su precio: las técnicas de fertilización son costosas y generalmente pueden tardar varios meses o años, aunque la mayoría de parejas con algún tipo de trastorno reproductivo solo requieren tratamientos de baja complejidad, que no son caros. Más peso, menos fertilidad: el sobrepeso y la obesidad implican que las mujeres tengan problemas de reproducción y les cueste trabajo embarazarse. Algunas, tienen trastornos en los ciclos menstruales y problemas metabólicos. También, el éxito en los tratamientos de fertilidad disminuye. En los hombres, la grasa excesiva puede afectar la calidad de las células reproductivas masculinas. El calor afecta a los espermatozoides: la fertilidad de los hombres se puede afectar si los testículos son expuestos a condiciones desfavorables, como el calor extremo, la radiación o los ambientes tóxicos. También, algunas enfermedades como las paperas o el paludismo pueden perjudicarlos. Otra complicación como el varicocele aumenta la temperatura interna y la fabricación de los espermatozoides.

Por Juan David Cárdenas P. Redactor ABC del bebé

Temas relacionados:

Medicamentos y fertilidad, desterrando mitos

Comparte este artículo

OTROS ARTICULOS DE INTERES

Recomendados

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet