Síguenos en:

Pautas para escoger el centro de fertilidad más adecuado

Pautas para escoger el centro de fertilidad más adecuado

Aunque una pareja decida iniciar el proceso de fertilización asistida, la mayoría de veces no sabe a dónde acudir. Unos parámetros ayudarán en el momento d

Pautas para escoger el centro de fertilidad más adecuado
Por:
31 de Mayo de 2007
Comparte este artículo

Aunque una pareja decida iniciar el proceso de fertilización asistida, la mayoría de veces no sabe a dónde acudir. Unos parámetros ayudarán en el momento de escoger el centro de fertilidad.

Gustavo estuvo más de ocho horas sentado en un sofá en el primer piso de la clínica durante la madrugada. No pudo conciliar el sueño esperando razón de su esposa Gloria, que había llegado a punto de tener a su bebé. Ese mismo que conoció ocho meses atrás en la primera ecografía como un pequeño punto titilante y el que a los cuatro meses de gestación mostró orgulloso su sexo en el segundo examen.

—Nicolás, se va a llamar Nicolás —dijo Gloria, desde el día en el que supo que estaba embarazada. Y aunque el médico le repitió varias veces que no se ilusionara, porque aún no tenían certeza de que fuera un niño, ella no desistió de su posición. —Será Nicolás —reiteraba.

Después de tanta espera, a las 10:30 de la mañana, Gustavo supo que ‘Nico’ había nacido y con un ramo de flores intentó colarse entre las maternas para ver a su esposa y a su bebé.

Después de seis años de relación y cuatro de estar intentando ser padres, celebraron el nacimiento, que se produjo gracias a un procedimiento de inseminación artificial. “Lo más importante para escoger el centro de fertilidad en donde nos haríamos el tratamiento fue la confianza que nos ofreció el médico que nos estaba tratando”, recuerda Gloria.

Precisamente, entre la primera consulta y la segunda pasaron casi dos años, porque en el primer acercamiento que tuvieron con un especialista no se sintieron tranquilos ni confiados con las explicaciones y el trato que les ofrecieron.

Tomar la decisión

Cuando la pareja no ha logrado embarazarse surgen muchas dudas, pero ¿quién se las resuelve?

Los especialistas en reproducción explican que cada vez existen más centros con experiencia que ofrecen tratamientos de fertilización asistida.

Para saber elegir el indicado, basta tener en cuenta algunos factores. Alejandro Montoya, especialista en reproducción asistida de Conceptum, la Unidad de Fertilidad del Country, asegura que estos centros deben contar con alta tecnología para realizar un proceso con garantías de éxito: “Cuando saco el óvulo y el espermatozoide tengo que imitar en el laboratorio al 99,99 por ciento el funcionamiento de una trompa de Falopio. Si logro hacerlo, la calidad del embrión va a ser mejor. El tema es de excelencia, no de eficacia; embarazar es fácil, ser eficiente embarazando, no”.

A su vez, el ginecólogo especialista en reproducción de la Clínica de la Mujer, Germán Arango, explica que las instalaciones deben pesar en la decisión de la pareja: “Tiene que ser un ambiente de temperatura, de pureza de aire, de luz, las incubadoras tienen una presión de oxígeno particular; cuando se saca el líquido, los tubos en donde se lleva están precalentados, el microscopio también. Es toda una metodología muy compleja para que el óvulo sobreviva”.

Existen clínicas en donde la planta física es hecha sobre planos para garantizar seguridad. Es necesario que exista registro ante la Secretaría de Salud respectiva”. Cuando la pareja llega al lugar elegido debe preguntar por las credenciales de los especialistas, pues ginecólogos, bacteriólogos o biólogos que no hayan recibido el entrenamiento adecuado en reproducción no pueden realizar los procedimientos. En nuestro país no se realiza este entrenamiento y, por eso, los profesionales en salud que quieran tomarla deben salir del país.

Para Montoya, otro de los factores fundamentales tiene que ver con el número de embriones que se le implantan a la mujer, porque está directamente relacionado con la posibilidad de tener un embarazo múltiple: “Hay que transferir pocos embriones, las tasas de embarazo en todas las edades es del 35 por ciento, que es una buena cifra. Las menores de 35 años tienen una tasa de embarazo del 50 por ciento. Si en ese centro han tenido trillizos tiene que ser muy ocasionalmente, debido a que estos bebés tienen un riesgo muy grande, porque la posibilidad de prematuridad es alta, al igual que el bajo peso al nacer”. También es importante contar con un buen programa de congelación de embriones.

De esta manera, si en el primer intento se falla, habrá forma de hacer un segundo procedimiento, en el que se alivian costos y tiempo. Incluso, se disminuye el riesgo de embarazos múltiples, debido a que se transfieren menos embriones. Es decir, que si se obtienen seis embriones en el primer proceso, se pueden implantar tres y congelar tres. Si en ese intento no se obtiene un embarazo, se pueden descongelar los demás.

Más allá del laboratorio

Nicolás es el tercer hijo de Gustavo, que nació después de más de 15 años de haberse practicado la vasectomía y aunque esta es reversible, el tiempo que había pasado desde entonces hacía que el éxito de lograr una fecundación fuera muy bajo; por eso, el especialista que los atendió les sugirió realizar una inseminación artificial.

Después de exámenes rigurosos para determinar que la salud de la pareja fuera la adecuada para engendrar, los dos se encaminaron en la búsqueda de un hijo: inyecciones, medicamentos, visitas al médico y mucha ansiedad. El intento falló.

Para Fernando Gómez, ginecólogo y obstetra de la Unidad de fertilidad de la Clínica de Marly, ese es uno de los preceptos con los que las parejas deben acudir a estos procedimientos: “Deben tener presente que puede fracasar, porque a veces se necesitan dos o tres intentos, aunque se parte siempre del éxito”.

Aunque Gloria lloró durante una semana, no se desanimaron y acudieron a su médico para intentarlo de nuevo con la esperanza de cumplir su sueño de tener un hijo. “Lo bonito de todo es que no es solo una persona la involucrada, siempre se está en pareja, para las explicaciones, los exámenes, la implantación, para todo el proceso”.

Así es como se debe asumir el proceso, asegura Gómez: “Tienen que abrirle un espacio de tiempo dentro de la vida cotidiana; si no lo tienen, van a tener menos para el niño; entonces que no se tomen la molestia de hacerlo”.

El nacimiento de Nicolás estuvo antecedido de años de preparación. Así, aseguran Gloria y Gustavo, debe planearse la llegada de todos los hijos, sin importar si nacen gracias a un proceso de fertilización asistida o no.

“El amor y el afecto, la espera con la que se trae un hijo hace que él sea mucho más querido, por el empeño que se tuvo para concebirlo. También se ve en el pequeño, porque es físicamente más grande, más sano y también mucho más despierto. Una amiga de la familia conoció al bebé en fotos y antes de decir si le parecía lindo o no, nos dijo: se nota que es un bebé feliz”.

El ginecólogo Fernando Gómez termina diciendo que “la mejor manera de ser fértiles es ser amados, si no están enamorados es muy poco probable serlo, puede quedar embarazada, pero ser fecundo es tener una gestación, un parto, un niño, que luego sea un librepensador. No nos podemos limitar el mero hecho de concebir”.

En qué pensar

Cuando se va a iniciar el tratamiento también es importante preguntar si el centro está acreditado o se encuentra en el proceso para estarlo. Pueden tener el certificado de calidad de procesos ISO 9000 o la garantía de la Red Latinoamericana de Reproducción Asistida, en cuya página se pueden encontrar las unidades respaldadas (www.redlara.com).

El ginecólogo Fernando Gómez explica que lograr un embarazo va más allá de procrear un hijo; por eso, antes de elegir el camino de la paternidad y el centro de fertilidad, se debe tener clara la estabilidad afectiva de la pareja, porque los embriones que no se usan durante el proceso quedan durante años congelados. “Cuando se les llama para saber si quieren donarlos, resulta que la pareja se ha divorciado y hasta ese embrión entra en el proceso de separación de bienes”, señala el experto.

Por Juliana Rojas H.Redactora ABC del bebé.

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet