Síguenos en:

Cuando ser padres se demora un poco más

Cuando ser padres se demora un poco más

Lo importante es buscar a tiempo orientación profesional.

El embarazo y los padres
Por: Astrid López
25 de Mayo de 2015
Comparte este artículo

En la actualidad, a causa de factores de la vida moderna, medioambientales y hasta sociales, la infertilidad va en aumento. Según estadísticas de la Organización Mundial de la Salud (OMS), podría decirse que en el mundo existen hoy más de 50 millones de parejas infértiles. 

El doctor Manuel Pérez Cornejo, ginecobstetra y especialista en fertilidad, indica que esto es preocupante, pues “la especie humana no es de las más fecundas de la naturaleza”. 

Y es que la posibilidad de quedar en embarazo de la mujer, en edad fértil, y en condiciones aptas para procrear, es del 25 por ciento mensual, lo cual comparado con otras especies es una cifra limitada. 

Además, hay que contemplar que la mujer de hoy ha decidido dar paso a su realización profesional y laboral antes que a la maternidad, postergándola para los 35 años y más, lo que disminuye su capacidad de embarazarse, ya que su momento más fértil y potencial está entre los 22 y 25 años. 

Así las cosas, se puede hablar de problemas leves de infertilidad relacionados con anomalías en la producción de ovarios o espermatozoides, atrofias del sistema reproductivo o situaciones ligadas a los tiempos de las relaciones: frecuencia y otros aspectos. 

Igualmente, si la pareja sabe de anomalías previas y si no se da un embarazo en los primeros seis meses de convivencia, lo aconsejable es consultar. Ivonne Jeannette Díaz Yamal, ginecobstetra y directora científica de PMA, Procreación Médicamente Asistida, sostiene que pese a todo, las estadísticas del tema son alentadoras, pues solo del 20 al 25 por ciento de las parejas necesitan un método de reproducción asistida“, pero lo que aumenta esta cifra es el no buscar ayuda a tiempo, por pena, desinformación o por esperar, y esto lo que hace es complicar el tratamiento. En la mayoría de los casos solo con medicamentos o procedimientos fáciles y rápidos se remedian las situaciones”. 

Mucha modernidad 

Entre las generalidades externas que afectan la fertilidad, dice Pablo Gómez Cusnir, urólogo y experto en fertilidad humana y reversión de la vasectomía, de la Clínica de Marly, están “los contaminantes a los que estamos expuestos por la calidad del aire; la forma como se producen los alimentos con gran cantidad de preservativos y, por ejemplo, los efectos sobre los ovarios y los espermatozoides, de la utilización de recipientes plásticos o de icopor en el microondas, que liberan cantidad de sustancias tóxicas, como ftalatos y dioxinas, que influyen tanto en hombres como en mujeres para procear”. 

Igualmente, la obesidad, el estrés, fumar, beber o consumir drogas alucinógenas, padecer de diabetes o tiroides. Además del contagio con enfermedades de transmisión sexual, todo esto complica sustancialmente la oportunidad de tener un hijo.

Buscando bebé 

En una pareja joven, activa sexualmente, que no presenta problemas de infertilidad conocidos, lo más normal es que, si lo están buscando, en los primeros seis meses de estar juntos llegue el embarazo, de no ser así, es natural esperar hasta el primer año, solo entonces se recomienda consultar. 

A lo anterior añade la cirujana Ivonne Jeannette Díaz, que para que una pareja sin complicaciones logre un embarazo, debe mantener relaciones sin protección, de 2 a 3 veces por semana, y aun así las probabilidades de que la mujer conciba son del 25 por ciento cada mes. “De cuatro parejas que estén manteniendo relaciones ahora, solo una de estas concebirá”, explica la experta. 

Cuando se habla de infertilidad, las causas se atribuyen en un 60 por ciento a ellas y en un 40 a los hombres. En ellos es más fácil detectar el inconveniente, pues la base está en la calidad y cantidad de su esperma, y esto se diagnostica con un espermograma simplemente. 

Pero con ellas hay que indagar más. Lo primero a tener en cuenta es la edad de la paciente, luego conocer si ha estado o no embarazada, si ha tenido abortos o un embarazo ectópico, y verificar cómo son sus ciclos menstruales, si son regulares o hay problemas ginecológicos. “Si le han practicado una laparoscopia más joven por una endometriosis; si ha sido operada de los ovarios, ha tenido quistes o puede tener atrofiada, o le falta alguna de las trompas... todo esto puede retrasar la gestación”, explica Díaz Yamal. 

En la mujer 

Cuando existen anomalías como estas es posible tratarlas con métodos y medicamentos que toman solo algunos meses. 

Tabiques o adherencias dentro del útero: estas anormalidades pueden generar infertilidad, al no permitir el paso de los espermatozoides hacia la trompa, o la implantación del embrión en la pared uterina. 

 - Miomatosis o tumores benignos: evitan la implantación o el crecimiento fetal. 

 - Endometriosis: es una anomalía que hace que las células que revisten el útero (matriz) crezcan en otras áreas, lo que causa dolor, sangrado abundante o entre periodos. 

 - Fibromas uterinos: son tumores benignos en el útero (no cancerígenos). El más común es el que aparece en la pelvis de la mujer. 

 - Síndrome de ovario poliquístico: se desequilibran las hormonas sexuales femeninas, cambian los ciclos menstruales y forman quistes ováricos. 

 - Enfermedad pélvica inflamatoria: es una infección que afecta útero, ovarios y las trompas de Falopio.Además, se cuentan las infecciones de transmisión sexual, como la clamidia o la gonorrea; una cirugía pélvica o abdominal, y los tratamientos  contra el cáncer, como las quimioterapias y radioterapias, que disminuyen y atrofian los óvulos y  espermatozoides. 

En el hombre 

En ellos, los problemas tienen que ver con anomalías en el esperma, o con alteraciones genéticas en el aparato reproductivo. En el caso de bajo conteo de esperma o calidad desmejorada de los espermatozoides, se efectúa una técnica de inseminación que mejora el semen, indica el urólogo Pablo Gómez Cusnir, “ese semen potencializado se introduce con unos microcatéteres en el útero cuando la mujer está ovulando". 

 - La criptorquidia: es cuando los testículos no descienden hacia el escroto y permanecen en el abdomen, con el riesgo de que el testículo se atrofie. 

 - El varicocele: se refiere a la dilatación de las venas que transportan la sangre desde el testículo. Lo que sucede es que la temperatura a nivel local aumenta y altera la morfología de los espermatozoides almacenados, por lo que pierden movimiento y no completan la fertilización.

 

 

 

Comparte este artículo

OTROS ARTICULOS DE INTERES

Recomendados

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet