Síguenos en:

Reproducción asistida: una opción para ser padres

Reproducción asistida: una opción para ser padres

La ciencia ha creado métodos para remediar problemas genéticos.

Reproducción asistida: una opción para ser padres
Por: Redacción ABC del bebé
25 de Mayo de 2015
Comparte este artículo

Lo primero que hay que decir es que, hoy día, la infertilidad es un problema más frecuente de lo que se cree, y en ello influye, en gran medida, que la mujer ha ido postergando su maternidad a mayor edad, con lo que la capacidad reproductiva disminuye. Esto se complica, si se tienen en cuenta los factores sedentarios de la vida moderna, que traen consigo el consumo de licor, cigarrillo y la posibilidad de padecer de enfermedades que afectan la reproducción. 

Además, un estudio realizado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), relacionado con la fertilidad, encontró que de cada 10 embriones generados espontáneamente en la especie humana, no más de 2 o 3 sobreviven a la selección natural, dando paso a una vida. Los restantes 7 a 8 embriones mueren en el proceso, incluso sin que lo sepa la madre. 

Asimismo, se dice que cercana del 50 por ciento de las parejas presenta alguna complicación para embarazarse, y dentro de ese grupo, del 10 al 15 por ciento podría requerir de procedimientos más complejos, como los diferentes métodos de reproducción asistida. 

Ante mayores complicaciones 

Cuando hay complicaciones y existe el fuerte deseo de ser padres, el compromiso de la pareja es clave, ya que deben someterse a estudios y tratamientos algo incómodos. 

Es estos casos, cada método y tratamiento está indicado para el tipo de infertilidad, entre ellos, los que atienden problemas mayores y ‘extraños’, relacionados con alteraciones genéticas, que se traducen en variaciones en la producción de espermatozoides y óvulos, como, por ejemplo, alteraciones en los genitales (disgenesias gonadales) o malformaciones congénitas. 

En estos casos se requiere de intervenciones y procedimientos de fertilización asistida, más complejos, costosos y con un margen de efectividad determinado. 

Cecilia Hernández, ginecobstetra, especialista en medicina reproductiva de la Unidad de Fertilidad de la Clínica de la Mujer explica que “existen alteraciones genéticas que hacen que en algunas mujeres no se forme el útero o se presente uno atrófico, al igual que con los ovarios. Otras puede tener un útero con doble cavidad, situación que les ocasionan embarazos que se pierden repetidamente, o infertilidad”. 

También existen úteros dobles, con dos cuellos, dos cavidades uterinas incluso, pequeños e inmaduros como los denominados úteros hipoplásicos (matriz infantil). 

Por otro lado, “si una mujer tiene dos úteros bien formados, puede embarazarse y tener a su bebé. Incluso, hay la posibilidad de que se embarace teniendo una malformación uterina, que nunca le ocasionó dificultad”, dice Hernández. 

Otra alteración en la formación genética es el síndrome de insensibilidad de los andrógenos. Acá lo que pasa es que el embrión, más adelante feto, debe recibir las señales para que sus genitales se conviertan en femeninos o masculinos, pero no se da. En el caso de la mujer, “ellas desarrollan una talla más que el promedio, senos, pocos vellos, pero no les llega nunca el periodo”. En otros casos, ellas consultan siendo jóvenes por la ausencia de la menstruación, y resulta que no tienen útero, por lo que no podrían procrear”, explica la experta de la Clínica de La Mujer. 

También existe el síndrome de X frágil, que se da tanto en hombres como en mujeres y se asocia a alteraciones cognitivas. En algunas mujeres hay una alteración menos severa (premutación) siendo normales, pero con falla ovárica-menopausia temprana, reduciendo su periodo fértil. Otro caso es el de ausencia de óvulos, ante ello, la mujer solo podrá embarazarse con óvulos donados. 

En el caso de los varones se dan alteraciones genéticas en el cromosoma masculino ‘Y’, y nacen con alguna información errónea en su material genético, que hace que no tengan un cromosoma específico, inhibiendo la producción de espermatozoides (azoospermia), sostiene Germán David Ospina Idárraga, médico cirujano, ginecobstetra, y especialista en reproducción humana, de Inser. 

Fertilización asistida 

Para atender este tipo de complicaciones de origen genético extraño, la intervención debe ser también especial, y se hace a través de técnicas más complejas, como “la in vitro, Una de las posibilidades es estimular los óvulos de la mujer para que se den en buena cantidad. Llegado el momento se extraen por vía vaginal bajo anestesia y se fecundan en laboratorio”, indica Pablo Gómez Cusnir, urólogo y experto en fertilidad humana, de la Clínica de Marly. 

“El in vitro propiamente dicho es poner los óvulos de la mujer en contacto con los espermatozoides. Pero, si los espermatozoides no son de buena calidad hay una técnica un poco más depurada: el ICSI (fecundación in vitro con inyección de espermatozoides), que consiste en inyectar los espermatozoides dentro de los óvulos también extraídos”, explica Gómez. 

Otro de los métodos recomendados para situaciones extrañas es la fertilización in vitro con ovocitos donantes, y aplica para la mujer que desea quedar en embarazo, pero no produce óvulos entonces, se recurre a este método que toma óvulos donados por otra mujer. 

La inyección intracitoplasmática de espermatozoides se indica para hombres con problemas relacionados con la calidad del esperma. Es también una opción para las mujeres que quieren ser madres, pero no tienen pareja o contacto, y se fecundan con el esperma de un donante inyectado directamente en el óvulo. 

Finalmente, hay que hablar de la transferencia de embriones, tomados de un banco donde están en criopreservación, y consiste en implantar el óvulo fecundado en el útero, previa preparación de la mujer, para que logre quedarse y desarrollarse. A este procedimeinto de le llama ‘la adopción embrionaria’.

Muy importante 

Los expertos en reproducción humana recalcan frente al tema de la infertilidad, que hay que tener en cuenta dos aspectos muy importantes que influyen marcadamente en que se dificulte o retrase la oportunidad de ser padres. Mucho más si se piensa en que, un procedimiento de fertilidad tiene un porcentaje de efectividad del 25 al 40 por ciento en cada intento y según el caso.  

La primera tiene que ver con el hecho de que la mujer prefiera hoy, realizarse profesional y académicamente antes de ser madre, por lo que la ginecóloga y obstetra Ivonne Jeannette Díaz, de la Unidad de Fertilidad de la Clínica de Marly, sugiere que si la mujer desea dirigir su vida de esta manera, busque la posibilidad de preservar sus óvulos en edad fértil, es decir, sobre los 22 a 25 años, así tendrá la oportunidad de utilizarlos en la edad madura, cuando desee ser madre. 

Y la segunda sugerencia va dirigida a las mujeres y hombres afectados por el cáncer, quienes saben que recibirán tratamiento oncológico de tipo invasivo, como radioterapia y quimioterapia, para que piensen, dice Díaz, en guardar sus óvulos y espermatozoides antes de estos tratamientos, pues la afectación en la calidad y vida de las células sexuales es muy alta, mientras que la posibilidad de superar este tipo de enfermedades es cada vez mayor, del 60 por ciento en casi todos los casos, abriendo la expectativa de formar familia y tener hijos”, concluye Díaz Yamal. 

En ellos también hay alteraciones

Igualmente, anota la doctora Cecilia Hernández, de la Clínica de La Mujer, "algunos hombres sanos, con eyaculaciones normales, no pueden procrear, porque al estudiar su semen hay pocos espermatozoides en el, y obviamente, ese bajo conteo dificulta la concepción”. 

Es claro que estas alteraciones severas de los espermatozoides limitan la fecundación, pero hay posibilidades de superarlas con la ayuda de procesos como la inyección de espermatozoides (ICSI), con un 40 por ciento de éxito en una fecundación in vitro. Sin duda, la biología reproductiva es más benévola con los hombres que con las mujeres, porque solo se necesita un espermatozoide para fecundar, dice el doctor Germán David Ospina, de Inser.

 

 

 

 

Comparte este artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet